19 febrero 2018

El destete (y ya dejo de hablar de tetas, lo prometo)

Destetar a Bebé-kun fue más fácil que destetarme a mí.
A medida que iban pasando los días, empecé a notarme hinchada, afiebrada, confundida y desorientada; y luego empezaron las nauseas, los calambres y el dolor abdominal.
Cuando anunciaba que Bebé-kun había dejado la NETITA la gente me preguntaba "¿cómo te sientes?", y yo siempre respondía "embarazada".
J*d*r.
Me sentía embarazada.
Aguanté unos días y al final me rendí y me fui al médico.
-¿Qué tal estas Lorz?
-Bien, gracias, ¿y usted?
-...
-Ay, perdón, que siempre se me olvida que la pregunta es en serio. Pues estoy un poco regular porque he dejado de dar el pecho. POR FIN.
-¿Todavía le dabas el pecho?
-Sí.
-POR EL AMOR DE DIOS, LORZ, ¿PERO QUÉ EDAD TIENE NENA-CHAN?
-Cinco años y medio.
-Madre del amor hermoso...
-Pero al que he destetado es al pequeño, que tiene treinta meses.
-Ah, vale. Los sustos que me das, maja...
-Me encuentro muy mal. Creo que tengo las hormonas totalmente turuletas.
-¿Y has pensado en volver a tomar la píldora?
-¡Jajaja! ¿Para qué?
Si ZaraJota y yo apenas dormimos en la misma cama. Por no hablar de dormir solos en la misma cama. Y quizá debamos reformular lo de dormir. 
-Para regularte un poco las hormonas.
-Ah, para eso. No me lo había planteado. Vale.
-Pues te voy a recetar la píldora y una pastilla para el destete.
-Vale, vale.
-La leche que ya tienes no te la va a quitar, pero te va a ayudar a regular los síntomas. ¿Necesitas algo más?
-Pues ahora que lo dice no he comprado el pan.
-Adiós, Lorz.
De verdad creo que mi médico tiene un problema con las preguntas retóricas...
Me fui a la farmacia con las dos recetas.
-A ver -me dijo el farmaceútico-, la píldora anticonceptiva y una pastillas para cortar la lech...
Tomé aire porque me imaginaba lo que venía a continuación: bronca por no dar el pecho. Que es el mejor regalo y tal. Que las defensas y el cáncer de mama. Que cuando das teta la lluvia es de azúcar y las calles de mazapán.
-Sí.
El farmaceútico me miró de arriba a abajo.
-Te veo muy fresca para estar recién parida.
-Bueno, es que no estoy muy recién.
-¿No?
-El niño ya tiene treinta meses.
Que casi dejo la teta porque el bigote me la irrita, jo.
-¿TREINTA MESES? ¿Y cómo has aguantado?
Lo importante no es el cómo. Lo importante es por quién. 





Mamás y futuras mamás del mundo, después de dos lactancias me siento con derecho a daros un consejo:  
Amamantad o no amamantéis, pero no aguantéis m**rd*s de nadie.  
¡Mis tetas, mis reglas! 
¡Viva el teta power! 

7 comentarios:

Elena de Gea dijo...

Viva el teta power!! Di que sí

Pau dijo...

¡Amén! ¡Tus tetas, tus reglas!

viñu dijo...

Oye, y desde la ignorancia, con la lecha que "ya tenías" y no te la quita, que haces, la extraes con un sacaleches? Se convierte en requesón?

Chitin dijo...

Yo dí teta a mi niña hasta los dos años y medio...la verdad es q ya no tenía fuerzas para tener la teta fuera todo el día, había dejado de ser un placer, para ser una carga, es lo q tú dices, si yo no estaba no se acordaba de la teta, pero era verme...y yo sólo era eso, además a mi hija en los últimos meses, sólo la gustaba una de las 2...con lo cual...más incómodo todavía.
Yo lo fui haciendo paulatinamente...no de golpe, reduciendo tomas, así no me noté tan hinchada, porque la producción fue bajando paulatinamente.
Estoy totalmente de acuerdo contigo, yo me encontré de todo, los férreos defensores de la lactancia y los férreos detractores...yo no solía comentar nada al respecto y la nena aprendió q mejor no pedir teta fuera de casa ;-)

Necio Hutopo dijo...

Creo que lo del final, en letra pequeñita, debería estar en grande; en muy grandote.
Sobre todo por lo de no aguantar mierdas de nadie.

Mi Álter Ego dijo...

A la gente le encanta opinar de todo. Cada madre sabe qué es lo mejor para sus hijos y para ella. Besotes!!!

Genín dijo...

Pues fíjate tu que a mis 76 tacos, todavía no han logrado destetarme...jejeje
Eso si, soy muy democrático, cualquier buena teta me viene genial... :)
Besos y salud