22 octubre 2012

Poner a parir VIII

Previously in Lorz...
"Contracciones durante horas" se dice "calambrito" en klingon. 


Dadas las circunstancias, tres días antes de salir de cuentas decidí que no estaba para nada conforme con el hospital que me tocaba y cambié de hospital, de obstetra, de matrona, de anestesista y de todo.
El nuevo equipo no puso ningún problema.
-Lo único que necesitamos es que vengas a consulta antes de ponerte de parto para familiarizarnos con tus antecedentes.
El mismo día que salí de cuentas me fui a ver a mi nuevo médico para que me conociera.
-¡¡¡Eso es enorme!!! -gritó nada más verme entrar.
-Se llama Zarajota y tiene sentimientos, ¿sabe?
-Pero... pero... ¿tú de cuánto estás?
-De 40 semanas.
-¿SÓLO?
-No son “solo”, son “con leche”. Por lo menos.
-Sube a la camilla, que eso tengo que verlo.
El obstetra me hizo una ecografía, y ya que estaba me exploró los bajos. Que para mí que no hacía falta ni nada, ¿eh? Lo que pasa es que los obstetras son así: les va el vicio.
Después de mucho toqueteo, el obstetra emitió su veredicto:
Que la niña era muy grande y yo muy pequeña.
Que quizá mi lesión de pompis no permitía a mis huesos separarse lo suficiente.
Que la niña no encontraba hueco.
Puede que también repitiera "que cabezón" un par de veces...
-Ahora voy a hacerte un par de pruebas más para asegurarnos, pero creo que lo mejor va a ser que practiquemos una cesárea.
La palabra “cesárea” hizo que saltara una alarma en mi diminuto cerebrito.
Entre la falta de sueño, los nervios acumulados, el dolor corporal y el descontrol de las hormonas puede que no estuviera pensando con claridad. Quizá se podría decir, incluso, que quizá puede que a lo mejor mi reacción fuera un poco excesiva.
Sólo un poco.

Lo primero que pensé es que yo estaba haciendo algo mal.
Luego, que no le estaba dando a Bebé-chan lo que necesitaba.
Y después, que Bebé-chan todavía no había nacido y ya le estaba fallando.
Por supuesto, de ahí a pensar que soy una mala madre y que Bebé-chan estaría mejor si la criara una manada de lobos salvajes de la India sólo había un paso.

Estaba en pleno berrinche, pensando en comprar los billetes de avión para la India cuando intervino ZaraJota™. Con mucha paciencia consiguió hacerme entender que no soy una mala madre hasta que no se demuestre lo contrario.
-Al contrario, si Bebé-chan no quiere salir es porque está muy a gusto dentro de ti.
-Eso tú no lo sabes.
-Al contrario, Lorz, si alguien lo sabe, soy yo.
Si es que es mono hasta cuando dice burradas. 

Continuará...

13 comentarios:

Misaoshi dijo...

Es que es así. Ains, siempre pensando en negativo.

A mí cada vez que me cuentan lo de la cesárea y que luego te pinchan eso para que tengas contracciones con todos los puntos y todo el dolor, me muero si me tocara a mí.

Definitivamente, cada vez tengo menos ganas de quedarme preñada... pero si las mujeres repiten será por algo... no entiendo. Quizás tenga que pasar por eso para entenderos. Pero es aterrador leeros.

Anónimo dijo...

Será por que el embarazo no es el fin...?

Bettie dijo...

Jajajajajaja, qué bueno tu Zarajota!!!! Pero esas burradicas le quitan a una, si no todos los males, bastantes de ellos.

Muaaaaak!

pseudosocióloga dijo...

Yo me puse a llorar cuando me dijeron(después de 43 semanas de embarazo y 18 horas de parto inducido)que había que hacer cesárea.
Si que es mono Zarajota, sí.

XEIA2410 dijo...

Qué monoooo!!!!! Con un marido así...seguro que repites!!!
Bromas aparte y digan lo que digan, un parto vaginal no lo es todo. Que la niña no quepa "por el bujero" sólo significa una cosa: Que hace un montón de años, tú y yo hubiéramos muerto en el parto (y nuestras churumbelas quizás también). Por tanto...Viva la evolución y la medicina!!!! Pero la maternidad...esa se mide de otra forma.

Scarlett Witch dijo...

Me han informado de que Emea pesó al nacer cuatro kilos y medio. Por lo visto yo pesé cinco y algo (tuvieron que traer una cuna más grande, aunque puede que esto sea una leyenda urbana). En fin, que yo no quiero un parto vaginal ni borracha. ¡¡Yo ya he pasado tres veces por el quirófano, no me importa volver por una buena causa!!

Scarlett Witch dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Scarlett Witch dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tita dijo...

Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh esto sin duda, merecía un post

más, máaaaaaaaaaaaas!!!

Efe Morningstar dijo...

Deja de buscarle novia a Zarajota, que se va a notar.

Necio Hutopo dijo...

Pues mi madre, después de 4 partos naturales y una cesárea, decía que de haber sabido cómo eran las cosas con la última, habría tenido puras de esas.

Camaleona dijo...

He tenido tres cesáreas, y después de suplicar que intentaran que fuese parto, me he quedado con la sensación de ser un poco fraude, pero no me denunciéis, que tengo que amamantar a mi última adquisición :)

pilarrubio dijo...

Es la presión de la responsabilidad. Eres la única madre con la que me he sentido identificada. En las clases de preparación al parto a las que fui todas decían que lo que más les preocupaba era el dolor, su dolor. Tu marido es un encanto, maravilloso. Un saludo Lorz.