15 septiembre 2005

Pikmin's progress

Como la ignorancia es indefensión, ahí va la advertencia.
El Pikmin es un juego de la gamecube de estrategia para niños. El capitán Olimar, muy probablemente bajo los efectos del alcohol, estrella su nave contra un planeta hostil, de tal manera que él sale ileso pero la nave está para que la recoja la grua y hagan con ella un cubo (tiene diez minutos para recoger su cubo, que diría Homer).
El pobre Olimar, al que se le ha pasado el pedo de la impresión, tiene que buscar las piezas de la nave para poder volver a su casa con su pequeña familia de horteras, pero esto es como un avión de transoceanic, y hay piezas por toda la dichosa isla. Se supone que hay que recojerlas todas, treinta piezas en treinta días, pero luego descubres que algunas son un poco prescindibles, como el flotador, el aparato de masajes, la máquina de rayos V, la maqueta del Halcón Milenario y vete tú a saber qué chorradas más, que parece que más que en una nave el tío se ha estrellado en un todo a cien.
Por suerte, o eso parece al principio, Olimar no está solo; cuenta con la ayuda de una especie de rabanitos de colores con una flor incrustada en el cráneo, que obedecen todas las órdenes de Olimar, al parecer porque Olimar les proporciona algún tipo de sustancia adictiva.
Los rabanitos son los pikmins, y tienen una curiosa tendencia hacia el suicidio en masa, que suele dejar a Olimar (o sea, al pobre infeliz que tuvo la desdichada idea de jugar un rato a la gamecube con la remota esperanza de disfrutar un rato) en bragas delante del SUPERMEGAENEMIGO de turno. Otras de sus costumbres son mostrar un repentino interés por un trozo de pared cuando hay que atacar, dirigirse en línea recta a todas partes sin importar si hay agua, fuego o Capitán Planeta de por medio, y perseguir justo al único bicho que no tiene ningún interés para la misión.
El capitán Olimar descubre muy pronto que ser un tirano asesino de masas es muy duro, porque las masas, cuando quieren, tocan los güevos a base de bien.
Sin embargo, al final, les coges cariño. Es enternecedora la forma en la que gritan los pikmins cuando sus diminutos miembrecitos son arrancados uno a uno por las mariquitas gigantes, o cuando se les prende fuego la cabecita y enloquecen de dolor, o cuando se ahogan entre alaridos de agonía. Son taaaaaaaaan monos.
Así que, si quieres saber lo que sintió Napoleón en Waterloo, Hitler en Berlín, y Voldemort en el cottage de Godric's Hollow (justo antes de decir eso de "es como quitarle el caramelo a un niño"), adelante, juega al Pikmin.
Pero que nadie diga que no lo advertí.





Mierda, estoy enganchada. Me voy a cargarme a mis pikmins en alguna misión suicida.

10 comentarios:

lorzagirl dijo...

Ya tengo la primera queja...
Está bien, no está confirmado que la casa de los Potter en Godric's Hollow fuera un cottage, puede que fuera un chalet adosado, pareado o exento. Lo descubriremos de aquí a dos años, veinte para los que tengan que esperar a la edición de Salamandra. Pero me apuesto cien pikmins amarillos a que era un cottage.

lorzagirl dijo...

JA JA JA, esta vez me he adelantado, malvado Nastyman.

lorzagirl dijo...

Mierda, sabía que se me olvidaba algo (dichoso Hermano Pequeño). "Pilgrim's Progress" es un libro de John Bunyan, o algo así. Creo que me he comido alguna letra...
Ah, y el avión de transoceanic... bueno, el primero que lo adivine se lleva una piruleta.



Gastos de envíos no incluídos.
Promoción no acumulable.
Hasta límite de existencias.

NastyMan dijo...

No se a que puede pertenecer la linea aérea Transocenanic, pero en Perdidos aparece una que se llama oceanic
www.oceanic-air.com/

lorzagirl dijo...

Maldito repipi de las narices... Está bien, te debo una piruleta.

Anónimo dijo...

Que digo yo... La de Perdidos era Oceanic, la de Náufrago era FedEx, quien te dice a ti, nastyman, que el capitán Olimar no viaja(ba) en una nave de Transoceanic, ¿eh? que siempre tiene que haber un listo, coñ...

lorzagirl dijo...

Gracias, usuario anónimo. Si supiera quien eres te daría una piruleta.

Nastyman dijo...

Da la cara usuarío ANÓnimo, sabes que ya tengo mi piruleta y te mueres de envidia.

Anónimo dijo...

por lo que yo sé, NASTYman, tu piruleta la tiene tu alter ego y va por ahí diciéndo que tú jamás la tendrás, y que ja ja ja, y no sé yo qué barbaridades acerca de tu p...

lapatachunga dijo...

Gracias por aclarar lo de los pikmins. Un misterio menos y sin usar google.