16 octubre 2011

Lentejas

Le dije a Hermano Pequeño que por su santo le iba a regalar un vale para ir a una clase de cocina pero no me ha dado tiempo a ir a comprarlo. Mejor que mejor: si lo piensas detenidamente, ¿no es mucho mejor que te enseñe a cocinar tu dulce hermanita?
Y vamos a empezar, por razones puramente sentimentales, con las lentejas.
Las he odiado toda la vida.
Mi madre hacía lentejas todos los lunes. Entiendo que planificar las comidas de toda la semana es un rollo, madre, pero ¿TODOS LOS P*T*S LUNES? Con el tiempo, las lentejas me acabaron sabiendo a lunes y, por si eso no fuera poco, me sentaban horrorosamente mal: era acabar de comerlas y me iba por la patilla. Hay gente que cuando tiene problemas para ir al baño come ciruelas o toma zumo de naranja en ayunas: a mí me basta con comer las lentejas de mi madre. Las conchas codan me hacen el mismo efecto. Todavía no he descubierto porqué: en cuanto lo descubra pienso patentarlo.
Años más tarde, cuando empecé a cocinar lentejas por mí misma, descubrí que el efecto patilla no lo provocaban las lentejas, sino el laurel que mi madre le echa en cantidades industriales.
¿Llevarán laurel las conchas codan?
Eliminado el efecto patilla, empecé a cocinar lentejas cualquier día, y dejaron de saberme a lunes. Ahora las lentejas me gustan mucho, lo bastante como para hacerlas incluso (madre, tápate los oidos) en domingo.

Vamos a ello.

Para dos personas necesitas:
- Medio vaso de lentejas.
- Un cuarto de cebolla.
- Un tomate.
- Medio pimiento.
- Un diente de ajo.
- Morcilla y chorizo.
- Patatas.
- Zanahorias.
- Aceite, sal, pimentón.

La ventaja de esta receta es que la mitad de los ingredientes los puedes conseguir gratis poniéndole ojitos a tu madre: el aceite de sus olivitos, el chorizo y la morcilla del pueblo, el pimentón de la Vera. Si le echas mucho morro también puedes coger de su nevera el resto de los ingredientes, pero intenta que no te pillen.

Lo primero de todo es llenar un vaso con lentejas hasta la mitad y después llenarlo de agua. Tu madre las pone en remojo el día de antes. O lo intenta. La mayor parte de las veces se le olvida: por eso algunas veces la has oído levantarse de de madrugada y correr a la cocina gritando “¡las lentejas! ¡que se me han olvidado las lentejas!”. Yo las pongo el mismo día, generalmente cuando voy a la cocina a desayunar, aunque después de un par de lapsus ya he descubierto que con una hora antes te sobra. Las lentejas absorben el agua y crecen hasta llenar todo el vaso.

Pelamos el diente de ajo y picar la cebolla, el tomate y el pimiento en trocitos pequeños.
Cuando picas cebolla, por lo general, los ojos te van a llorar. Hay un truco infalible para evitarlo: que lo haga otra persona mientras tú te vas a otra habitación a ver la tele.

Lorzconsejo: si te quedas en la misma habitación, el truco no funciona.

Cuando lo tengas picado, cubres el fondo de una olla con aceite y lo pones a calentar.

Lorzconsejo: en algunas recetas te dirán “fuego medio”, “fuego alto”. Como ya nos conocemos, lo vamos a hacer todo con el fuego al mínimo. Por si acaso. Estudia atentamente los dibujos de los botones de tu cocina antes de empezar.

Para saber si el aceite está caliente, lo más eficaz es meter un dedo.
¡ES BROMA! ¡ES BROMA!
Sabes que el aceite está caliente porque parece más líquido y transparente.
Y sin haberlo planeado, me ha salido un pareado.

Una vez que el aceite esté caliente echamos el diente de ajo, la cebolla, el tomate y el pimiento, tapamos la olla y dejamos que se haga bien, removiendo de vez en cuando. Ten en cuenta que para remover tendrás que levantar la tapa.

Lorzconsejo: no remuevas con el dedo. Especialmente si lo has usado antes para comprobar la temperatura del aceite.

Cuando la cebolla esté transparente y el pimiento tenga un color verde apagado el sofrito estará listo.

Es muy importante saber hacer bien esta parte porque la mayoría de los platos tradicionales que nos parecen tan complicados no son más que un sofrito al que se le han añadido más cosas. Por ejemplo, si a este sofrito le añades un bote de tomate triturado, pimienta, orégano y sal tienes salsa para macarrones como la que hace tu madre.

A continuación le echamos el chorizo y la morcilla. Si decides echarlos enteros, ten en cuenta que hay que pincharlos un poco para que no exploten. En mi caso la morcilla siempre explota. No sé porqué. Miles de científicos del mundo se han interesado por el tema sin encontrar respuesta. Supongo que hay cosas que el ser humano no está preparado para comprender.

Tapamos la olla y lo dejamos unos minutos para que suelten grasilla. Después añadimos un vaso de agua y la pastilla de avecrem. Hay muchos tipos de pastillas de avecrem: algunas ni siquiera son de la marca avecrem. Para las lentejas me gusta usar una de verduras o de carne. Nunca uses una de pescado.

Lorzconsejo: hay que quitarte el envoltorio a la pastilla de avecrem antes de echarla a la olla.

Pela la patata y córtala en dados. Ten en cuenta que si los dados son muy grandes tardarán mucho en cocerse y si son muy pequeños se desharán.

Pela o raspa la zanahoria, quita el ombliguito del principio y córtala en rodajas. A no ser, claro, que tu cobaya se haya comido la última zanahoria, en una muestra más de su total falta de respeto y consideración hacia los sentimientos de los demás.

Cuando el mejunje que tenemos al fuego haga blup-blup añadimos las patatas, la zanahoria y a nuestras amigas las lentejas.

Lorzconsejo: Sólo las lentejas. Retira el agua sobrante y el vaso antes.

Echamos un poco de sal y pimentón. Mejor poco que mucho, siempre podemos corregir después.
Tapamos la olla y la dejamos a fuego lento haciendo blup-blup. De vez en cuando removemos un poco, porque las c*br*n*s de las lentejas tienen tendencia a pegarse, y no entre sí, que sería lo más normal, sino al fondo de la olla.
Jijiji, rima con p*ll*.

El tiempo de cocción depende mucho de la cocina. Por lo general, no suelo necesitar más de media hora, pero antes tenía un fogón eléctrico y tenía que empezar tres días antes.
Deja que se vayan haciendo a fuego lento, removiendo de vez en cuando y añadiendo agua si ves que se empiezan a convertir en cemento marrón.
Sabrás cuando han terminado de hacerse porque tu cocina empezará a oler rico-rico y las lentejas estarán blanditas.

Lorzconsejo: para saber si las lentejas están blandas hay que probarlas. Y probarlas consiste en comer una cucharada de lentejas, NO en aplastarlas contra la encimera, aunque admito que así también es posible comprobar si están blandas.







Bueno, pues estas son las instrucciones, pero para cocinar realmente bien necesitas algo más, el Lorconsejo definitivo:
Nadie nace sabiendo, nadie aprende sin ayuda y para hacer algo bien hay que hacerlo mal muchas veces.
Miramos a nuestras madres y pensamos que no merece la pena aprender a cocinar porque nunca lo haremos tan bien como ellas... porque no estábamos presentes mientras aprendían, y no vimos todas las veces que tuvieron que tuvieron que repetir las croquetas hasta que les salieron tan bien como cuando vas a casa los domingos.
Y si nuestras madres pudieron, ¿por qué no lo vamos a poder hacer nosotros?
Todo es cuestión de intentarlo.
Ensayo y error, nene.
Y sí, cada vez que te equivoques y le prendas fuego a las cortinas de la cocina toda tu familia se va a reir de ti (yo la primera, MUA-JA-JA).
Piensa que el único que rompe los platos es el que los friega, es decir, que si te has equivocado, es porque lo has intentado, y de eso va la vida, ¿no? de intentar mejorar un poco casa día.



Ups, me he vuelto a pasar de seria... ¡rápido, que alguien cuente un chiste de pollos!


Pd: hoy es el cumpleaños de mi mamá.


Editado 16/10/2011 10:25
Aunque parezca mentira, me pongo colorada cuando me miras.
No, no era eso.
Aunque parezca mentira, hay gente que no sabe lo que es una
concha codan.
Las conchas codan son dos bizcochos planos y redondos unidos por una capa de chocolate. Es como si alguien hubiera visto las
galletas príncipe y hubiera dicho "dos galletas con chocolate enmedio, que buena idea, pero yo lo voy a hacer con tortas que lo de las galletitas es como para nenazas".
Las conchas codan son un clásico de la infancia, como los
phoskitos o el bollycao pero con menos glamour porque no traen pegatinas.
Digamos que el bollycao era lo que te podías comprar cuando elegías tú, y la concha codan es lo que te compraba tu abuela. Están igual de ricas, pero te estropean la imagen en el recreo.

26 comentarios:

Yo soy Joss dijo...

Muy bueno! Yo creía que me iba a aburrir leyendo la receta, pero e que es imposible aburrirse leyendo tu blog. Oye, pues pregúntale a ephedro cómo hace sus lentejas, que te va a contar un par de cosas que tú pensarás: ¡eso es una aberración y un sacrilegio antinatura y anti-receta de mamá! pero el caso es que le salen buenas.

JuanRa Diablo dijo...

Yo creo que las lentejas han provocado siempre un efecto amor-odion en la historia de la Humanidad. Yo también las detestaba y ahora me encantan (las de mi madre, claro)

Oye, patenta lo del laurel. Yo le pongo el nombre y vamos a medias, ok?
Laurecitil 500

pseudosocióloga dijo...

¿Que son las conchas codan?

Anónimo dijo...

Muchas felicidades a una madre. Y a ti por el fantástico blog.
Char.

Yamane dijo...

¿¿Cómo que no sabéis que son las conchas Codan?? No habéis tenido infancia... mi novio podría sobrevivir a base de ellas. Llevamos unos días sin encontrarlas y casi estamos de crisis xD

Voy a tener que hacer más uso del laurel, a ver si... quiero decir... que me encanta xD

Necio Hutopo dijo...

Herm... mmm... feliz cumpleaños a lorzamadre?... Creo... o llegué tarde?

Ana María dijo...

Lorz, yo aprendí a hacer lentejas gracias a Youtube. A mi mamá le dan una alergia de alucinar, y no las hace, pero a mí me gustan, así que un día me dije: "vamos, si hay tutoriales de cómo pintarse el ojo si eres miope, debe haberlos de cómo cocinar lentejas".

Y ahí fue donde nació mi amor por Youtube y mis escarceos con la cocina :D

Y un besazo para tu mami :D

Marina dijo...

Si además de lo que pones en las lentejas, les añades un chorrito de vinagre, como una cucharada sopera realza el sabor y están aún más ricas. Pruébalo.

Kurai dijo...

Es la primera vez que consigo leer una receta del tirón, y encima de lentejas!!

Estoy emocionada ='D. Gracias!

exseminarista ye-ye dijo...

¡Me la guardo! Muchas gracias, oiga. ¿Realmente no cocina nada, pero nada?

Venga, salud y saludos.

Akede dijo...

Me has dado un buen motivo para intentar hacer lentejas, el segundo único plato al que le tengo miedo, y el primero el Cocido montañés que es como hacer un caldero de brujas por to lo que lleva y lo inexacto de las recetas familiares xD

Jopetas, mi madre nunca me compró un bollicao, y menos una superconcha de esas...ainss.

Mel García dijo...

Clasicazo de lentejas. Hace un huevete que no las hago y me has redespertado las ganas, aunque yo uso una sutil variente.

MelConsejo: en vez de la morcilla de cebolla, usar morcilla de arroz. Yo, megafan morcillés, en vez de echarla entera la echo en rodajas, y ella misma con el chupchup se distribuye por todas las lentejas dandole un gustazo que no veas.

Eso, claro, si a la gente para las que las haces les gusta la morcilla. Si no... se jodan, que no les gusta la morcilla. Eso no es de gente de bien.

(Pido disculpas a todas las personas que no les gusta la morcilla y se sientan ofendidas. El chiste de arriba solo intentaba darle un toque humoristico al asunto.)

(Pido disculpas a la gente que se sienta ofendida por las personas que se disculpan constantemente en internet para no ofender sensibilidades. Sé perfectamente que la red está llena de gente que se queja por todo y no debería intentar educárseles para que no sean tan milindris.)

(Pido disculpas a la gente que se sienta ofendida por los comentadores de blogs que copian sus chistes de películas de los Monty Python. Pero, de verdad, no sé como podéis navegar por internet. Estamos en todas partes, y nadie espera a la Inquisición Española)

Javier dijo...

Cuando yo me paso de morcilla digo que son lentejas a la burgalesa y quedás como un burgués, digo marqués, digo burgalés.

Medias dijo...

Emmmm, las lentejas son la única legumbre que no hace falta poner en remojo antes de cocerlas, sólo con un meneo bajo el grifo y ¡jay!. Necesita más caldo para cocinar y algo más de tiempo, pero quedan igual de buenas. Palabrita de cocinera.
Eso si, en casa hacemos otra receta que implica rehogar el chorizo con el pimentón y suprimir la morcilla (que esa se come con patatas) y lo del chuchú (avecrem) es sacrilegio culinario XD

Lili dijo...

¿Cómo es posible que me haya partido de risa con la receta de las lentejas? Eres la repera, Lorzagirl!
Un beso!

Anónimo dijo...

Un consejo, el pimentón nunca se echa en crudo, ha de darse un meneo en el último momento con el sofrito, para que se fría algo, sin quemarse... Igual que cuando se echa harina para espesar una salsa, por dios, hay que darla una pasada en la sartén si no es un engrudo crudo... que hay gente que va y lo echa así, claro no va a espesar...

futura colega dijo...

Pues yo no hago sofrito, lo pongo todo junto en la olla rápida, se hace en diez minutos y mi marido y mis hijos dicen que son mejores que las de la abuela...

lorzagirl dijo...

Joss, ¿creías que te ibas a aburrir? ¡me ofende usted!

JuanRa, a medias nada, que ha sido 100% idea mía, jo.

Pseudosocióloga, he editado el blog en tu honor para explicarte lo que son unas conchas codan. Aprovecho para informarte que no has tenido infancia digna de tal nombre XD.

Yamana, lo que yo decía.

Hutopo, gracias de su parte. Nunca es tarde si la dicha es buena.

Ana María, youtube es genial. Para mi primera boda me pinté con un tutorial de esos y me fue superbien.

Marina, no sé, no le tengo mucho aprecio al vinagre.

Kurai, de nada.

Exseminarista, Hermano Pequeño no es capaz ni de hacer pasta. Sólo la pasta, de la salsa es mejor no hablar.

Akede, ¡tu madre nunca te compró un bollycao! ¡denuncia a los servicios sociales YA!

Mel, eso no es un comment, es un post en toda regla. Me he reído una barbaridad!

Javier, claro, y si se queman dices que es morcilla tipo Pompeya y quedas también estupendamente.

Medias, ¿no hace falta ponerlas en remojo? mi madre me ha tenido engañada toda la vida, como cuando me dijo que las aspitinas sólo las fabricaban efervescentes. La primera vez que me compré a mí misma unas aspirinas y me dijeron que no, que también había de chupar, me puse a llorar en la farmacia, con eso te lo digo todo.

Lili, tú verás de que te ríes, mujer, a mí no me eches la culpa.

Anónimo, eso que dices me parece demasiado complicado, pero lo voy a intentar en tu honor.

Futura colega, tendré que buscarme una olla rápida de esas...

Mae Wom dijo...

Hmmm...Las lentejas, esas eternas repudiadas en la infancia y tan queridas (y socorridas) en la edad adulta...

Yo las hago sin morcilla, sin chorizo y sin patata y están ricas ricas. Si, ya sé que puede parecer que están insípidas...pero no. El secreto está en el sofrito, como bien dices, en rehogar toda la verdura junto al "mejunje" y en rehogar también al final, un buen rato, las lentejas (escurridas) antes de echarles el agua.

Oye, te ha quedado una lorzareceta de lo más útil pero claro, con la ayuda de Arale Chan torneando las zanahorias, así cualquiera! ;)

Medias dijo...

Las madres... Empiezan con los Reyes Magos y ya no saben cuándo parar.

En cuanto a las lentejas, muy importante añadirles más agua y cocerlas más tiempo. En olla a presión vienen siendo 25-30 minutos bien cubiertas.

Anónimo dijo...

yo tambien odio las lentejas...y las alcachofas. Sabes que a esas conchas las llamamos en casa Dorayakis ya que se parecen a los postres que toma Doraemon?
Un saludo Lorz

Anselmo

Anónimo dijo...

O tienes un alma gemela o te han plagiado:

http://hematocritico.tumblr.com/

pseudosocióloga dijo...

Gracias por la aclaración, en mi pueblo no hay conchas de esas, lo hubiera sabido.

Hans dijo...

Yo tampoco sabía qué son las conchas codán. Y en mi casa las lentejas se hacen sin chacinas. Están muy ricas también.

athe dijo...

jo, ahora me han dado ganas de lentejas.... vamos a probar tu recetita.... como estén más ricas que las de mi madre.... mejor no se lo digo, que le doy un disgusto!!

Jaume dijo...

Muchas gracias por la receta. Las lentejas me quedaron muy ricas!