23 octubre 2011

Superprofesional

Todo se acaba en esta vida, especialmente los contratos temporales.
Al mío le quedan dos telediarios, y ya he empezado a buscar otro trabajo. Las últimas semanas se han publicado muchas ofertas. Todas ellas tienen en común ofrecer unas condiciones que harían palidecer de vergüenza a un empresario industrial de principios del siglo XIX, pero eso es secundario. ¿No queríamos trabajo? Pues hay trabajo. Si queríamos un trabajo digno lo teníamos que haber especificado antes.
Entre estas nuevas ofertas se está poniendo de moda añadir al final "abstenerse candidatos que hayan estado en paro más de un año". No tengo palabras para describir la catadura moral del individuo que haya tenido eesta ocurrencia, pero puedo suponer que lo próximo será pedir el certificado de penales, el de buena conducta y el de cristiano viejo.
Algunas de estas ofertas llevan semanas renovándose. Señores de recursos humanos, no sé cómo decir esto suavemente: si en un país con cuatro millones (tirando en corto) de parados tardas más de una semana en encontrar un candidato adecuado, pueden estar pasando dos cosas: que estás pidiendo un imposible, o que lo que ofreces es tan deleznable que ni estando al borde de la miseria merece la pena trabajar ahí.
Entre tanta porquería laboral, encontré algo que merecía la pena, eché el curriculum y me llamaron para hacer una entrevista.
He hecho millones de entrevistas, he estado a ambos lados de la mesa, y tengo tan claro lo que hay que hacer que a veces me sorprendo detectando fallos en mi entrevistador. Por supuesto, no se lo digo: soy una profesional de las entrevistas y sospecho que eso me dejaría fuera del proceso de selección de inmediato.
Para mí, lo más importante en una entrevista es la imagen.
Primero, porque los seres humanos somos idiotas y nos dejamos llevar por la apariencia exterior.
Segundo, porque si vas de cualquier manera a una entrevista da la impresión de que no pones interés.
Y tercero, lo más importante: porque cuando me arreglo y me veo guapa me siento más segura de mí misma, y es más fácil que el resto de la entrevista salga rodado.
Lógicamente, la imagen depende del tipo de trabajo. Presentarse en traje a una entrevista para un burguer quizá sea un poco demasiado. Presentarse en bermudas y chanclas a una entrevista para administrativo es de no querer que te cojan.
Ante la duda, mi técnica es: pantalón oscuro y camisa clara (a fin de cuentas, la camisa es lo que van a ver durante la entrevista), tonos neutros y algún complemento discreto pero mono para que te recuerden, especialmente si el entrevistador es una chica.
Pero además hay que tener en cuenta otros detalles.
Por ejemplo, siempre me quito el reloj para evitar sentir la tentación de mirarlo, porque da la sensación de desinterés. Bueno, y porque es un poco cantoso:

También intento no ponerme mi pulsera más favorita del mundo mundial. Hace bastante ruido y es un poco infantil. No queremos que descubran mi síndrome de Peter Pan, por lo menos, hasta que haya firmado el contrato.




Me quito la alianza. Indispensable. Una mujer joven casada es una mujer que PUEDE TENER HIJOS. Una mujer joven casada hace plantearse al entrevistador que sería mejor contratar un hombre, a ser posible castrado.


Para esta entrevista en concreto me puse un vestido liso de color marrón (¡tonos neutros!), medias sin brillo (importante), zapatos de tacón moderado, discretos, una colgante en los mismos tonos que el vestido, y un bolso cuadrado, negro, aburrido pero profesional. >
Antes de llegar a la entrevista, me limpié las manos con una toayita húmeda (manos sudadas=nervios=malo). Cuando entré a la entrevista, le lancé a la entrevistadora una mano derecha seca y perfumada, y apreté la suya como me han enseñado a hacer.
Me senté sin cruzar las piernas, la espalda recta, sonrisa moderada.
Super madura.
Super profesional.
Super tranquila.
-Bienvenida, Lorz -me dijo la entrevistadora-. Antes de nada, ¿te importaría que le haga una fotocopia a tu DNI?
-Claro que no.
Cogí mi bolso, lo abrí, saqué el monedero...


Mierda...






Pd. Sorprendentemente, me llamaron para una segunda entrevista. Para la tercera no. Jo.


23 comentarios:

Lileth dijo...

Lo más guay de todo es cuando haces una entrevista para un puesto que no te interesa y te puedes relajar... Y soltar por esa boca todo lo que te callas normalmente.

Eva dijo...

"si en un país con cuatro millones (tirando en corto) de parados tardas más de una semana en encontrar un candidato adecuado, pueden estar pasando dos cosas: que estás pidiendo un imposible, o que lo que ofreces es tan deleznable que ni estando al borde de la miseria merece la pena trabajar ahí."

Mejor explicado imposible.

Gordi dijo...

Si existiera eso del karma los empresarios que lanzan esas ofertas de trabajo se verían algún día en esa situación. Ellos, sus hermanos, sus hijos.

Pero no existe. Y así nos va.

Suerte, rebonica.

Akede dijo...

Tienes toda la razón respecto a algunas de las condiciones absurdas que se exigen o la mierdacontratosdetrabajo que hay hoy en día, y la cosa va a peor...


Jajaja, para que veas que incluso estudiandolo todo pueden quedar cabos sueltos (lo digo por la cartera jj), pero al menos pasaste las dos primeras entrevistas.

Seguro que la próxima vez tienes más suerte.

Kurai dijo...

Jajajajajjaja, pobrecilla >.<!

Seguro que tienes más suerte a la próxima ^^!

Ánimo

Necio Hutopo dijo...

Ya veo... Cuando nos conocimos tu no cre4ías que yo pudiera emplearte, verdad?... Claro, tenías razón...

Por lo demás, yo es que seré malo para lo de las entrevistas de trabajo que sólo he tenido una en mi vida, me presenté sin haber dormido, con jeans y palyera estampada (creo que era de zombies, pero no recuerdo bien), el pelo sin recoger y mal rasurado*... Lo curioso del asunto es que no sólo me dieron el trabajo, sino que incluso me rogaron que me quedará cuando me ausente de él durante tres meses seguidos sin avisarles...
La duda aquí es, si el sueldo era bueno y me toleraban tanto, por qué no seguí trabajando ahí?... Bueno, será que me gusta más escribir que editar lo que otros escriben.

*No te sorprendas, a las entrevistas periodísticas a personajes de la política nacional de acá, acudía yo en atuendos aún más notables por su desarreglo...

Tita dijo...

JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA JAAAAAAAAAAAAAAAAAA JAAAAAAAAAAAAAAAA

Tita dijo...

Con la emocion le di a enviar....mira, si me lo hubieran pedido a mi, habria salido primero un monton de mierda y papelotes que llevo en el bolso!!!

Cris Ham dijo...

Pues yo creo que en una entrevista tienes que ser tu mismo,del todo.Si no te cojen será porque hay algo mejor esperando,algo que está hecho para tí ,a tu medida.Si alguien te juzga por la pulsera que llevas, el monedero, o el reloj...¿ tú lo has hecho?..Dentro de unas formas correctas,creo que ese tipo de detalles no son tan importantes como para que te den o no un trabajo.

_Xisca_ dijo...

Para mí depende tanto del entrevistador que te toque y de la empresa -lo veo como una cuestión de suerte y/o contactos- que no me convence mucho lo de ir discreta, pese a que siempre lo he cumplido; me apunto lo del complemento mono.

Lo de que ahora pidan que no hayas estado en paro más de un año, es que es para matarles, me parece una vergüenza, no sé qué pretenderán con eso, nada bueno, imagino.

nieves dijo...

Vaya por Dios.......no calculaste lo del d.n.i y mucho menos lo del monedero no? Jjajajajj, genial.
Un saludo
Nieves

Camaleona dijo...

Si hubieses ido a la entrevista con ese reloj taaaan chulo te habrían cogido seguro.

Anónimo dijo...

Lorz. Yo también he hecho muchas entrevistas de selección. Ni te imaginas la de gente que entra a la entrevista de chandal, con una gorra de beisbol calada hasta las cejas o con el movil en la mano mirándolo de reojo mientras anotas sus respuestas...incluso alguno que otro( mas bien alguna que otra) se dedican a responder....increíble pero cierto.

Anselmo

Anónimo dijo...

Bueno, me refiero que soy yo quien hace las entrevistas como entrevistador


Anselmo

NIKITA dijo...

Yo cuando estaba buscando trabajo hacía casi exactamente lo mismo... Sobre todo lo del reloj y el modelito, en mi caso, blazer, jeans y camisa siempre, y casi sin complementos, nada recargada!
Ahora que a veces me toca estar al otro lado, aunque obviamente me fijo en el aspecto porque es la primera impresión que tienes de esa persona, suelo plantearle un problema práctico del puesto ofertado y dependiendo de como responde o como lo soluciona, me inclino por uno u otro candidato...

Medias dijo...

"Abstenerse candidatos que hayan estado en paro más de un año"

Y si no lo indican en la oferta, es casi lo primero que te preguntan. Eso y, en caso de ser mujer, si tienes pareja. Se ve que para tener hijos no hace falta estar casado ni nada de eso.

XEIA2410 dijo...

Ostras!!! A mí llevan preguntándome lo de: "tienes nooooviooooo", "estás casaaada" desde los ventipocos. Ya ves, sirve de poco esconder la alianza. Lo peor que me ha pasado (aparte de que una vez me preguntaron a quién votaba, pa alucinarrrr!!!) fué que una entrevistadorA me comentó que las mujeres SOIS embarazables (ella no, por supuesto...)
Todo y eso, eran otros tiempos. Ahora hace bastante que no hago (todo llegará otra vez, por desgracia, algún día, ya nadie se jubila donde entró aunque haga más de 10 años que está...la crisis...o los que hacen leña de ella...no sé..), pos eso, que por lo que veo ha empeorado el tema (si esto era posible)
El horror!!!!
Suerte en la próxima!!!! Tú puedes!!!!, con eso y con más.

Mae Wom dijo...

Jaja, la verdad es que el ritual de la entrevista (previo y durante) es digno de tesis de antropólogo.
Es como un ritual de apareamiento pero sin sexo al final. ;)

JuanRa Diablo dijo...

Mujer, es normal.
Esa nariz tan chillona de Hello Kitty...
Prueba a pintársela en tono neutro.

Pedro dijo...

IMPORTANTÍSIMO:
Mirar a los ojos al entrevistador. Tampoco se deben cruzar los brazos. Y sonreir, sonreir, sonreir...
Suerte.
¡MUAC!

Jill dijo...

Me proclamo fan de tu reloj. <3

Ya podrías escribir un post dando consejillos de qué hacer y qué no hacer en las entrevistas de trabajo... aún estoy virgen en eso (oh! ¡sigo virgen en algo!) y cuando haga la primera creo que moriré de los nervios. >_<

Polilla dijo...

Lorz, me encanta tu alianza de boda. ¿Es un claddagh como los de Irlanda? ¡Precioso!

Anónimo dijo...

Quizás no te llamaron para una tercera entrevista porque escribiste "toayita" en vez de "toallita"...