07 junio 2015

Vacaciones de relax, 1

Yo lo que quería era descansar unos días, a ser posible en un sitio en el que no hiciera mucho calor. 
Un camping, por ejemplo. 
Vale, quizá un camping no sea el mejor sitio para una embarazada, pero este tenía unos bungalows monísimos, y estaba muy cerca de Madrid y tenía PISCINA. 
Y aunque, como me dijeron por twitter, "una madre nunca descansa", digamos que una madre se cansa menos si su progenie puede corretear todo el día libremente en taparrabos, comer bocadillos, y vivir sin horarios en general. 
¿He dicho ya lo de la piscina?
Para optimizar el descanso al máximo, incluso nos llevamos comida preparada y trescientos millones de mudas: nada de cocinar, nada de limpiar, nada de nada. 
Solo PISCINA. 
La cosa empezó medio regular porque ZaraJota y el tomtom no se entienden demasiado bien y puede que diéramos más vueltas de las necesarias, siendo las necesarias ninguna. Además el aire acondicionado tenía el día vago y solo salía una brisita anémica que no llegaba al asiento de atrás. La pobre Bebé-chan estaba prácticamente en coma. 
Para cuando llegamos al bungalow estábamos asados de calor, y mientras ZaraJota descargaba el coche le pregunté a Bebé-chan si quería beber algo fresquito y me dijo que sí, que quería un CHUMO DE FRECHA, que es un batido de fresa de los de toda la vida. 
Le di su batido y se lo bebió de una sentada y luego pidió otro y se sentó en una silla a tomárselo muy formal hasta que de pronto hizo COF-COF. 
-¿Y esa tos? -le pregunté. Por darle conversación, más que nada.
Y entonces todo el batido de fresa que había ingerido salió de su boca como de un surtidor y se espació por todo el salón y los muebles del bungalow. 
-Uy. 
Bebé-chan es de pota fácil y yo ya estoy acostumbrada a que pasen estas cosas, pero no es lo mismo que te pasen en tu casa, donde tienes previsoramente preparados cientos de toallas, que cuando acabas de entrar por primera vez en una casa totalmente desconocida, sin saber dónde están las cosas de la limpieza, si hay, o el baño, si hay, o la tinaja con ácido, si hay. 
Así que en vez de reaccionar con rapidez me quedé mirando el charco rosa fosforescente.
-MIRA, MAMÁ, ESTOY CHUCHIA -dijo Bebé-chan. 
-Sí, sí. 
Entonces entró ZaraJota y preguntó qué había pasado, que para mí que era una pregunta retórica porque estaba más que claro. 
-Creo que hay una toalla azul en el coche -le dije-, ve a buscarla, porfi. Yo voy a ver si encuentro una fregona o algo. 
ZaraJota se fue y yo me dediqué a abrir armarios y la verdad que me olvidé del todo de la nena hasta que la oí decir: 
-MIRA, MAMÁ, YA LO HE LIMPIARO TODO.
Ay, me dije, Seguí la vocecita hasta lo que resultó ser el cuarto de baño. 
Bien, me dije, Bebé-chan ha encontrado el baño. 
Por desgracia Bebé-chan también había encontrado las toallas, de blanco impoluto, del bungalow, y se había dedicado a frotarse con ellas. Ahora las toallas tenían manchas rosa fosforito y no os voy a decir cómo olían porque en el fondo os aprecio. 
Por suerte, en mi interior habita una gran hipócrita, y fui capaz de poner una sonrisa de oreja a oreja:
-¡Muy bien, Bebé-chan! ¡Lo has limpiado todo tú sola! -le dije mientras un grueso lagrimón me resbalaba mejilla abajo. 
-SIII. 
Entonces entró ZaraJota con la toalla azul en la mano y preguntó qué había pasado. La verdad es que el pobre no estaba en su momento más brillante. 
-Bebé-chan lo ha limpiado todo -le dije. 
-Ay.
-Exacto. 
-¿Qué hacemos? 
 -Tú baña a la niña, y yo voy a lavar las toallas. 
Ahora que lo pienso, seguramente podía haber llamado a centralita a pedir toallas nuevas, pero en aquel momento me pareció buena idea tener algo que golpear, no sé si me explico. 
Lavé las toallas a mano con jabón de fregar los platos, las tendí y volví al bungalow a decirle a ZaraJota que o me metía rápido en la piscina o no respondía de mí misma. 
-Vale, vale. 
ZaraJota se fue al coche a buscar no sé qué y yo me quedé embadurnando a Bebé-chan con protector solar para niños, que es como el normal solo que parece aguaplast, huele a aguaplast, y se absorbe con la misma facilidad que el aguaplast. Cuando terminé, Bebé-chan era ligeramente azul y resbalosa.
-TENO PIPÍ.
-Claro, pero tienes que hacerlo en el váter de mayores, ¿vale?
-VAAALE. 
Bebé-chan se encaramó al váter de mayores y yo empecé a embadurnarme de crema. 
-MAMÁ, ME CAIGO -me gritó desde el baño. 
Suspiré. Bebé-chan siempre cree que se va a caer dentro del váter, pero nunca se cae. 
-No pasa nada, agárrate fuerte y no te caes. 
-SÍ QUE ME CAIGO, MAMÁ. 
Entonces me dí cuenta de que la voz de Bebé-chan sonaba rara, y me asomé al baño. Bebé-chan estaba dentro del váter: lo único que asomaba era una cabecita pelirroja rodeada de manos y pies. 
-¿VES, MAMÁ? ME CAIGO. 
Lo veo, lo veo. 
Lo que pasa es que no me lo creo. 

17 comentarios:

bal dijo...

Jajajaja lo siento.... pero me parto.....

ZoeRavenclaw dijo...

Supongo que hiciste foto, porque eso es para recordar toda la vida.

Anónimo dijo...

Juas juas juas, eres, ...bueno sois , totales. Gracias por estos ratos.

María dijo...

Tú y mi amiga T. os entenderíais perfectamente. También le ocurren estas cosas.

África González Alonso dijo...

Mi padre mandándome callar de la risa que me ha dado. Maravilloso. Intenta descansar (?)

Bettie Jander dijo...

No puedorl, no puedorl... XDDDDDDD

Maribel (Vanedis) dijo...

Lo que no os ocurra....
Un beso !

Holden dijo...

Me he reído mucho con esta entrada. ¿Has pensado ganarte la vida en el club de la comedia? Tus historias son mejores que las de muchos... :)

Genín dijo...

jajajaja Parece un sainete de la familia piruleta... :)
Besos y salud

Necio Hutopo dijo...

Bueno, la verdad es que mis dos sobrinos se han caído así en el váter un par de veces...

Mi Álter Ego dijo...

Pero ¿cómo os las apañáis para que siempre os pase algo? Jajajaja. Besotes!!!

maria dijo...

Ay que bueno XD pobre bebe chan pero solo imaginarmela cayendose al vater ne parto de la risa ay prubitina!! Jajaja besazos guapa y a la pisci a ser una relaxing mom

Monstrua dijo...

Jajajajajajaja mortaaaaal

Anónimo dijo...

Qué risa por dios! Casi despierto a mi niña de la carcajada! Gracias por estos ratos.

Enebea dijo...

Angelico, qué dulce... intentándolo limpiar todo y encaramarse al váter sin ayuda. Qué ternura!!!

Las carcajadas en otro apartado, ja ja ja.


Besotes.

remorada dijo...

ay, pobres!!! y eso que no hemos llegado aún al episodio de la casacada, igual con eso las toallas se lavaban solas! ><

CiriKaerMorhen dijo...

Pobre Bebé-chan... de verdad, ¿cómo es posible que siempre os pasen cosas como esta? xDD