09 noviembre 2015

El colecho fijo discontinuo itinerante en diferido

Mucha gente me pregunta si Bebé-kun es bueno y nos deja dormir por las noches.
Voy a intentar responder lo más sencillamente que pueda a esa pregunta.

La noche empieza con todos en sus posiciones de salida:
ZaraJota y yo dormimos juntos en una cama de matrimonio, a nuestro lado duerme Bebé-kun en un moisés, y Nena-chan duerme en su dormitorio, en una cama gigante.

0:00
Bebé-kun es pequeño y todavía come cada tres horas, aunque por la noche aguanta más: normalmente pide teta sobre las doce de la noche, y luego aguanta hasta las cinco.
Creo.
Y digo creo porque cuando llega la toma de las doce me levanto, cojo en brazos al niño, me meto en la cama, me saco una teta y le digo:
-Tú ve comiendo, que mamá va a cerrar los ojos un segundito -y ya no los vuelvo a abrir.

2:00
Más o menos.
Porque resulta que Nena-chan es sonámbula: prácticamente desde que nació, canturreaba dormida, y  a medida que ha ido adquiriendo destrezas ha ido aumentando sus habilidades nocturnas. Ha hecho de todo, desde hablar hasta pasearse por la casa, intentar saltar por encima de los barrotes de la cuna, golpearse la cabeza contra el cabecero pensando que se sale por ahí...
El pediatra nos dijo que era habitual en los niños alrededor de un año, y que luego se le pasaría. Menos mal que el buen hombre se hizo pediatra, porque como adivino habría sido una mierda. Hasta que Nena-chan cumplió dos años, la única forma de garantizar su seguridad por las noches era que durmiera en nuestra cama, con ZaraJota a un lado cogiéndole del brazo toda la noche, y yo al otro con mi mano en su tripa para despertarme si se movía. Aún así, se nos cayó de la cama dos veces.
Con el tiempo, los episodios noctámbulos se han reducido (que no desaparecido) y ha empezado con los terrores nocturnos, que son como pesadillas a lo bestia. El espectáculo suele empezar cada noche sobre las dos de la mañana.
ZaraJota se levanta con un ojo pegao y se va a la cama de Nena-chan a abrazarla hasta que se calma.

3:00
ZaraJota vuelve a nuestra cama y se queda dormido de inmediato. Nena-chan, absolutamente dormida, nota que está sola y se viene también. Ya somos cuatro en una cama de uno cincuenta, y me gustaría decir que el espacio se reparte a partes iguales, pero lo cierto es que Nena-chan utiliza patadas voladoras sonámbulas para hacerse con aproximadamente la mitad de la cama, mientras Bebé-kun se asegura su espacio vital gruñendo como un animalito cada vez que alguien se le acerca.
Para que luego digan que el colecho es peligroso.
Cuando me harto de hacer equilibrios aferrada al travesaño de la cama mientras recibo patadas y gruñidos, cojo al niño en brazos y me voy a dormir a la cama de Nena-chan.

4:00
Abro un ojo y en la penumbra veo a un tío parado en mitad de la habitación.
-¡¡¡AAAAARRRRG!!!
-Soy yo, soy yo -dice ZaraJota-, Nena-chan se ha dormido y vengo a traerla a su cama.
-¿Y por qué no la dejas en la nuestra?
-Me está crujiendo a patadas... pensaba irme al sofá pero no encuentro la manta. Haz sitio.
Cojo a Bebé-kun en brazos, lo llevo a su moisés y me acuesto en mi cama. ZaraJota suelta a Nena-chan en su camita y se vuelve a la nuestra.
Hemos vuelto a la posición de salida.

5:00
Bebé-kun se despierta porque le toca comer. Lo vuelvo a meter en mi cama y no me desabrocho el camisón porque cuando voy a hacerlo me doy cuenta de que ya está abierto y que llevo toda la noche con una teta fuera.
Luego que si me resfrío.
-Tú ve comiendo -le digo a Bebé-kun-, que mamá va a cerrar los ojos un segundito.

6:00
Suena el despertador de ZaraJota

6:05
Suena el despertador de ZaraJota

6:10
Suena el despertador de ZaraJota

6:15
Suena el despertador de ZaraJota

6:20
Suena el despertador de ZaraJota

6:25
Suena el despertador de ZaraJota

6:30
ZaraJota corre por la casa agitando los bracitos mientras se viste.

6:45
ZaraJota se va.
Por mucho cuidado que ponga cerrando la puerta, Nena-chan siempre la oye. Lo siguiente que sé es que está otra vez en mi cama.
-Quero con mamá.
-Vale, un ratito solo.

7:00
Suena mi despertador.

Esto sucede con ligeras variantes casi todas las noches, y a veces se adereza con enfermedades, potas, "accidentes" de pipí, caídas de la cama...
Por eso cuando la gente me pregunta si dormimos, contesto que no.
Porque mi familia no duerme: mi familia se baraja.






Pd: Bebé-kun también es sonámbulo. Creo que estamos muuuuuuuy jodidos.


18 comentarios:

pseudosocióloga dijo...

Joéeeee.....

Anónimo dijo...

Jajaja noches locas!!! Y luego te dicen q cuando tienes familia se acaba la marcha nocturna...

Necio Hutopo dijo...

El sonambulismo infantil de mi hermana Tere le duró hasta los 09 años. El de mi hermana Nora hasta los 12.
Mis sinceras solidaridades.

Fantasma de la Opera dijo...

El sonambulismo infantil es bastante fastidioso también para quien lo tiene: si se despierta en medio de la noche y se está completamente a oscuras, no veáis el susto que sufre. Y si aún así consigue controlar lo suficiente (una especie de duerme-vela) e intenta volver a la cama por sí solo, se encuentra con el obstáculo de no saber dónde se encuentra, las manos extendidas para no tropezar e intentar tocar algo que reconocer y orientarse. Lo malo de esta situación es que el "mapa" de vuelta no es nada fiable, y acaba sentado en un sillón o una silla llorando a moco tendido.

Por eso es conveniente poner una lucecita nocturna en un enchufe bien a la vista, sin obstáculos, del dormitorio que a la postre actúa como baliza luminosa.

Lo sé porque yo lo viví cuando era niño. Y no tenía señal alguna para volver.

Es fastidioso, sí, pero tiene su lado bueno, como casi todo en biología: adquirí un sentido de la orientación envidiable.

guille dijo...

Con noches así ¿quién no quiere un par de críos?

Lo de "tu vete comiendo que mama cierra los ojos un segundo" absolutamente genial.
...solo un problema, Bebe-kun se acostumbra al auto-servicio y esta no se a que vicios le llevará.

Genín dijo...

Genial...
Todo muy normalito ¿No?
Tendrás que hacer un doctorado en sonambulismo infantil, a lo mejor logras poner a los dos peques, cuando crezcan un poquito, a jugar juntos a dormirse por la noche y todos tan felices y a jugar al parchís los adultos...jajaja
Besos y salud

Marta M. dijo...

Hola. ya leo que las noches son agotadoras... paciencia. Seguimos en contacto

maria dijo...

Jajajaja, bienvenida a mi mundo ;-)

Holden dijo...

Ufffffffff... yo de pequeño también era sonámbulo y lo acompañaba con hiperkinesia. Rezad para que no me imite ninguno de los dos peques en lo segundo: sólo os diré que hay vídeos míos dando enormes botes tumbado en la cama DORMIDO.

Bettie Jander dijo...

"Mi familia no duerme, se baraja"

Eres genial xDDDDD

Tita dijo...

No te lo vas a creer, Zarajota y yo, ¡tenemos el mismo despertador!

lorzagirl dijo...

Pseudosocióloga, no, para eso no tenemos tiempo.

Anónimo, somos la guardia de la noche, la auténtica.

Necio Hutopo, el de mi madre y Hermano Pequeño todavía sigue (T_T)

Fantasma de la Ópera, siempre dejamos las persianas levantadas precisamente por eso, pero aún así si ella se empeña en que hay una puerta en mitad de la pared... en fin.

Gille, jajaja, no sé, igual de mayor piensa que haciendo pucheritos le van a poner una teta en la boca.

Marta, y luego llega el día, que es peor : )

María, fundemos un club.

Holden, eres la niña del exorcista Y LO SABES.

Bettie, la realidad me ayuda mucho.

Tita, por lo visto es uno de los modelos más vendidos del mundo : )

guille dijo...

Quiero hacer constar que llevo décadas poniendo pucheritos y nada.
Le deseo mejor suerte a Bebé-kun (por si acaso que aproveche ahora).

Sdk0 dijo...

Pues a Maromo le funciona, cada vez que me pone pucheritos yo no puedo resistirme y le pongo la teta en la boca..... a lo mejor es un superpoder, tú por si acaso no desistas, guille xDD
Yo creo que os va a salir rentable invertir en una cama de 2x2 metros.... eso o una habitacion acolchada tipo manicomio en que barajaros comodamente, donde además bebechan pueda darse de cabezazos tranquila. ¡Todo ventajas! :D

fabio dijo...

Erik se me presento en la habitación a oscuras a las tres de la mañana cual ninja, se puso a mi lado de la cama, pegó la cara a mí y. a voz en grito me suelta "papaá teliiiií...a yuná"
Casi me mata de un infarto.
PD-era la noche del sábado al domingo, así que imaginad la gracia del tema, además del susto

exseminarista ye-ye dijo...

Como siempre me he reído muy mucho leyéndote. Y como casi siempre reafirmas más la convicción de que con la gata tenemos suficiente familia en esta casa.

Salud y saludos.

Alfonso de Lozar dijo...

Soy Lorzagirl, reina de la baraja,
Ya nunca duermo, siempre estoy despierta
Mis descendientes ocuparon mi casa
Lo subo al blog, para que lo leas

Alba dijo...

Nuestra solución fue poner la cama de la nena pegada a la nuestra. Cuando invadía nuestro espacio, pasaba por encima de ella y me metía en su cama.

Ahora que tb tenemos un bebé, yo duermo con las dos. Las fórmula es: cama de matrimonio + cuna pegada sin la barrera. Niña+mama+bebe en la cuna (a veces) El papi desterrado!