13 marzo 2008

Mi abuela recoge cartones

Hace unos años mis abuelos decidieron vender la casa en la playa y comprar una casita rural en Villamatojo del Pardillo, y no les guardo ningún rencor por ello.
Y una mierda.
La casita es una monada, con las vigas de madera vista y el suelo de barro y demás, y mis abuelos dedicaron a reformarla con todo su amor hasta dejarla que daba gusto verla.
Una de las ideas de mi abuela fue pintar las habitaciones más oscuras con colores intensos. Si no recuerdo mal hay una granate, una verde y otra turquesa.
Al terminar, mi abuela se quedó con varios botes de pintura de colores a medias. Guardarlo era una tontería, porque no las iba a volver a usar, y tirarlas le daba pena, así que se le ocurrió usarlas para hacer unos dibujitos en la pared del hueco de la escalera (yo los llamo "pinturas rupestres", el día que me pille me va a dar collejas hasta en el adn).
De pronto se dio cuenta de que pintar le gustaba mucho, y que se le daba bastante bien, así que se entusiasmó y siguió pintando en las paredes, y luego empezó a pintar en cartones que tenía por casa...
No voy a negar que la familia vio la posibilidad de que nos hiciera ricos a todos y la animó todo lo que pudo. Le compramos libros, acuarelas, pinceles e incluso lienzos, y colgamos sus cuadros en lugares de honor en casa.
Yo tengo este encima de la tele:


No falla: torcido.

El problema es que como todos los genios la abuela tiene algunas excentricidades.
Bueno, se podría llenar un libro con ellas.
Centrándonos en la pintura, el problema es que como aprendió a pintar sobre cartones los lienzos de verdad no le gustan.
Esta manía tiene dos terribles consecuencias: la primera es que nuestras obras de arte están pintadas en el reverso de fascículos, cajas de zapatos y anuncios, así que me temo que nunca nos haremos ricos con ellas.
La segunda consecuencia es que la abuela va por la calle recogiendo cartones, que sólo le falta el brick de don simón... Yo no sé lo que pensarán las vecinas cuando la vean, pero espero que a ninguna se le ocurra llamar a los servicios sociales para que la ingresen en centro de acogida.
Lo peor de todo es que nos ha pegado la manía, y ahora toda la familia va por el mundo recogiendo cartones para la abuela.
Por lo menos en el centro de acogida estaremos juntitos.
El domingo pasado salimos todos juntos a comer fuera y mi madre llegó cargada de bolsas.
-He traído regalos -anunció-. Para Hermano Mediano, por su cumpleaños.-Bieeeeeeeeen.-Este es para Lorz.
-Bieeeeeeeen.
-Y esto son cartones para la abuela.
Otro restaurante al que no podemos volver.

20 comentarios:

Hal Jordan dijo...

Prime!

Me gustaría saber qué pensaría el camarero al oír esa frase.

Pero vamos, si tu abuela es feliz...peor sería que hubiera aprendido a pintar sobre, no sé, ¿retretes?

Scarlett Witch dijo...

Y yo que me paso el dia doblando cartones para reciclarlos despues.
Pero a puñaos.

Ains, cuanta posibilidad de obras maestras desperdiciadas.

Luis dijo...

Pues yo creo que lo suyo es que negociéis con Don Simón para que os haga precio por volumen... de perdidos, al río!

Tamaruca dijo...

:DDD

Qué ternura de post, me ha encantado. A la mía le encantaba el pan duro, de un par de días anteriores. También era un problema en los restaurantes, créeme.

¡Besines!

Veva dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Veva dijo...

Ay, que me meo y se me revienta el grano purulento!

Ruth dijo...

Qué caña de abuela tienes, disfrútala. Por cierto, no pinta nada mal la señora, oyes.

Anónimo dijo...

Me encanta un cuadro, dile que yo le mando los cartones que quiera si me pinta uno

El Samurái Entiende dijo...

Tengo un primo cachondo que siempre se pinta con boli unos ojos en el dorsal de la mano, donde nace el índice. Y va haciendo la clásica boca gilipollas con el pulgar mientras te acerca la mano/cara y simula con chisposo gracejo como que te muerde.

Joder, tú no sabes lo que es el puto dolor.

Sheena dijo...

No tireis la toalla!. Sorolla pintaba sobre cartones para "divertirse" y "soltar la mano" y mira, sus cuadros se venden como rosquillas a precio de oro y tiene hasta Museo Nacional en su honor.
"Museo Nacional Abuela de Lorzagirl" ¿tiene gancho o qué? :-D

besukis!!

Necio Hutopo dijo...

"Y estos cartones para la abuela"...

Pues si yo fuera el mesero pensaría...

"Que buena gente que se preocupa por que la ancianita no pase frío en el parque"

Anónimo dijo...

Oyendo a Gemma Nierga en la cadena Ser he descubierto el blog de cocina para impostores y por el link que falsarius tiene puesto, he descubierto el tuyo. Voy de sorpresa, en sorpresa e inmejorables las dos. Tienes un sentido del humor fantástico, mi enhorabuena.

Saharawy dijo...

A mí me gusta mucho más como queda la pintura en cartón que en un lienzo. Además la manera de deslizarse el pincel... ahhh es una gozada. Y la textura propia que se le queda...uff

Tu abuela en realidad lo que le pasa es que tiene un gusto exquisito con el material sobre el que pintar :)

Gloria dijo...

XD XD XD

Como diría Clint Eastwood en plan Jarry el Guarro:

"You made my day!"

Como es la vida de família, pero cómo nos aburriríamos sin ellos, eh?

Guru dijo...

Hola Lorz,
El pasado fin de semana me leí de golpe todas las entradas de tu blog. Por eso ya he pillado confianza. No dejes de escribir. ¡El mundo quiere saber! (al menos, yo)
Besos desde el sur (abajo, a la izquierda, frente a las costas africanas)

Blanco Humano dijo...

¿Una casa con vigas de madera y suelo de barro no es un establo? Mucho mejor la casa de la playa, dónde va a parar.

Y sobre el cuadro, bueno, el marco es bonito.


No, era broma. Tampoco me gusta el marco. Pero seguro que tu abuela es un encanto.

El Zorrocloco dijo...

Iba a decir lo mismo que Necio Hutopo xDDD

Eh, pos a mi ma gustao el cuadro. Tiene un aire así a... a lo raro, que pega bastante con la imagen que tiene uno de la familia.

Pero de buen rollo, eh? xD

Blanco Humano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Angie dijo...

Desde luego, que la abuela pinte cartones no es lo más bizarro que le puede pasar a una familia...si yo os contara je, je, je...
Pero desde luego con la gracia con la que esta mujer cuenta las cosas es una anécdota bien buena.
Sigue así Lorz.

Profesor Negativo Junior dijo...

El cuadro está de lujo, ahora ya estais buscando unmarco como Dios manda HOMBREYA.