27 agosto 2013

Vamos a la playa calienta el sol, 5

Previously in Lorz...
Me he dado a mí misma un día para regodearme en mi sufrimiento.
Ahora toca olvidarlo y seguir adelante.
¿Por dónde íbamos? 


Yo fui una niña de veranos felices.
Todos los años pasaba un mes a remojo en la piscina de los abuelos maternos, y otro mes a remojo en la playa con los abuelos paternos, que tenían una casita en Blanes. Y digo tenían porque un día mi abuelo tuvo una crisis pitopausica y la vendió.
A decir verdad, antes nos preguntó.
-¿Qué os parece si vendo la casa en la playa y me compro una casa en semiruinas en medio de un matojal?
-Es tu casa y puedes hacer lo que quieras -le dije-, pero no puedes comprarte un descapotable y liarte con la secretaria como hacen los demás?
El abuelo se compró la casa en semiruinas, la arregló y quedó muy bonita.
El pueblo era muy bonito, también.
Y más aburrido que hacerle el censo a los puntos del gotelé de tu habitación.
A mis padres les gusta mucho ir cuando están estresados: dicen que se pasan el día durmiendo y vuelven relajadísimos.
Ahora que lo pienso, lo que dicen es que se han pasado el fin de semana sin salir de la cama.
Enhorabuena, abuelo: has vendido el piso de la playa y te has montado un picadero en Villamatojo. El resultado es que cuando nos queremos ir a la playa tenemos que pedirle al tito que nos preste la casa.
Bueno, más que pedir-pedir lo que hacemos es decir "oyetú que vamos", y el tito responde "pues regarme las plantas".
Por mucho que el tito nos deje su casa de buen grado, tenemos que admitir que, al menos por mi parte, es un poco doloroso ir de prestado habiendo tenido allí un sitio familiar, una casita que nos ha visto crecer y jugar a todos los primos juntos. La cuestión es más punzante si cabe porque la casa del tito están en la misma finca, tiene el mismo acceso e incluso vistas al patio.
Así, como con recochineo.
-Que pesa estar aquí tan cerca y no poder entrar -le dije a mi madre un día-. ¿Sabemos quién lo ha comprado?
-Sí, pero ahora está alquilado.
-¡Que bien! Igual si les pregunto me dejan entrar.
-No creo, me parece que son rumanos.
De pronto me alegré de que hubiéramos incinerado a mi abuelo, porque con lo fachilla que era se entera de que hay rumanos viviendo en su casa y vuelve de la tumba.
-¿Una familia?
-Jijijiji, que va, esa es la mejor parte: son unas chicas que trabajan en un "club nocturno".
Creo que deberíamos incinerar también a mi abuela. Está todavía viva, pero por prevenir.
-Unas pilinguis... en casa de los abuelos... haciendo negocio... ¡y sin que la abuela saque beneficio de ello!
-No sabemos que sean pilinguis, sólo que trabajan en un club nocturno. Pueden ser cualquier cosa: camareras, limpiadoras, gerentes...
-Claro que sí: depende de lo que se disfracen para hacer el estriptis.
-¡Lorz!
-Joooo, es que me gustaría mucho enseñarle a Bebé-chan donde dormía yo cuando era pequeña...
-Bueno, ¿por qué no vas y preguntas?
-¿El qué? ¿Si son putas?
-¡No, Lorz, si puedes entrar!
-Ah, eso. Bueno, puedo matar dos pájaros de un tiro: les pido permiso para entrar y así como quién no quiere la cosa intento sonsacarles a qué se dedican.
-Vale, pero sé sutil, ¿eh?

Cinco minutos más tarde...
-Hola, soy Lorz, es que mi familia vivía aquí cuando yo era pequeña y quería preguntarle...
-¿Sí?
-¿Vosotras sois putas o qué?

No me dejaron entrar.
Lo tomaré como un sí.


Continuará...


10 comentarios:

Genín dijo...

jajajaja Esta entrada es mas tuya que la anterior demasiado seria y angustiosa, mira tu, aunque las rumanas no sean putas, prefiero reir... :))
No tardes mucho con la continuación, plis :))
Besos y salud

Necio Hutopo dijo...

Lo tuyo, lo tuyo, es el tacto.

B. dijo...

La sutileza no es lo tuyo, desde luego, jajajajaaj!

Mi Álter Ego dijo...

Jajajaja. Ahí. Sin paños calientes. Un besote!!!

Monstrua dijo...

xDDDDDDDDD

Y no te quejes, que las habemos sin casa en la playa ni de tíos, ni de abuelos.

SybilRamkin dijo...

Jajajajaja, grandiosa, como siempre.

Babilonio dijo...

Hay puestos libres en la ONU, necesitan diplomáticos...

Borraja dijo...

Que buena vuelta de vacaciones leerte.
Al año que viene puedes intentarlo otra vez, igual las pillas de mejor humor, o ya no están y hay un nuevo vecino cotilla que te lo cuenta todo.

Anónimo dijo...

*semiruinas -> semiRRuinas

Ausländerina dijo...

hace muchos meses que no me paso por el mundo blogueril, pero hoy me ha dado por abrir desde el último post que leí (allá por junio) y ponerme al día con tu blog, y me he reído como siempre! sigue así!