06 julio 2015

De baja un batán tan tan I

Cualquier médico del mundo te dirá que estar embarazada no es estar enferma, y te lo dirá así, como si se lo creyera y todo.
Yo estaba más o menos de acuerdo porque el embarazo de #bebechan, potas y caídas por las escaleras aparte, fue bastante bueno.
Este lo llevo un poco peor. Desde que me quedé embarazada he tenido:
- Gripe. Técnicamente no tenía nada que ver con estar embarazada, pero al estarlo no podía tomar nada y la pasé a pelo.
-Vértigos. Incomprensiblemente, me dan cuando estoy sentada. La parte positiva es que así no me puedo caer.
-Mareos y bajadas de tensión/azúcar.
-Náuseas y vómitos.
-Dolor de boca generalizado, no tengo ni idea de por qué, seguro que el imbécil de Darwin tiene alguna explicación.
-Dolor de espalda mortal.
-Ardor de estómago. En mi pueblo dicen que si tienes ardor de estómago durante el embarazo es porque el bebé va a tener pelito. Al ritmo que vamos, Bebé-kun se va a acabar pareciendo al Primo Eso.
-Infección de orina.
-Pequeñas hemorragias. Es como estar con la regla, solo que no sientes el alivio de pensar eh, mira, al menos no estoy embarazada. Básicamente, porque lo estás.
-Hongos en cierto sitio que mejor no voy a mencionar.
-Ciática. A veces tan fuerte que se me atascaba la pierna derecha, y cuando intentaba correr detrás de bebechan sólo movía la izquierda y lo único que conseguía era dar vueltas sobre mí misma y levantar polvito.
-Calambres en las piernas. Sirven para que te acuerdes de que las tienes, ya que la tripa no te deja verlas.
-Pies y tobillos hinchados. Porque de algo tienen que vivir los fabricantes de sandalias ortopédicas, digo yo.
Con todo, yo he seguido yendo a trabajar.
Que no se diga.
Que mi trabajo consista básicamente en leer sentada debajo de un chorro de aire acondicionado no ha tenido nada que ver con la decisión.
No.
Que va.
Que tenga demasiado orgullo como para admitir que no puedo más tampoco ha influido para nada.
Ni que piense que coger la baja es rendirse y darle la razón al patriarcado falocéntrico imperante que no contrata mujeres porque piensa que se van a preñar a la primera de cambio y van a faltar.
En realidad, el factor determinante ha sido que cuando iba a las revisiones y el médico me preguntaba:
-Hola, Lorz, ¿cómo estás?
Yo contestaba invariablemente:
-Muy bien, gracias, ¿y usted?
En cuanto salía de la consulta, ZaraJota me echaba la bronca.
-¿Pero por qué le has dicho que estás bien?
-¡Pensaba que era una pregunta de cortesía! ¡Como jauduyudú!
-¡Es un médico! ¡Si te pregunta cómo estás quiere saberlo de verdad!
-¡Me he dado cuenta después! ¡Y ya le había dicho que bien, y no podía decirle que no!
Que se va a pensar que estoy loca, jo.
El caso es que el último mes todo ha ido un poco como a peor. Por eso cuando entré a consulta y el médico me preguntó:
-Hola, Lorz, ¿cómo estás?
Y yo contesté:
-Muy bien, gracias, ¿y usted?
ZaraJota me arreó una patada por debajo de la mesa que me dejó la espinilla tonta.
-Ay... bueno, en realidad no tan bien. He tenido algunas contraccioncitas.
-¿Muy a menudo?
-No, no... Solo cuando camino. O subo escaleras. Bueno, en realidad también a veces cuando estoy sentada o tumbada. Pero poca cosa.
-Ya veo... ¿Algo más?
-Pues... ahora que lo pregunta, a veces me mareo.
-¿A veces?
-Muy pocas veces. Solo todos los días, en el metro.
-¿Vas a trabajar EN METRO?
-Sí, pero los mareos no son culpa del metro, ¿eh? También me pasa cuando estoy mucho rato parada de pie.
-¿Cuánto rato?
-No sé, ¿cuánto tarda un semáforo en cambiar de color?
-Lorz, creo que deberías cogerte la baja.
-¡Pero yo no quiero!
-Yo no te puedo obligar. Lo único que puedo hacer es darte un informe para tu médico de cabecera, y tú decides si se lo llevas o no.
-Vale.
Jijijiji. Pringao.
-Pero quiero que sepas que lo que estás haciendo es irresponsable, peligroso, y estúpido.
 Qué fuerte: apenas me conoce y ya es capaz de describirme en tres palabras.

Continuará...





23 comentarios:

PGS dijo...

Muy fan del Primo Eso

Coccinellidae. dijo...

Mencanta cómo te lo tomas XD

Estrella dijo...

Y todo esto sin perder el humor, oiga.
¡Ánimo!

PD: Seguramente no, me estoy metiendo donde no me llaman, y no tengo datos la verdad, pero es posible que en lugar de ciática sea dolor de faja pélvica -> Dear Sciatica, I’m sorry

Genín dijo...

Pobrecita...
¡Pilla la baja, mujer!
Besos y salud

angua dijo...

Como sufridora de acidez desde el día uno del embarazo, toma Alquén. Mano de santo. Besitos.

Olga dijo...

+1 a lo del Alquen. Solo te digo que yo tuve ardores desde la semana 14 hasta el final y mi hijo de dos años tiene pelos en las piernas y en la espalda. ¡Suerte!

bal dijo...

De baja ya!!!! Y dale la razón a la sociedad falocentrica... que de algún sitio han tenido que salir

JF dijo...

Eso, te coges la baja y punto! Si te hace falta, te hace falta! y de sociedad falocentrica nada! Que los trabajadores no somos supermanes, ni falta que nos hace. Y la empresa, si algún día no te necesita, te dará la patada sin despeinarse.

Speedygirl dijo...

Ánimo Lorz, tú puedes!!

Anónimo dijo...

Me quedo con la última frase del post. Estás poniendo en peligro a ti misma y a tu hijo. Mucho jaja, pero este señor te ha hablado muy clarito. Y si no lo haces por ti, tu hija y tu futuro hijo se merecen que te cuides, tú verás...
Me meo con tu blog, pero chica, con éste último post no me río nada de nada.

Monstrua dijo...

Baaaaja ya! Los heroísmos no están ni agradecidos ni pagados.

Monstrua dijo...

Baaaaja ya! Los heroísmos no están ni agradecidos ni pagados.

Monstrua dijo...

Baaaaja ya! Los heroísmos no están ni agradecidos ni pagados.

Necio Hutopo dijo...

Mis solidaridades transoceánicas...

Mi Álter Ego dijo...

Pues ya lo ibas necesitando así que aprovecha!! Un besote.

Mónica dijo...

Si tu trabajo es leer libros, ¿no lo podrías hacer desde casa en vez de la oficina? mis jefes me lo permitieron los ultimos tres meses porque yo tampoco quería cojer la baja pero con mareos y dolor de espalda, el metro es imposible...

pinkycadiz dijo...

Bajada de tensión-azúcar y ardores.Y voy a insistir en que la dieta es mu demasiado.....

pinkycadiz dijo...

Bajada de tensión-azúcar y ardores.Y voy a insistir en que la dieta es mu demasiado.....

Adûnaphel dijo...

Lorz, los calambres son por tener bajo el potasio. Plátanos al cuerpo y se llegan a desaparecer.
Besos :*

Anónimo dijo...

A ver si aquí el personal va a saber más que el propio médico! que son tres vidas en juego moño!!

lorzagirl dijo...

PGS, pero es poco práctico, los pelos se enredan en los pañales.

Coccinellidae, no creas, que tengo mis momentos.

Estrella, uy, ¡dolor de faja pélvica he tendido también! La matrona me recomendó una faja, nunca mejor dicho, y me lo ha aliviado bastante.

Genin, ¡ya la tengo!

Angua, la mía es solo puntual, por suerte.

Olga, pelito!

Bal, sí, ya estoy de baja, menos mal porque me voy cayendo por las esquinas.

JF, si no estuviera muy pocha ni me lo planteaba, de verdad.

Speedygirl, gracias!

Anónimo, ya, no es de mucha risa, pero bueno, es lo que es.

Monstrua, y además si me acabo cayendo por las escaleras será peor.

Hutopo, gracias.

Mi Álter Ego, tanto como aprovechar... no puedo hacer gran cosa.

Mónica, no puedo comprometerme a rendir al 100%. Algunos días estoy tan pocha que solo puedo estar tirada en la cama, y me cuesta concentrarme. No lo veo justo ni para la empresa ni para mí.

Pinkycadiz, la dieta... digamos que he empezado a pasar un poco del tema.

Adünaphel, me tomo dos plátanos diarios, además de mis vitaminas. Nada. Bebé-kun debe ser adicto al potasio, si no no me lo explico.

Anónimo, cuatro. ZaraJota necesita que lo cuiden también XD

pinkycadiz dijo...

Doctor,doctor,he ido a todos los burdeles de la ciudad y sigo con ardores.
-Sal de frutas, le dije SAL DE FRUTAS.
No viene a cuento,pero en lo que publicas de nuevo entretengo al público :p

Isabel dijo...

Remedio totalmente natural para los ardores de estomago. A mí me fue de maravilla el último mes y pensé por que no me lo han dicho hace tres meses.
Coge tres o cuatro almendras crudas y mastícalas muy pero muy bien antes de tragártelas, que ´se haya hecho una "pastita"y adiós ardor.
Yo llevaba una bolsita en el bolso, junto a una botella de agua, nunca he pasado tanta sed como en el embarazo. Y lo de los calambres Uff! hay nadie supo darme un remedio.