04 septiembre 2014

Vacaciones 4

Previously in Lorz...
¿Yo me fui de vacaciones? ¿Cuándo? ¿Y por qué volví?



Cualquier parecido con la realidad es una mera coincidencia.


Estuvimos dos días en casa de mi suegra, luego cargamos con toooooodo el equipaje hasta la casa del hermano de ZaraJota™, donde queríamos pasar el día para que Bebé-chan estuviera un poco con sus dos únicas primas a las que solo ha visto cuatro veces en la vida, y siempre con demasiada gente, demasiado ruido y demasiadas prisas.
Bebé-chan aceptó a sus primas de inmediato. En concreto aceptó sus juguetes, aceptó su piscina y, sobre todo, aceptó su guitarra (las sobrinas de ZaraJota™ tienen mucho talento musical, especialmente en comparación con él).
Y después volvimos a cargar con todo el equipaje y nos fuimos a Blanes, que es un pueblo muy bonito que ya estáis tardando en visitar.
Parte de mi familia vive allí, aunque ellos lo ocultan (que son mi familia, no que vivan allí), y el tito nos había ofrecido su casa voluntariamente y sin recibir apenas presión externa y/o amenazas.
Le dijimos que llegaríamos a la hora de comer, y que le invitábamos a un sitio bonito.
-No, mejor que no -dijo.
-Bueno, pues a uno feo.
-Que no.
Jo.
-Es que es muy independiente -le expliqué a ZaraJota™.
-Es que no quiere que le vean en público contigo, que ya tendrías que estar acostumbrada porque le pasa a todo el mundo.
Jo.
Así que fuimos hasta Blanes en cercanías, y luego cogimos un autobús hasta el centro, lo cual, visto en retrospectiva, fue una estupidez, porque Blanes es muy grande, la casa del tito está en una punta, la que nos iba a prestar, en otra, y el centro está, como su propio nombre indica, en el medio.
Nos bajamos del autobús y ZaraJota™ se me quedó mirando.
-Sigo siendo sexi, ¿eh? -le dije.
-Ay... No sé dónde tenemos que ir ahora, Lorz.
-Ah, pues tenemos que ir a que el tito nos dé la llave del piso.
Obviamente.
-¿Y dónde está?
-Pues estará en su casa.
Obviamente.
-¿En la que nos va a prestar o en la otra?
Mierda...
-Anda, mándale un whatsapp...
-Eh...
El tito no tiene móvil. Solo tiene teléfono fijo, y cuando llamé al fijo no contestó.
Mi cerebro me decía que el tito no nos dejaría tirados de esa manera. Por desgracia mi cerebro habla muy, muy bajito.Además llevábamos cuatro días cargando maletas de casa en casa, eran las dos de la tarde, hacía muchísimo calor y Bebé-chan estaba empezando a ponerse nerviosa (léase "levantaba una ceja y me miraba, juzgándome"), y en lugar de pararme a escuchar la voz de mi cerebro me dejé llevar por La Voz Interior Que Toda Madre Oye, y La Voz Interior Que Toda Madre Oye estaba histérica y no paraba de pensar en que el tito corre maratones, y que lo mismo se había ido a uno, y le había llevado más tiempo del que esperaba, y que lo mismo no volvía hasta la noche o hasta mañana o hasta la semana que viene o dios sabe cuando y nosotros estábamos allí con todas las maletas y una niña y yo me hacía pipí y oh dios mío dios mío vamos a morir aquí y esto es muy bonito pero no como para llegar y morirse, por lo menos me gustaría que me diera el sol un poco antes de morirme, que luego la familia viene al entierro y con lo blanca que estoy voy a parecer un cadáver.
Entonces se me ocurrió llamar a Hermano Mediano, que había estado de visita la semana anterior, y que quizá podría darnos algún consejo de utilidad.
-Sí: pulsa siempre "retirar dispositivo de forma segura" antes de quitar un pendrive.
-¡Me refiero a la situación actual!
-Ah, eso. La tita tiene llave.
La tita vive justo al lado de la casa que nos iban a prestar.
-Vamos para allá a ver si está y nos puede dejar la llave.
-Vale. Total, si no está, tampoco perdemos nada -dijo ZaraJota™.
Lo que ZaraJota™ no sabía, porque yo se lo había ocultado hábilmente, es que la casa está en lo más alto de la más alta y empinada cuesta. Tan empinada que puedes subirla a gatas sin doblar la espalda, y bajar dando santos sobre el culete sin sentarte. Arriba del todo. Le llega una brisita estupenda, oye.
Y nosotros llevábamos dos maletas, un macuto, una mochila y a Bebé-chan.
Para cuando llegamos arriba del todo, ZaraJota™ estaba un poco tenso.
-Si tuviera aliento te escupiría -declaró.
-No te preocupes, le pedimos la llave a la tita y descansamos un poco.
Pero la tita no estaba.
En serio, ¿qué le pasa a esta familia?
Teníamos tres posibilidades:

1-Esperar a que volviera la tita.
Por suerte no lo hicimos, porque luego nos enteramos que se había ido fuera unos días.

2-Echar la puerta abajo.
ZaraJota™ se negó.
-Es que igual los vecinos nos ven y llaman a la policía, y además no me siento las piernas desde hace un rato.

3- Rendirnos y dejarnos morir allí mismo.

Pero ZaraJota™, que se cree muy listo, tenía otras ideas.
-Eh... Lorz, también puedes probar a llamar otra vez al tito, a ver si está.
-Vale, pero que sepas que no va a servir de nada, porque seguro que no va a estar, que se ha ido a correr la maratón de Gotinga, que no sé ni qué es ni dónde está, pero siempre he querido escribir una frase en la que salga.
Pero cuando llamé el tito contestó a la primera, lo que demuestra que en esta familia con tal de llevar la contraria somos capaces hasta de no ir a la maratón de Gotinga, donde quiera que esté eso.
-¿Dónde estáis?
-En la casa, pero no tenemos llave y no podemos entrar.
-¿Y por qué no habéis venido para aquí?
Y yo que sé...


Continuará...

7 comentarios:

Genín dijo...

Eso digo yo también...
¿Porqué no fuisteis primero a su casa? :)
Besos y salud

Antonio González dijo...

Pues mira, ya que da la casualidad que tienes un lector que vive en Gotinga desde hace dos años, voy a saciar tu curiosidad: Gotinga está en Alemania, casi en el centro, unos 150km al sur de Hannover. Ah, y en alemán se dice Göttingen, que queda mucho más pintón.
Un saludo.

viñu dijo...

Pues nada, feliz regreso y a descansar de las vacaciones y sus cuestas.

Necio Hutopo dijo...

Maratonistas en la familia... Ya veo.

Mi Álter Ego dijo...

Si es que el senderismo engancha mucho. Jajajaja. Besotes!!!

Anónimo dijo...

Uy que envidia de vacaciones....!!
Eres la más divertida .
Bs a ZJ.
Caracola.

Olga_C dijo...

¡Mira que tienes gracia, jodía! :-D Por cierto, yo soy de las que ha estado en Blanes. ;-)