10 diciembre 2014

CACA VIENE

Dedicado a Mahira, que nos invitó a su casa, y cuando encendió la tele, ¡tachán! Estaban poniendo Blancanieves.
Si eso no es una señal del universo ya me dirás tú lo que es.


A Bebé-chan le encantan las películas: en concreto, sacarlas de la caja y frotar el disco contra diferentes superficies para ver como suena:
En el suelo, zis zis
En la pared, ras, ras.
Y todo así.
En algún momento dio el salto mental y empezó a relacionar esos círculos metálicos ("CULOS", diría ella) con lo que sale por la tele ("TELE"; eso lo dice perfectamente). Y poco después de eso, descubrió Blancanieves ("CACA VIENE", aunque recientemente lo ha perfeccionado a "BANCA BEBES", que suena a tráfico de niños pero a ella no le importa).
Aunque la mayor parte de las niñas del planeta están locas con Frozen, y mi favorita es La sirenita, y la de Zarajota, El rey león, a Bebé-chan le hemos puesto todas las películas Disney a nuestro alcance. Por eso no entendemos qué le puede interesar precisamente de Blancanieves, que es lenta, sosa y sombría.
A ella le encanta.
La vemos todos los días, mínimo una vez (siempre dentro del Rato de Televisión Autorizado, que coincide astutamente con el Rato en el que Hago la Cena). Y claro, cuando la has visto, no sé, unas cien o doscientas veces, empiezas a fijarte en detalles en los que no te habías fijado al principio.
A saber:
  • La Malvada Reina tiene un Espejo Mágico al que puede preguntarle Cualquier Cosa Que Desee. ¿Y qué le pregunta? ¿Cómo curar el cáncer? ¿Si debe comprar acciones de Apple? ¿El tiempo que hará mañana? No señor. Lo único que la señora reina pregunta, una y otra vez, es ¿Quién es la Más Guapa del Reino?. 
  • La Más Guapa del Reino vive en su misma casa y la Malvada Reina no lo sabe. O sea. En serio, tía. ¿No te habías dado cuenta? Sobre todo cuando aparentemente en el Reino solo viven dos mujeres. Vaya, tenía un 50% de posibilidades de acertar. 
  • La Más Guapa del Reino no tiene barbilla ni nariz, pero vaya, que la belleza está en el interior y tal.
  • La Más Guapa del Reino se pasa la vida esclavizada y cubierta de harapos, y cuando le dicen que se ponga un vestido bonito y se vaya a lo más profundo del bosque con Un Señor Inquietante NO SOSPECHA NADA LA MUY LERDA.
  • Si entras en una casa y ves que todas las sillas son pequeñas, lo más lógico es pensar que está habitada por niños, aunque haya un pico minero clavado encima de la mesa. 
  • Los animalitos del bosque le ponen mucha voluntad, pero no pueden ser más guarros ni cagando. 
  • Los enanitos se pasan la vida sacando los diamantes de las entrañas de la roca... para luego tirarlos de cualquier manera en un armario QUE ESTÁ EXCAVADO EN LA MISMA ROCA. 
  • Después de limpiar supuestamente a fondo toda la casa, es normal descubrir que hay una escalera que conduce al piso superior. En serio, ¿cómo de profunda ha sido esa limpieza que no has visto la puta escalera?
  • La mierda en la planta baja es inaceptable, pero echarse a dormir en una habitación llena de telarañas, en unas camas cuyas sábanas no han sido cambiadas desde dios sabe cuándo, es perfectamente razonable. 
  • Sí, el corazón que le dan a la Malvada Reina no es de Blancanieves sino el de un cerdo. Pero va en una caja mo-ni-si-ma.
  • Nunca confíes en una vieja de aspecto vicioso que aparece sin motivo aparente en la puerta de tu casa acompañada de dos buitres y que te da la única manzana del cesto que es totalmente diferente al resto. 
  • Fabricar un ataúd de cristal y rendir culto a una completa desconocida con la que has convivido apenas 24 horas, la mayor parte de las cuales ha dedicado a mangonearte, es perfectamente razonable y normal.  
  • Si un completo desconocido llega al entierro y pide comerle los morros a la muerta, pues nada, adelante. Tampoco es como si se fuera a quejar. 

01 diciembre 2014

Creo que se me olvida algo...

El jueves pasamos la tarde trabajando contrarreloj para terminar a tiempo el #Lorzfunding.
El viernes por la tarde cruzamos todo Madrid bajo la lluvia para ir a hacerle un encargo a los Reyes Majos. Luego volvimos a cruzar Madrid bajo la lluvia para asistir a una conferencia en el c*l* del mundo. Cuando volvíamos a casa nos equivocamos de línea de metro y acabamos cenando en un restaurante en mitad de ninguna parte, para después llegar a casa bien pasada la medianoche.
El sábado nos levantamos temprano para ir a la clase de música, y luego cruzamos Madrid bajo la lluvia para pasar el día en la Madrid Horse Week, donde habíamos ido para un rato pero había tantas actividades que nos acabamos quedando casi todo el día. Volvimos a cruzar Madrid bajo la lluvia y llegamos a casa tirando a tarde. Creo que no cenamos.
El domingo cruzamos Madrid para ir a la casa de mis padres a robar una cama.
-Al menos no llueve -dije.
Por supuesto, cuando salimos de la casa de mis padres con la cama a cuestas, diluviaba.
La cama entera no cabía en el coche, así que volvimos a cruzar Madrid bajo la lluvia, tres veces: una para llevarnos el colchón, otra para llevarnos el somier, y la última para llevarnos a Bebé-chan, que se nos había quedado atrás.
Con todo el trajín, Bebé-chan no se echó la siesta hasta las siete de la tarde, se despertó a las ocho con energías renovadas, y cuando a las diez le dijimos de irnos a la cama nos mando AL CACAS, por decirlo finamente.
Lo último que recuerdo antes de dormirme es a Bebé-chan saltando alegremente sobre mis costillas al grito de "¡QUERO CUENTO POLLO PEPE! ¡QUERO CUENTO POLLO PEPE!"
Y lo siguiente que recuerdo es que Bebé-chan estaba llorando. Encendí la luz y miré el reloj: las cinco de la mañana.
Palpé a la pobre criatura para ver qué le pasaba, y noté que estaba empapada.
-Creo que la niña tiene fiebre -le dije a ZaraJota™-. Está sudando como un pollo (Pepe).
Zarajota empezó a palpar también.
-Pues no la noto caliente.
-M**rd*, se le ha debido volver a escapar el pipí del pañal. De verdad, estos pañales cada vez empapan menos.
-Igual es que necesitan más tiempo para absorber -dijo ZaraJota™-, déjala un ratito a ver.
ZaraJota™ se levanta todos los días a las seis de la mañana y padece de una cierta intolerancia hacia los imprevistos nocturnos. Eso, si llega a enterarse cuando ocurren.
-Voy a cambiarle el pañal.
Empecé a desnudar a la pobre criatura, pero cuando le quité los pantalones en lugar de encontrarme un pañal me encontré un culo. En concreto, el culo de Bebé-chan.
-ZaraJota™, creo que anoche nos olvidamos de ponerle el pañal a la nena.
-Mejor, ¿no? Así no tienes que cambiárselo.
Para mí que no ha pillado el concepto.






Soy la peor madre del planeta.

28 noviembre 2014

#Lorzfunding 2

Anoche, después de hacer público el #Lorzfunding, me fui a la cama, y me tapé la cabeza con la manta: estaba aterrorizada.
Y tenía motivos para estarlo.
¿Y si nadie participa porque nadie me quiere y soy lo peor y es mejor que muera y deje de consumir oxígeno que podría venirle bien, no sé, a los mosquitos de la malaria?
He dicho que tenía motivos, no que fueran motivos lógicos.
Cuando me he levantado esta mañana, lo primero que he visto es que habíamos superado los 500 euros que nos habíamos marcado como objetivo.
-¿Qué coño...?
Por lo que he leído en twitter, los 500 € se alcanzaron en apenas dos horas.
Guau.
Gracias, gracias a todos por vuestra colaboración, ayuda, ánimo, preguntas extrañas (no, el sugus NO está chupado).
Ahora tenemos para hacer un libro decente, con todas las de la ley, e incluso pagar a mi asesor de wacowebs.com, al que hasta ahora estoy compensando con pelusillas.

Pero, 
siempre hay un pero,

aunque ya hayamos conseguido los objetivos, el crowdfunding seguirá en activo hasta el día 6 de enero. Las normas son así, no las he hecho yo. (Ha sido verkami). Así que seguiremos dando la brasa durante, por lo menos, 39 días más.

¿Por qué seguir aportando?
En primer lugar, porque es poco posible que el libro digital salga a la venta en ninguna parte: si no lo conseguís como recompensa va a ser muy difícil que lo podáis leer.
Y aunque consiguiéramos ponerlo a la venta en alguna parte, seguramente será mucho más caro.
Aquí podéis conseguirlo por tan solo 2 euros.

En segundo lugar, porque tengo la casa llena de chapas y me gustaría deshacerme de ellas.

Y por último, porque a mi lo que me hacía ilusión de toda esta esta historia era hacer un montón de camisetas, y luego cruzarme por la calle a gente que las lleve, así que ese objetivo por lo menos está a medio conseguir.


¿Qué pasa si sobra dinero?
Hay varias posibilidades: hacer un segundo libro, donar a una ong, irnos al Caribe y no volver nunca más...
En cuanto terminemos el proyecto os presentaremos todas las cuentas, y decidiremos entre todos qué es lo mejor.

Y ahora será mejor que me vaya trabajar.

Una vez más, gracias a todos.




27 noviembre 2014

#lorzfunding

El año 2014 se acerca a su fin.
Casi.
Aunque nos lo hemos pasado muy bien, cuando miro hacia atrás la impresión que tengo es que ha sido un año largo, lento, pesado y difícil, muy difícil, aunque solo haya sido en las pequeñas cosas.
Soy madre, trabajo, escribo y tengo un marido al que me gusta hacer caso de vez en cuando. A veces. Cuando estoy salida y tal. Llevarlo todo adelante no es fácil, y a veces tengo la impresión de que vivo en un circo de tres pistas en el que soy maestro de ceremonias, domador, equilibrista y malabarista, y no puedo permitir que se me caiga ni una sola bola.
2014 ha servido para que me sienta orgullosa de mí misma, y de mi pequeña familia que con todo puede.
También ha servido para que me dé cuenta de que no estoy sola. Tengo toda una red de familia y amigos para rescatarme cuando me caigo, y, lo que es mejor aún: no hace falta esperar a la caída, porque también están ahí para ayudarme a evitarla, si soy capaz de aprender a pedir ayuda.
Y flotando sobre mí tengo una constelación, invisible y extensa, formada por personas a las que no conozco pero que sí me conocen a mí, porque leen mis tonterías. Son puntitos de luz que casi nunca puedo ver, y a veces se me olvida que están ahí, hasta que de vez en cuando los veo brillar por algún lado: una chica que se acerca en el metro, un señor que nos aborda en el zoo, una mamá que encaja las piezas de puzle que he ido dejando...
El 2014 ha tenido cosas buenas; el 2015, cuando al fin llegue, promete muchas más:
Si todo va bien, en septiembre #Bebechan será ascendida a #Nenachan y empezará el colegio.
El 4 de septiembre hará cinco años desde que me casé con Zarajota, y ese mismo día, dos personas a las que quiero mucho (aunque jamás se lo diga a la cara) se casarán también.
Poco antes será también el 5° aniversario de mi presencia en twitter, que tantas alegrías me ha dado.
Y en julio, si los astros lo permiten, Lorzagirl cumplirá 10 años. Lo que empezó medio en broma medio en serio para ver "si podía" se ha convertido en una década de palabras.
Creo que eso merece una celebración, y creo que solo hay una posible.
¿Me ayudáis a hacerla realidad? 

19 noviembre 2014

Full power análisis

De vez en cuando me pongo malita, muy malita, malita de despertarme en el hospital con una vía puesta.
Los médicos han estado mirándome por aquí y por allí durante mucho tiempo, sin encontrar un motivo, y me han ido poniendo tratamientos que no hacían más que parchear.
A fin de cuentas la medicina es como todo: hay que dar con la tecla.
Hace una semanas el médico de cabecera se puso muy serio.
-Voy a hacerte análisis DE TODO.
-¿Cómo que de todo?
-Azúcar, colesterol, hematíes...
-Ah, bueno, lo de siempre.
-...sida, hepatitis, dengue, malaria...
-Estooo...
-... fiebregrís...
-¡Eso ni siquiera existe!
-¿Sabes tu grupo sanguíneo?
-A+
-Vale, pues esa prueba nos la ahorramos.
Yuju.
Me fui a la enfermera y le enseñé el volante que me había dado el médico. La enfermera miró ese papel lleno de marcas y luego me miró a mí con el respeto que se reserva a los agonizantes.
-Ven, cariño, siéntate aquí -me dijo.
-¿Por qué me hablas así?
-No te hablo de ninguna manera, cielo. 
-¡Que no me estoy muriendo!
-Claro que no, claro que no. Es muy importante mantener el optimismo.
Y a continuación me sacó sangre como para alimentar a varios vampiros durante toda su vida inmortal.Así, sin exagerar.
Unos días más tarde fui a la consulta del médico de cabecera para que me diera los resultados.
-Lorz, -me dijo-, todo está dentro de los parámetros normales, pero hay varias cosas que están en el límite y eso me preocupa.
-¿Y eso por qué?
-Bueno, pueden ser indicios de una infección. O diabetes. O hígado graso. O de que ibas a estar con el periodo...
-No me diga: O malaria. O dengue. O fiebregrís.
-No digas bobadas.
-Bueno, entonces, ¿qué hacemos? ¿Repetimos las pruebas?
-No, no. No hace falta. Lo mejor es que hagas dieta sana y mucho ejercicio.
-¿Y eso?
-Bueno, si tienes diabetes o hígado graso, te irá bien. Y si no -me miró de arriba a abajo-, tampoco te va a ir mal.
Al final todo se reduce a llamarme gorda.


15 noviembre 2014

Sobre la ExpoTesla

Lo más interesante que me ha pasado esta semana (y probablemente en los últimos seis meses, también) no os la puedo contar. Al menos hasta que pasen cinco años y haya prescrito.
Pero también he estado en la exposición de Tesla, y eso sí os lo puedo contar.
Nikola Tesla era un señor serbio, aunque nació en Croacia y tenía nacionalidad estadounidense porque los serbios son así: nacen donde les da la gana.
Antes de ser señor fue niño. Niño jodón, para más señas. Un día estaba acariciando su gato y saltaron chispas (imaginaros el sobe que le estaría dando al pobre bicho): así fue como empezó a interesarse por la electricidad.
De sobar gatos a convertirse en padre de la electricidad hay solo un paso, aunque, solo para dejarlo claro, Tesla no inventó la electricidad: lo que inventó fue un sistema para aprovecharla. Lo sé porque lo he preguntado. No os puedo dar más detalles, porque mis conocimientos de electricidad son los justos para saber que si pulso un interruptor la luz del baño se enciende. Y ya.
Tesla inventó muchísimas cosas. De hecho, estaba tan ocupado inventando que muchas veces se olvidaba de patentar, así que de vez en cuando llegaba un listo, registraba en invento como suyo y se forraba.
Y como además Tesla era un poco... snob, prepotente, columbosexual, gordofóbico, proeugenesia, ...particular, poco a poco fue quedándose solo y olvidado.
Entonces llegaron los frikis.
¿Hay algo que le guste más a un friki que un genio un poco maniático maltratado por una sociedad que le odia y teme?
Vale, sí, las tetas, pero no me cambiéis de tema ahora.
El fenómeno Tesla ha ido creciendo los últimos años, hasta ser lo bastante grande como para que la Fundación Telefónica le dedique una exposición.
La inauguración fue este miércoles, y allí fuimos Zarajota y yo, con la esperanza de que hubiera croquetas.
-Pase lo que pase, intenta no tirarle a nadie una gamba -le dije.
-Y tú intenta no enseñarle a nadie la hucha.
Zarajota es que es así: no perdona una.
Primero hubo una presentación y luego nos dieron jamondelgüeno y champán.
-No hay gambas -dijo Zarajota. Parecía decepcionado y todo.
Después nos dejaron subir a la exposición, pero casi no pudimos ver nada porque yo había quedado y tenía que encontrarme allí con varias personas. Hasta ahí, bien.
El problema es que no las había visto nunca, y no tenía ni idea de su aspecto.
Eso dificultaba un poco el tema.
-¡Tengo una idea!
-¿Vas a llamarles por teléfono y preguntarles dónde están?
-¡No digas bobadas! Voy a hacerles un google y ver si hay alguna foto suya.
-¿Y luego qué? ¿Vas a ir persona por persona mirando si se parecen a su foto de perfil de facebook?
-¿A que es una idea GENIAL?
-Creo que necesito más champán.
Que ya me dirás a qué venía eso, pero es que Zarajota es así, todo YO, YO, YO.
Así que fui por toda la expo pegando el móvil a la cara de la gente.
-No, tú no eres. Tú tampoco. ¿A ver, tú? ¿Te importa ponerte de perfil? No, tú tampoco eres.
Cuando llevaba un rato la gente empezó a mirarnos raro y tuvimos que irnos.
-¿Se te ha ocurrido -sugirió Zarajota-, que quizá estas personas no quieran verte a ti?
Pues va a ser eso, sí.

07 noviembre 2014

[una ordinariez]

En cuanto Bebé-chan empezó a hablar (más o menos) todo el mundo nos advirtió.
-Tened cuidado con lo que decís en casa,  que los niños lo repiten todo.
Mi padre estaba especialmente ilusionado con la idea.
-Sí, sí, porque yo me sé de UNA -UNA soy yo, por si os habéis perdido en la sutileza del argumento-, que un día entró en casa de los abuelos y les soltó "mi papá llama a mi mamá [una ordinariez]".
A mi padre le encanta esa anécdota, porque la tiene catalogada como "Anécdota Humillante de la Infancia de Lorz" (o de UNA, para que no os confundáis).
Yo le digo que la anécdota es humillante, eso seguro, pero que no está tan claro para quién.
-¿Llamabas a mamá [una ordinariez]? -le pregunté.
-Sí.
-Tu padre es que siempre ha sido muy romántico -dijo mi madre.
-¿Y tú le dejabas?
-¿Qué iba a hacer?
-No sé, si Zarajota me llamara [una ordinariez] a mí le partiría la cara así con el canto la mano.
Generalmente no soy partidaria de la violencia conyugal, pero todos tenemos nuestros límites.
-Claro, claro. Como si Zarajota no te llamara cosas a ti.
-¡No es lo mismo!
En los momentos de intimidad en los que se deja llevar por el romanticismo, Zarajota me llama cieliamor.
Sin duda es sonrojante, pero si un día Bebé-chan llega a la guardería y dice a voz en grito:
-¡¡¡MI PAPÁ LLAMA A MI MAMÁ CIELIAMOR!!!
Pensarán que somos unos cursis, no que hay que llamar a los servicios sociales.
Creo.
-Además, padre no te lo decía en los momentos de intimidad: te lo decía delante de tus tres hijos.
-No, no, mujer, eso era antes de que Hermano Pequeño naciera -se ve que después se le quitaron las ganas de [una ordinariez]-. Erais muy pequeñitos.
-¡Peor me lo pones!
-Los niños de esa edad no se enteran.
A ver, en qué quedamos: ¿se enteran o no se enteran?
Una tarde dejamos a Bebé-chan con los abuelos. Y cuando fuimos a por ella, le pregunté:
-¿Te lo has pasado bien con los abuelos?
-¡TIIII!
-¿Qué habéis hecho?
-BUELA DICE "¡CALLA!". BUELO DICE "¡CALLA TÚ!"
Hay que ver cómo ha evolucionado [una ordinariez] en treinta y cinco años de matrimonio.

















Ch*ch*loco.


Lo siento, papá, se me ha vuelto a escapar.
Es como un tic nervioso que tengo.