16 octubre 2017

La fiesta de jubilación

Apuesto a que pensabais que hoy ya no escribía nada más. 

Vosotros no lo sabéis porque apenas he hablado del tema, pero hace un tiempo le propuse a mi padre que cuando él cumpliera 65 nos fuéramos todos juntos a Eurodisney
-Yo sé que 60 es una cifra como muy redondita y muy mona y todo eso -le dije-, pero la fecha realmente importante son los 65, que es cuando te jubilas (si tienes suerte) y empieza de verdad tu vida. 
A mi padre le gustó mucho la idea. 
Tanto, que pensó que para qué esperar a los 65 si podía celebrarlo a los 60. De hecho, si no recuerdo mal, ni siquiera esperó a su cumpleaños.
Después de eso, mi madre estaba superilusionada, porque ella cumple 60 el año que viene y ya se estaba saboreando también una fiesta de jubilación a lo grande. 
Pero mi padre tenía otros planes. 
-Lorz -me dijo-, tu madre cumple este año 59 años y estoy pensando organizarle algo especial. 
-Pero papá, ¿no habíamos dicho de esperar a que cumpliera 60?
-Sí, lo que pasa es que para los 60 ya se lo ve venir, y yo quiero darle la sorpresa ahora.
Con semejante lógica me veo celebrando mi jubilación el año que viene.   




7 comentarios:

La bruja Pili dijo...

Lorzzz, que felicidad!!!leerte dos veces el mismo dia, yo que solo entre a ver si habias respondido los comentarios del anterior post..jijiji, que divertida es toda tu familia (por cierto hace mucho que no publican nada como invitados)

viñu dijo...

Pues este año no, que ya estás sobre aviso, pero para el 2018 yo me esperaría un sorpresón.

Necio Hutopo dijo...

No le encuentro ningún fallo a su argumento...

Estrellita dijo...

Me parece genial.. a festejar que es tan lindo..

Mi Álter Ego dijo...

Lo que os va un sarao en tu familia. Ole ahí vosotros!! Besotes.

Genín dijo...

Yo celebro por adelantado siempre, eso me permite celebrar un montonazo de veces, incluyendo el dia legal...jajaja
Besos y salud

Anónimo dijo...

Respecto a la tuya haces bien, celébrala cuanto antes porque está claro que la gente de tu generación no va a llegar a cobrar una pensión estatal ni de coña (igual si te acoges a la doble nacionalidad con Zarajota...)

Vicent.