01 mayo 2015

Día de la madre 2015: cuestión de estilo

Y no me vengáis con que no es el día de la madre, porque para una madre su día es aquel en el que ha dormido más de cuatro horas seguidas. 


Si eres madre o vas a serlo, seguramente te has enfrentado alguna vez a esa terrible pregunta:

¿Lo estoy haciendo mal?

Hoy, por ser el día que es, y porque me siento generosa, voy a sacaros de vuestra angustia y responder a vuestras dudas.

Sí.
La respuesta es sí.
Lo estás haciendo mal.
De hecho, lo estás haciendo TAN mal que cualquier día la Madre Naturaleza™ abrirá sus carnes de piedra para tragarse a toda la civilización, castigándola por lo mal que lo estás haciendo.

Ojo, que no lo digo yo.

Lo dice tu vecina cuando te grita que llevajarniño mu dehpechugao, que vacogé frío. Y la misma vecina, cuando al siguiente te vuelve a gritar que llevajer chiquillo pa criá polloh, con la caló que hase.

Lo dice tu cuñada cuando te pregunta si piensas darle teta al niño hasta que tenga quince años (para una fruta serie que ve y tenía que ser Juego de Tronos). Lo dice la expresión de la gente cuando les explicas que das biberón porque nunca te subió la leche (eres menos mujer por eso Y LO SABES). Y lo dice muy elocuentemente la matrona cuando le explicas que no quieres dar teta y que vas a enchufar al nene al biberón directamente (my boobs, my rules).

Lo dice tu suegra cuando descubre que colechas (no te apures, cuando queremos jugar al parchís usamos tu cama; ahora que sacas el tema, quizá deberías cambiar las sábanas, puede que haya habido un... eh... accidente). Lo dicen tus amigas cuando descubren con horror que mandaste la cuna y lo que habita dentro a la primera oportunidad (el condenado RONCA).

Lo dice tu tía abuela cuando te aconseja que no lo cojas tanto, que se acostumbra; y cinco minutos más tarde cuando te pide que le dejes cogerlo, que hay que ver como eres, que no la dejas cogerlo nunca (que qué?).

Lo dice esa señora que oye llorar a la nena en el bus y te grita que lo que tienes que hacer es darle chupete (lo siento, a mi hija le da arcadas chupar el látex, no como a tu hija la "actriz"). Lo dice ese señor que te pregunta si piensas dejarle el chupete hasta que cumpla quince años (¿por qué? ¿cree que los niños de quince años deberían estar chupando otra cosa?).

Lo dice tu madre cuando empieza "yo a ti nunca" o "yo a ti siempre" (a mí me lo vas a contar).

Lo dice ese señor cuando murmura con desprecio que en sus tiempos no había tantas tonterías (tampoco había ese arsenal de medicamentos, pagados con MIS impuestos, que TÚ te tomas para seguir vivo, así que supongo que estamos empatados, no?).

Lo dicen los ecologistas que se llevan las manos a la cabeza porque usas pañales desechables (tú sabes lo que contamina ESO?) y los ecologistas que se echan las manos a la cabeza porque usas pañales de tela (tú sabes la cantidad de detergentes que se vierten a los ríos con ESO?).

Lo dicen quienes te preguntan por qué tu hija no lleva pendientes, o por qué tu hijo juega con muñecas.

Lo dice tu pareja cuando te pregunta si estás segura de lo que vas a hacer y te dan ganas de gritarle ¡¡¡PUES CLARO QUE NO!!! ¿¿¿QUIÉN TE CREES QUE SOY, LA FRUTA MARÍA MONTESSORI???

Y lo dice tu conciencia, esa mala pécora, cuando pones FRANFURQUECHU para cenar por tercera noche consecutiva, porque llevas una semana trabajando más de doce horas diarias y no has tenido ni un minuto para ir a la compra.

 En fin, admitámoslo: somos la generación de mujeres con más formación e información de la historia (tanto en lo profesional como en lo maternal), y ni así damos con la tecla. Así que no sé, lo mismo ha llegado el momento de asumir que "hacerlo bien" con los hijos consiste, simplemente, en quererlos mucho.

Todo lo demás es cuestión de estilo.




Pd. Me dice aquí la Monstrua que la próxima semana hay en Coslada un Encuentro Para Mamás que lo Hacen Mal. Animarse, que tiene muy buena pinta.

17 comentarios:

karina a. Silva dijo...

Tienes toda la razón, nena. Pero llega un dái en que con ligero lagrimeo les vez andar por la vida con veintitantos y piensas "j****, si lo hacen mejor que yo". En entonces te das cuenta que, al final, todas somos madres de dragones...

JF dijo...

Jiji mi madre ya no se atreve con el "yo a ti..." porque le contesto "Exacto madre, y ASÍ he salido", con mucho émfasis en el "así"... mano de santo, oye.

Necio Hutopo dijo...

Estoy muy tentado a compartirle esto a mi hermana...

Nik neuk dijo...

La conclusión es: lo que hagas tú con tu mejor intención de mala madre está bien y punto. Claro que siempre hay quien lo hace mejor... Asúmelo, los demás saben más que tú.

Mi Álter Ego dijo...

Conclusión: Todas sois malas madres a vuestra manera. Jajajaja. Besotes.

molinos dijo...

Pues no estoy de acuerdo.

Yo lo estoy haciendo de puta madre, fenomenal. De hecho muchísimo mejor de lo que nunca pensé qué lo haría. Lo escribí hace poco, soy la madre que quiero ser.

Pero a lo que voy ¡seguro que hoy es el día de la madre? Porque a mi, las princezaz me han dicho que es el domingo...mmm...a lo mejor me están queriendo decir algo. :)

Vicente Carrasco dijo...

Lo de que el día de la madre es aquel en el que duermes mas de cuatro horas me ha recordado viejos tiempos.
Desde entonces JAMAS he dormido mas de cuatro horas seguidas y seis como mucho a ratos....

Bettie Jander dijo...

Esto es como el cuentecillo ese de Don Juan Manuel, de el burro, el hijo y el padre. Todo el mundo tiene una opinión distinta, pero todas coinciden en que lo que tú haces no está bien. Ejem.

Anónimo dijo...

De acuerdo con todo, PERO hay cosas que son incontrovertibles científicamente y ahí no hay opinión que valga: es así y punto. Por ejemplo, que es una burrada dar quina Santa Catalina a los niños para abrirles el apetito, que la leche materna es el mejor alimento para las crías humanas, que ningún péndulo te dirá si es niño o niña, que a los recién nacidos no hay que morderles las uñas o que un bebé sano no necesita llevar un pulsioxímetro las 24 horas del día para evitar la muerte súbita.

Jaume dijo...

Yo, desde que soy padre, solo me atrevo a dar un consejo a los otros padres sin que me lo pidan:

NO HAGAS FRUTO CASO A LOS CONSEJOS QUE TE DA LA GENTE SOBRE COMO CRIAR A TU HIJO! Bueno, añado, al pediatra hazle caso, pero solo el justo.

ALEJANDRA dijo...

Lo estas haciendo. Punto. Y si tú eres feliz y sobre todo si tus hijos lo son, todo lo demás sobra. Me he reído una jartá! ;)

Genín dijo...

Es así, hoy en dia, después de haber contribuido a criar a dos mujeres una de las cuales me hizo abuelo por partida doble, me maravillo lo bien que están criadas, intelectual y materialmente...jajajaja
Y os admiro el valor que tenéis para quedar preñadas, incluso aunque no sea adrede, que de eso habría mucho que hablar, o no...
Lo importante es parirlos y lo que mas merito tiene de todo, criarlos y educarlos, así que, que digan misa los demás, si mirando en retrospectiva, -lo cual ya lo comprobarás- se admira uno de haber tenido hijos y mucho mas de haber sido capaz de criarlos sin que hayan resultado asesinos en serie o políticos, que no se que seria peor... :)
Besos y salud

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. A mí también me ponen verde por llevar a mi hijo a la guardería, y por no llevarlo (cuando está malo, algo que ocurre con una frecuencia enloquecedora) y dejarlo con mi madre que, por otra parte, se lo queda encantada. Me pagáis vosotr@s una canguro, espabilad@s? No? Pues, entonces, CHITÓN!!!

Enebea dijo...

Cuando una se pone a parir, hay algún tipo de hormona cabronceta que nos hace dudar de todo absolutamente.

Y hacemos lo que buenamente podemos. ¿Conoces a alguna madre que haya hecho mal las cosas a propósito, para fastidiar?
Pos eso.

De todas formas, cuando los hijos se convierten en adolescentes, hasta a la virgen María le sacarían defectos, en esos momentos las madres (y los padres) somos lo peor de lo peor.

Luego (menos mal) se hacen más mayores aún, y vuelven a ser personas normales, y van y dejan crecer semillas que tú plantaste hace lustros en ellos, y que ni te acordabas.

Y al final, cuando ves que son personas adultas responsables y buena gente, te das cuenta de que, como madre, lo has hecho de putísima madre.
O sea: bien y rebién.

Besotes y ánimos, je je je.

estrella dijo...

Y esto no termina cuando dejan de ser bebés: que si la paga, que si las redes sociales, que si el móvil... ¡Ánimo a todos los padres! (en masculino genérico :P).

Cristina dijo...

Amén!

Carol dijo...

Que ataque de ansiedad me acaba de dar