21 enero 2016

La venganza de los Reyes Majos

Me imagino que a estas alturas estáis ya todos hasta el potorro de oírme hablar de los biberones de Bebé-kun. 
Yo también.

Como he dicho millones de veces, en mi casa los Reyes Majos vienen el 31 de diciembre. 
Bien pensado, no es mi casa, sino la casa de mis padres. 
Desde que nació Nena-chan he estado intentando convencer a los dichosos Reyes de que traigan los regalos el día que corresponde, pero no hay manera. 
-Es que el 31 de diciembre es el único día que estamos todos -repite mi madre-. Bueno, salvo tu tía, que se va, tu primo, que no viene, tu padre, que al día siguiente madruga, tus hermanos, que salen tarde de trabajar...
El uso que hace mi madre de la palabra "todos" es ocasionalmente preocupante. 
Al final he aceptado caballerosamente la derrota, y he llegado a un acuerdo amistoso: 
dejo a mi familia que reparta sus regalos de reyes cuando le salga de la punta el nabo, y, pase lo que pase, el día 5 me voy con los niños a la cabalgata y a la vuelta, plof, los reyes han dejado en casa alguna cosita para ellos. 
Es como magia. 
Este año, una vez más, los regalos se repartieron en casa de los abuelos el día 31. 
-Creí que iba a ser el día 5 -me dijo Hermano Pequeño-. Me he pedido la tarde libre y todo. 
-Bueno, pues te vienes a la cabalgata con nosotros. 
-Ah -me dijo mi madre-, si Hermano Pequeño va a la cabalgata yo también voy.
-Bueno -le dije a ZaraJota-, si van a venir mi madre y mi hermano más me vale invitar al otro hermano y a mi padre también.
Invitados todos y asistencias confirmadas, me di cuenta de que tenía que avisar a los Reyes Majos de que tenían que traer cositas para más gente. Rápidamente me puse en contacto con ellos por internet, y más rápidamente aún tuve la respuesta por correo electrónico: 

Gracias por realizar su pedido. 
Ha elegido usted entrega urgente 24 horas. 
Fecha estimada de entrega: 26 de enero - 1 de marzo. 

¿Que QUÉ?
¿Más de un mes para recibir los regalos?
¿Es que los traen en camello o qué?
Para entonces Nena-chan ya estaba muy ilusionada con los Reyes Majos, y me daba mucha pena que descubriera que son unos vagos de mierda, así que pensé... por favor, no me juzguéis, que lo hice con muy buena intención... pensé que yo... ay, qué vergüenza... pensé que yo podía comprar los regalos de mi familia y ponerlos bajo el árbol como si los hubieran traído los Reyes. 
Ya está, ya lo he dicho. 
El problema era que los niños ya no tenían colegio ni guardería y, fuera dónde fuera, tenía que ir con ellos. Entonces me acordé de una mamá del colegio. Bueno, y de la guarde. Qué más da, ella ya sabe quién es (¡Hola!). Esta mamá me contó que se había encontrado en una situación parecida, y se había ido de compras con los niños, y que lo hizo tan bien y con tal disimulo que los niños no se enteraron de nada. 
Y pensé que si ella había podido, yo también. ← Quedaos con esta frase, que ha ganado el Premio Internacional a Soy Tontalculo 2016.
Me fui con los niños al centro y compré cuatro chorraditas para mis padres y mis hermanos, y efectivamente los niños no se pisparon de nada en ningún momento. Bueno. No se pisparon de nada hasta fui a salir de la tienda y saltó la alarma, y un amable guardia de seguridad me vació las bolsas una por una delante de los niños. 
Ay. 
No pasa nada, me dije. Son regalos-rollo de adulto. Nena-chan ni se ha fijado. 
Nos fuimos a casa, los empaqueté, los escondí...
El día 5 nos fuimos a la cabalgata de reyes y cuando volvimos... no os lo vais a creer: había un montón de regalos debajo del árbol de navidad. Estaban ahí hasta los que yo había comprado, que si eso no es un milagro navideño ya me dirás.
Yo estaba supernerviosa, y no paraba de mirar a Nena-chan por si ataba cabos, pero no. Habiendo por medio tantos juguetes, ¿para qué iba a fijarse en los regalos-rollo de los adultos?
Efectivamente, la niña no hizo ningún comentario, al menos ese día. Ni al siguiente. Ni al siguiente. Ni al siguiente. De hecho, ya habían pasado dos semanas el día que nos subimos al autobús y un señor saludó a Nena-chan. 
-Hola, bonita, ¿cómo te llamas?
Y entonces, sin mediar provocación alguna, fue Nena-chan y le soltó: 
-Los Reyes Magos me traen muchos guegalos para mí porque yo me porto bien mucho pero a la buela le traen una caja de galletas que compra mamá. 
Mira, niña, si crees que la abuela no se ha portado bien este año dilo claramente. 




10 comentarios:

Troyana dijo...

Tu hija cada día es más maravillosa. Se merece todo lo bueno que le pase en la vida. :')

Reyes dijo...

A nosotros nos ha pasado algo parecido, solo que fuimos a Primark para arreglar el desaguisado de retraso de los reyes, fuimos solo adultos, el día de los reyes los adultos preguntaron que donde habíamos encontrado tal o cual cosa, y mi sobrino de 3 años delante como el que no va la cosa con el.

Casi todos los reyes eran de Primark, las prisas de última hora... pues en Primark mujer!

Una semana después le pregunto una mujer a mi sobrino que que le habían traído los Reyes Magos, a lo que mi sobrino contestó

- Los Reyes Magos no, los Reyes de Primark. ...

Jajaja

Tierra tragame...

Marta dijo...

Qué divertida ha salido tu niña. Debe de ser cosa de genes

Rob Nobody dijo...

Nosotros los regalos no, pero el papel de regalo en el que iban envueltos lo compramos con Fanboy. El niño lo vio, lo tocó, jugó con él como si fuera un sable laser... y cuando vió los regalos una semana después fue incapaz de atar cabos.

Habiendo regalos ¿quien se fija en el papel?

Genín dijo...

jajajaja Menos mal que no se enteró de nada, a lo mejor se podía hasta haber fijado en los precios y todo y soltarlos, con esa maestría disimulando como que no vio nada, esta niña tiene muchas posibilidades de chantajearte con maestría de profesional, ya contarás...jajaja
Besos y salud

Anónimo dijo...

Uf, ve comprando cositas para el año que viene para que no ate cabos...
En mi familia cuando fuimos "mayores" tb se daban los regalos el 31, por eso de que luego en Reyes cada uno hacia sus planes. Deciamos que venia "el Papauvas", por darle algún nombre.

Aloe

pseudosocióloga dijo...

Ja, ja, ja.....de una lógica aplastante.

Necio Hutopo dijo...

Pero, mujer, te has omitido el dato más importante; ¿Qué hizo sonar la alarma? Porque Nena-chan ya tiene antecedentes claros de tu vida delictiva...
Claro, ahora entiendo, la parte que le ha parecido destacable a tu hija es que HAS PAGADO POR LAS GALLETAS.

Mi Álter Ego dijo...

Pobre abuela, que la tienen engañada pensando que los regalos se los traen los Reyes... Jajajaja. Besotes!!!

imma dijo...

jajajaja... me parto con tu hija, los niños son la leche!! tienen unas salidas... :)