25 octubre 2014

La maldición de los calzoncillos

ZaraJota™ tiene unos calzoncillos de Star Wars. Se los trajeron los Reyes Majos de Andalucía hace un par de años, y son muy bonitos: de color negro con cascos de soldado imperial estampados.
Súpersexis.
Los calzoncillos de Star Wars tienen muchas ventajas.
Para empezar, se le quedan muy pegaditos al pompis. También son muy suaves, y entre una cosa y otra, cuando se los pone se le caen los pantalones y los lleva asomando, en plan modelo de lencería de Calvin Klein, si los modelos de Calvin Klein llevaran calzoncillos de Star Wars en vez de... bueno, calzoncillos de Calvin Klein. Pero lo mejor es cuando los usa para dormir, porque son súpersuavitos y es muy relajante tocarle el pompis así como quien no quiere la cosa.
Por desgracia, los calzoncillos de Star Wars también esconden un oscuro secreto.
-Estos calzoncillos están malditos -me dijo un día ZaraJota™-, cuando me los pongo nunca jugamos al parchís. 
-Hombre, tienes muchos calzoncillos, no les puede tocar siempre a todos.
-Que no, que no, estos son los únicos con los que nunca hemos jugado al parchís. 
 -No me lo puedo creer. ¿Hemos jugado al parchís con los calzoncillos de Spiderman?
ZaraJota™ tiene unos calzoncillos de Spiderman. Son rojos y azules y llevan impresa la máscara de Spiderman en... bueno, os ahorro los detalles.
-Sí, hasta con esos. Con todos menos con estos. Hemos estado a punto muchas veces, pero en el último minuto surge algo, y nos quedamos con las ganas, o peor, a medias.
-No puede ser.
-¿Te acuerdas de cuando estábamos jugando al parchís y tu madre se presentó en casa?
-Sí.
-Calzoncillos de Star Wars.
-Jo.
-¿Te acuerdas de cuando estábamos jugando al parchís y Bebé-chan empezó a llorar, y fuiste a calmarla y te devolvió encima, y la soltaste en nuestra cama para cambiarte y volvió a devolver, y la cogí en brazos para que cambiaras las sábanas y volvió a devolver, y acabamos teniendo que pintar todo el piso?
-Sí.
-Calzoncillos de Star Wars.
-Vale, me has convencido: los calzoncillos están malditos.
Aunque lo que de verdad me preocupaba era cómo lo sabía ZaraJota™. ¿Lleva un diario en el que anota cuándo jugamos al parchís y que calzoncillos llevaba puestos? ¿O pone marcas en los calzoncillos?
-Tenemos que romper la maldición -dijo.
Ahora es cuando la cosa se pone ridícula.
Más ridícula, quiero decir.
-¡Hoy tenemos que jugar al parchís! -decía ZaraJota™.
-¿Hoy? Si tenemos diarrea, apenas nos mantenemos en pie, y Bebé-chan ha dormido tres horas de siesta y va a estar dando saltos en la cama hasta el amanecer...
-Lo sé, lo sé, ¡pero llevo puestos los calzoncillos de Star Wars y tenemos que romper la maldición!
O, por el contrario:
-Oye, ZaraJota™, ¿te apetece jugar al parchís un ratito?
-Ni hablar, ¡los calzoncillos de Star Wars están en la lavadora!
Ogino habría estado muy orgulloso de nosotros.
Pues bien, la semana pasada fue el tercer aniversario del musical de El Rey León en Madrid. Como ZaraJota™ fue uno de los 10 primeros en comprar entradas para el día del estreno, la productora tuvo el detalle de invitarnos a asistir a la función. Nos enseñaron el backstage, nos dieron canapés, y al final de la representación, ZaraJota™ subió al escenario para cantar el cumpleaños feliz. 
¿Y esto qué tiene que ver?
Absolutamente nada, es solo por presumir.
Para que pudiéramos ir al teatro, Bebé-chan se quedó a dormir en casa de los abuelos.
-Podemos aprovechar para jugar al parchís -le dije a ZaraJota™.
-No lo creo. Seguro que llegamos a casa tarde y cansados.
-Menudo espíritu, chaval.
-Además, llevo puestos los calzoncillos de Star Wars.
Jo.
Al día siguiente, ZaraJota™ estaba pletórico.
-¿Te lo pasaste bien ayer? -le pregunté.
-Mucho, mucho.
-El backstage molaba millones.
-Sí, es una pasada.
-Y lo de subir al escenario, ¿eh?
-Sí, sí, es impresionante, cantar sobre el escenario, con tanta gente aplaudiendo...
-¿Qué fue lo que más te gustó?
ZaraJota™ se lo pensó un momento.
-¡Que rompimos la maldición de los calzoncillos de Star Wars!
Está bien: creo que alguien necesita redefinir sus prioridades...

6 comentarios:

Necio Hutopo dijo...

Oseáse que, al final, SÍ jugaron parchis...

Anónimo dijo...

Viñu.

Pues ya ùedes estar orgullosa. En el apasionante enfrentamiento de Lorz con su cubilete Vs El Rey León, has quedado campeona ;-)

Gordipé dijo...

Jugar al parchís con algo de Star Wars es PECADO MORTAL.

Besis.

Lorzapadre dijo...

No se porqué pero hay cosas de bebe-chan-abuelo (aka lorzapadre) no debería leer.

Olga Arg dijo...

El regalo de los calzoncillos malditos vino de Andalucía y la predicción del futuro embarazo también vino de allí. ¿Estáis seguros que se ha roto la maldición de verdad?.

Ali EB dijo...

Vosotros habéis vencido al mal... ole ahí!!