19 octubre 2015

Con un par

Bebé-kun tiene testículos. Bueno, y pene. Suelen venir juntos, por lo que he oído.
No es que me haya pillado totalmente de sorpresa: empecé a sospechar cuando, revisión tras revisión, los médicos miraban las ecografías y me decían "es un niño".
Seguí con la mosca detrás de la oreja cuando en el paritorio se acercó la pediatra y levantó la manta que nos tapaba al niño y a mí:
-Solo voy a mirar que tiene todo lo que tiene que tener, no vaya a ser que lo registre como Bebé-kun y sea una Bebé-chan... -dijo-. Uy, sí. Definitivamente, tenemos un Kun.
Los primeros cambios de pañal los hizo ZaraJota y no pude confirmar mis sospechas hasta el día siguiente, cuando vino la enfermera.
-Vengo a ayudarte con el primer baño -en ese hospital no separaban al niño de la madre para nada-. ¿Estás sola?
-Mi marido ha salido a desayunar.
-No te preocupes, ve desnudando al niño.
Desnudé al niño, le quité el pañal y lo vi: el mondongo.
Ay.
Y ahora, ¿qué hago yo con esto?
La enfermera salió del baño y me encontró mirando al niño con cara de pasmo.
-¿No tienes más hijos?
 -Sí, pero es una niña.
-Pues es lo mismo.
-¡No es lo mismo para nada! Este tiene... colita. Nunca he tocado una -la enfermera levantó una ceja. Es lo que pasa cuando estás ingresado en maternidad: todo el mundo da por hecho que has tenido contacto con al menos una colita. La gente es así, tiene muchos prejuicios-. Bueno, sí. He tocado muchas. Bueno, tampoco muchas. O sea, lo normal. Estamos en el siglo XXI... soy joven... moderadamente atractiva...
-Lorz, se está enfriando el agua.
-Lo que quiero decir es que mi amplia experiencia manipulando colitas no se ha centrado precisamente en la higiene de las mismas.
La enfermera cogió en brazos al niño y lo bañó sin hacer más comentarios.
Pensé que me había librado, pero por supuesto llegó el momento en el que tuve que bañar yo a Bebé-kun.
La cuestión es que he bañado a Nena-chan millones de veces. Le he limpiado el culo y lo que no es culo otros varios millones. Le he puesto y quitado pañales, bragas y bañadores. La he cogido en brazos de todas la maneras posibles... Y nunca jamás me ha preocupado el estado de su piticlín, probablemente porque yo tengo uno, y ya sé cómo funciona el tema.
Pero con Bebé-kun era diferente.
Para empezar, los genitales estaban FUERA.
Mi primera preocupación era que aquello estuviera oprimido.
-¿Y si le aprieta el pañal? -le pregunté a ZaraJota.
-No le aprieta.
-¿Y si le aprieta el body?
-No le aprieta.
-¿Y si le aprieta el pantalón?
-No le aprieta.
-¿Y tú qué sabes?
Luego empezó a preocuparme que lo oprimiera yo.
-¿Y si lo cojo en brazos y se lo chafo?
-No lo chafas.
-¿Y si le abrocho el cinturón de la sillita y se lo chafo?
-No lo chafas.
-¿Y si lo pongo en la mochila portabebé y se lo chafo?
-En serio, Lorz, eso no se chafa tan fácilmente.
-¿Y tú qué sabes?
Además, los genitales eran PEQUEÑOS. Bueno, no tan pequeños, ¿eh? En una proporción adecuada, digamos. La enfermera me había dicho que tenía que levantárselos para limpiarlos bien.
-¿Y por dónde los agarro? -le decía a ZaraJota.
ZaraJota suspiraba.
-Por donde sea.
-¿Y si le rompo un hueso?
-¡Ahí no hay ningún hueso!
-¿Y tú qué sabes?
ZaraJota volvía a suspirar. Se ve que es de esas personas que en otoño se mustian un poco.
Pero además es que los genitales masculinos son IMPREVISIBLES.
Bueno, para ser sincera eso ya lo sabía de antes.
Cuando nació Nena-chan aprendimos rápidamente que a los bebés les encanta hacerse pis cuando están tumbados en el cambiador. ¿Qué hicimos? Tener siempre una toalla debajo. Si estábamos fuera de casa, doblábamos el pañal sucio sobre sí mismo y lo dejábamos debajo del culete mientras poníamos otro. Así se impide que el pipí resbale por el cambiador y acabe sobre los pies del progenitor de turno. Al menos, si tienes una niña.
La primera vez que cambié a Bebé-kun hice lo mismo: le doblé el pañal debajo del culete, estiré el brazo para coger las toallitas y ¡ffffffffff!
-¡¡¡AAAAAAAARRRRRG!!!
ZaraJota vino corriendo.
-¡Apaga el secador! ¡Apaga el secador! Ah, si no te estás peinando... Creía que te habías vuelto a pillar el flequillo intentando ver lo que hay detrás de la rejilla del secador de pelo.
En serio, ZaraJota, solo me ha pasado cuatro o cinco veces. Supéralo, ¿quieres?
-¡Bebé-kun se me ha hecho pis encima! -le dije.
-Eso te pasa por no ponerle el pañal antes de cogerlo en brazos.
-¡No lo tenía en brazos! ¡Me ha manchado desde el cambiador! ¡Es como un pequeño aspersor rosita!
-Ya, los niños hacen pipí así.
-Claaaaaaaaro, el señor lo sabe todo siempre...
-Bueno, entiendo que en las actuales circunstancias se te haya olvidado, pero verás: yo... tengo un pene.
Claaaaaaro, y como tiene pene ya se cree que tiene razón siempre.

23 comentarios:

Rob Nobody dijo...

Primer otra vez! Por tercera vez consecutiva! Me toca algo?

Bárbara dijo...

Pena me da cuando te toque ir bajandole el capullo... Yo miento como una bellaca a la pediatra y digo que sí, que claro que lo hago... Pero cada revisión que toca le recuerdo, "MDolores, la pilila" y ella la coge y me dice " ahora hasta aqui" y yo asiento con cara de convencida y pienso, "hala, hasta dentro de dos meses no le toca"... #malamadre

Elennim dijo...

Juas, yo tengo una experiencia parecida... la diferencia es que lo hizo mi hermanA. Todavía no sabemos cómo, pero desde el cambiador nos regó a mi madre y a mí...

Y sí, confirmado que es niña xD

Naar dijo...

Mi madre dice siempre que si yo hubiera sido niño no hubiera sabido cómo lavarme. Empiezo a sospechar que los peces nos tratan de oprimir y manipular la vida por pequeños que sean. Y zarajota diciendo que él tiene uno... Vaya un falocéntrico!!!!
Un beso!

Bettie Jander dijo...

Estos hombres, que creen saber así, porque sí, cómo funciona un pene. Eso debe de ser violencia estructural o algo.

xDDDDDDDDDDDDDDDDD

Naar dijo...

Joder con el autocorrector, los peces no, los penes!!! Maldita violencia estructural!

Genín dijo...

jajajaja Deberias fiarte mas de Zarajota, no es por nada pero en eso de los penes, nosotros tenemos mas práctica...jajaja
Besos y salud

Mamá en Bulgaria dijo...

A mi también me preocupaba eso de chafarle sus partes al niño cuando nació jaja! De niñas dominaba, pero todo lo de niño era nuevo para mi. :D

Cris dijo...

Pues ya veras cuando en vez de regarte a ti se riegue la cara porque salga el chorrillo para arriba

Cris dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Necio Hutopo dijo...

Anda, osease que el pequeño opresor falocéntrico tiene un aliado en las sombras; uno que, siguiendo sus órdenes, se infiltró en tu vida hace añares para ganar tu confianza y , finalmente, preñarte, para asegurar su nacimiento...
Vaya, ¿estamos seguros que #bebe-Kun no es John Connor?

Babieca dijo...

Jajajajajjaaj lo que me he reído. Yo como tuve un pito antes pues que no me meara la niña fue agradecido eternamente. Pero vamos que el niño me ha meado la cara lo que le ha dado la gana.

Coccinellidae. dijo...

Mi hermana no solo era un aspersor de pis sino de mierda...y no tenía pene ni por delante ni por detrás. Pude ver esa proeza con mis propios ojos y olerla también...

Moder dijo...

Calla, calla, que en breve me llega uno con colita. Y como tú, no tengo ni idea de cómo va el tema. Primeriza y con un chicO, esto pinta a que será divertido... o no...

Marta dijo...

Te voy a ser sincera, me he imaginado ese momento y este post desde que supimos que era niño!!! Y aún así lloro de la risa.

Marta dijo...

Te voy a ser sincera, me he imaginado ese momento y este post desde que supimos que era niño!!! Y aún así lloro de la risa.

Marta dijo...

Te voy a ser sincera, me he imaginado ese momento y este post desde que supimos que era niño!!! Y aún así lloro de la risa.

lorzagirl dijo...

Rob, toma: un sugus de piña virtual.

Bárbara, para eso tengo a ZaraJota XD

Elennim, qué calidad...

Naar, ya ves, solo por tener pene ya se cree que sabe más del tema que yo.

Bettie, por lo menos violencia estructural.

Naar, me lo he imaginado.

Genín, pues no veo por qué : )

Malvado ser que postea recetas que se me antojan... quiero decir... Mamá en Bulgaria, ahora entiendo a ZaraJota, que cuando nació Bebé-chan decía que no quería que fuera niña porque no sabía qué iba a hacer con ella.

Cris, ya me ha potado en la cara, no puede ser peor.

Hutopo, es todo una conspiración.

Babieca, desde pequeñitos ya nos faltan el respeto.

Coccinellidae, madre mía, que suerte tuve con Nena-chan

Moder, compra toallas : )

Patricia Tablado dijo...

Cuánta razón. Lo peor es a la hora del baño cuando le digo a Patchboy que yo creo que tiene la cola demasiado roja (el bebé. A Patchboy en principio no se la veo mientras baño a los niños) y me dice que él no sabe, que solo ha visto la suya y que por lo tanto yo soy la experta de la pareja.

Ay.

Necio Hutopo dijo...

"Hutopo, es todo una conspiración".
Por supuesto, ambos tiene pene; no creo que sea coincidencia.

Anónimo dijo...

Me extraña que nadie sepa que ya hay un invento para esto: buscad en Google "pee pee teepee", en imágenes si queréis verlo más clarito.

Ah, y por cierto: http://enfamilia.aeped.es/temas-salud/que-es-fimosis: "Tradicionalmente se ha venido recomendando la retracción traumática del prepucio (el conocido tirón) que además de resultar extremadamente doloroso contribuye muchas veces a generar cicatrices que empeoran la situación. Esta práctica debe ser ya desterrada definitivamente".

Fantasma de la Opera dijo...

Bebé-kun, nena-chan... Ahora caigo, eres una agente encubierta de Corea del Norte, puesta ahí para propagar ideas, formas y modos de tratamiento al gran Líder...

Uma dijo...

pues ya veras cuando empiece a manosearsela con pocos meses...
me parto con tu post! pero saldran más!