11 diciembre 2017

Diente por diente, 3 y ya

Previously in Lorz...
Olvidad el chupito. Pasemos a inyectarnos morfina directamente. 

Bueno, sigo sin poder contestar a los comentarios, así que os cuento:
el problema de que se piquen los dientes de leche es que pueden pasarle la caries a los dientes definitivos, aunque no hayan salido todavía. Y esto pasa porque los dientes definitivos están por ahí, escondidos, lo que bien pensado da mucho repelús.
Además, los dientes de Bebé-kun se estaban llenando de caries a toda velocidad, tanto que el primer dentista que lo vio nos dijo que los molares "tenían caries pero podían esperar", y el tercero que había que hacer los molares cuanto antes, y aunque no nos hubieran dicho nada, en cuestión de días los dientes delanteros estaban desapareciendo.
Estábamos muy agobiados. Y un poco hartos.
Jo, que una caries no es un problema TAN grave.
¿Cómo podía complicarse todo tanto?
¿Por qué Bebé-kun se pasa la vida de médico en médico, si realmente nunca ha tenido nada serio?
¿Seré yo? Por supuesto que soy yo. ¿Lo estaré haciendo mal? Por supuesto que lo estoy haciendo todo mal. ¿Dudé en algún momento del embarazo de si lo quería y este es mi castigo? Obviamente. Pero, ¿por qué tiene que sufrir el niño? Para que la culpa me corroa. Como la caries. Ay, ay... ¡la caries de Bebé-kun es una metáfora!
Así estaba yo, más al borde de la locura de lo que ya es habitual, cuando llegó Patch, que es como una navaja suiza (ocupa poco y sirve para todo) y nos recomendó una clínica (donde nos atendieron fenomenal, aunque al final no se ocuparon de Bebé-kun. Uy, spoilers).
El único problema que tiene es que está en Valdemoro y como sabéis no tenemos coche, así que bueno, en realidad el problema lo tenemos nosotros por vivir la vida al límite y haber hecho del metro nuestro único dios.
-No pasa nada -le dije a ZaraJota-. He hackeado la web de la empresa donde trabaja mi padre y he conseguido descargarme sus horarios.
-¿No hubiera sido más fácil, no sé, eh, así como teoría loca, preguntárselo a él directamente?
-No creas que no lo he intentado.

----Flashback----
-Padre, ¿trabajas el próximo martes?
-¿El martes? Espera, ¿en qué cae? ¿Doce? ¿Trece? No, el trece es jueves. Entonces el próximo martes cae en jueves... ¿O era miércoles? A ver: si el martes cae es miércoles, es que estamos en Bélgica...
----Flashforward----

-Entiendo. ¿Y si le preguntas directamente si te puede dejar el coche?
-Peor.

 ----Flashback----
-Padre, ¿nos prestas el coche?
-¿El coche? ¿Y eso? ¿Dónde vais? ¿Al médico? ¿Con el niño? ¿El niño está enfermo? ¡¡¡QUE ALGUIEN LLAME A UNA AMBULANCIA, EL NIETÍSIMO NECESITA UN MÉDICO!!!
----Flashforward----

-Entonces, ¿dices que has hackeado la web y...?
-He descubierto que libra el próximo jueves y por tanto no necesita el coche. Después me he descolgado desde la azotea y me he colado en su casa por la ventana del dormitorio para coger las llaves del coche, que he sustituido por una morcilla de Burgos para que no sospechen nada. 
-Pero seguramente se darán cuenta de que el coche ya no está donde lo dejaron. 
-No te preocupes: he dejado otra morcilla de Burgos en el hueco. 
Que hay que pensar en todo. 
Una vez asegurado el transporte, tuvimos que cuadrar los horarios, en este caso con la guardería. 
Una vez más lo tenía todo pensado. 
-A las 10:00 el helicóptero aterrizará en la azotea... -le expliqué a la seño. 
-Ahí están los tendederos, Lorz.  
-...yo me descolgaré y entraré por la ventana...
-Tenemos rejas, Lorz.
-...agarraré al niño de los pelos...
-Acabas de raparlo al uno, Lorz.
-...y me lo llevaré al dentista...
-¿Dentista? ¿Vas al dentista? 
-Eh... sí. 
-Hay uno a dos manzanas buenísimo. Están especializados en peques. 
Menos mal que guardé el ticket de compra del helicóptero. 


Fin. 






Venga, un epílogo. 
Pues sí, había un dentista pediátrico relativamente cerca de casa, y en mi defensa alegaré que lleva poco tiempo en funcionamiento y había pasado desapercibido a mi radar de madre intensita. 
Bebé-kun ya lleva dos empastes, uno de ellos con pulpotomía (también llamado "matar el nervio"), si todo va bien, esta semana le harán el resto así, del tirón. 
Aparte de que ahora cada vez que ve una bata blanca se tapa la boca con las dos manos, no parece que el niño tenga secuelas graves.  
Las intervenciones no han durado más de veinte minutos cada una, y no ha sido necesario ni anestesia general, ni sedación, ni atarlo a la cama, ni ninguna de las otras barbaridades que nos habían propuesto, solo un poco más de paciencia de lo normal. 
Gracias a todos por vuestro interés. 

7 comentarios:

viñu dijo...

Pobrete, tan pequeño y ya con toda la piñata alicatada.
A ver si se va a viciar. ya lo veo con 10 años pidiendo carillas de porcelana para toda la boca.

Necio Hutopo dijo...

Es bueno ver que las cosas han ido a mejor con la accidentada dentición de Bebe-Kun.

La bruja Pili dijo...

Uy Lorz, creo que ya tuviste una platica con pseudosociologa, no? que según me acuerdo su niña también tiene unos dientes especiales, para cuando el concurso de la peor madre del mundo?, la verdad a todos nos consta que lo haces tremendamente bien!!!!

Genín dijo...

Una prueba mas de que nuestro diseño fue una chapuza gigantesca... :(
Besos y salud

Nosu dijo...

Un repelús tal que así: https://thumbs.dreamstime.com/z/radiografa-de-la-quijada-con-los-dientes-y-el-mi-2733902.jpg

Anónimo dijo...

Los dentistas para niños tienen un don especial, comprobado.

Vicent

Patricia Tablado dijo...

Rayos, este post se me escapó! Me alegro de que te haya servido de algo el contacto aunque al final acabaras cerca de casa (cosa más lógica y con más cordura).

Un besete y ánimo con la dentición!