01 diciembre 2014

Creo que se me olvida algo...

El jueves pasamos la tarde trabajando contrarreloj para terminar a tiempo el #Lorzfunding.
El viernes por la tarde cruzamos todo Madrid bajo la lluvia para ir a hacerle un encargo a los Reyes Majos. Luego volvimos a cruzar Madrid bajo la lluvia para asistir a una conferencia en el c*l* del mundo. Cuando volvíamos a casa nos equivocamos de línea de metro y acabamos cenando en un restaurante en mitad de ninguna parte, para después llegar a casa bien pasada la medianoche.
El sábado nos levantamos temprano para ir a la clase de música, y luego cruzamos Madrid bajo la lluvia para pasar el día en la Madrid Horse Week, donde habíamos ido para un rato pero había tantas actividades que nos acabamos quedando casi todo el día. Volvimos a cruzar Madrid bajo la lluvia y llegamos a casa tirando a tarde. Creo que no cenamos.
El domingo cruzamos Madrid para ir a la casa de mis padres a robar una cama.
-Al menos no llueve -dije.
Por supuesto, cuando salimos de la casa de mis padres con la cama a cuestas, diluviaba.
La cama entera no cabía en el coche, así que volvimos a cruzar Madrid bajo la lluvia, tres veces: una para llevarnos el colchón, otra para llevarnos el somier, y la última para llevarnos a Bebé-chan, que se nos había quedado atrás.
Con todo el trajín, Bebé-chan no se echó la siesta hasta las siete de la tarde, se despertó a las ocho con energías renovadas, y cuando a las diez le dijimos de irnos a la cama nos mando AL CACAS, por decirlo finamente.
Lo último que recuerdo antes de dormirme es a Bebé-chan saltando alegremente sobre mis costillas al grito de "¡QUERO CUENTO POLLO PEPE! ¡QUERO CUENTO POLLO PEPE!"
Y lo siguiente que recuerdo es que Bebé-chan estaba llorando. Encendí la luz y miré el reloj: las cinco de la mañana.
Palpé a la pobre criatura para ver qué le pasaba, y noté que estaba empapada.
-Creo que la niña tiene fiebre -le dije a ZaraJota™-. Está sudando como un pollo (Pepe).
Zarajota empezó a palpar también.
-Pues no la noto caliente.
-M**rd*, se le ha debido volver a escapar el pipí del pañal. De verdad, estos pañales cada vez empapan menos.
-Igual es que necesitan más tiempo para absorber -dijo ZaraJota™-, déjala un ratito a ver.
ZaraJota™ se levanta todos los días a las seis de la mañana y padece de una cierta intolerancia hacia los imprevistos nocturnos. Eso, si llega a enterarse cuando ocurren.
-Voy a cambiarle el pañal.
Empecé a desnudar a la pobre criatura, pero cuando le quité los pantalones en lugar de encontrarme un pañal me encontré un culo. En concreto, el culo de Bebé-chan.
-ZaraJota™, creo que anoche nos olvidamos de ponerle el pañal a la nena.
-Mejor, ¿no? Así no tienes que cambiárselo.
Para mí que no ha pillado el concepto.






Soy la peor madre del planeta.

16 comentarios:

pseudosocióloga dijo...

Ja, ja, ja....
El pollo Pepe es mucho pollo....

Sans dijo...

Eres una madre estupenda.

Genín dijo...

Menudo trajín, solo con leer estoy con la lengua fuera, todo mojado y sin pañal...jajaja
Besos y salud

Trivinena dijo...

Yo también QUERO CUENTO POLLO PEPE!!! ¿Cuál es ese cuento?

Elegido dijo...

El pollo Pepe ha trabajado Mucho...
Por eso necesita una larga y enorme Siesta
Era algo así, ¿no?

Fle (Flis) Flussss.... del amooorrr blanditooo! dijo...

Virgen del pollo (Pepe), dónde me he metido y qué es lo que me espera... :S

Fle (Flis) Flussss.... del amooorrr blanditooo! dijo...

Virgen del pollo (Pepe), dónde me he metido y qué es lo que me espera... :S

Mi Álter Ego dijo...

Bueeeno. Un despiste lo tiene cualquiera. Jajajaja. Un besote!!!

Necio Hutopo dijo...

Pues me uno al clamor popular, yo también quiero saber cuál era el cuento del Pollo Pepe.

Maria Paradela dijo...

Bueno, no. La peor no. A mí me pasó 3 veces en una semana. 6 en el mismo mes. Sólo esas seis en total, eh? Lo juro.

Laura dijo...

Buah, a nosotros nos ha pasado varias veces. ¡Es de lo más normal, hija, no te agobies!

maria dijo...

Jajaja se nota los que no tienen hijos que no conocen al mundialmente famoso POLLO PEPE ;-)

Tita dijo...

jajajajajajaja sí, supermalamadre, ya ves!!!
Un día la niña grande vomitó en su cuna y no me enteré. Ella parece que tampoco, al día siguiente me costó dios y ayuda quitarle eso de la cara y el pelo, y separarle la sábana de la cara sin dolor, animalico.
Ahora tiene 10 años y anteayer vomitó por la noche, ella sola, en el baño, y como manchó el pasillo se lo fregó ella sola. Y yo me enteré al día siguiente...¿a que te he ganado?

Pd. ¡viva el pollo Pepe!!!

exseminarista ye-ye dijo...

Pues razón tiene ZaraJota, oiga.

Salud y tal.

Mahel dijo...

Jajajajaja. Eso o algo parecido nos ha pasado a todas.
No te martirices, eres la mejor madre del mundo mundial.
Saludos.

Ana Iglesias dijo...

A todo hay quien gane, Lorz. Yo tengo un master en dormirme antes que mi churumbel, y, oye, a todo se acostumbran. Tiene casi tres años y yo le digo: yo me voy para cama, tu ven cuando quieras (aún duerme a medias entre su cama y la nuestra) y , hasta ahora, nunca se abrió la cabeza, cosa que me tranquiliza mucho a la hora de roncar a pierna suelta ..... LO QUE YO TE DIGA.. SOY UNA SUPERMAMI!