03 mayo 2014

Día de la madre 2014

Allá vamos, con un día de antelación, en exclusiva para los que no se han ido de puente.




Ser madre es:

Que la nena empiece a andar y que todo el mundo te diga "verás ahora la espalda" y no saber por qué. Que la nena empiece a correr y, efectivamente, verle la espalda mientras se aleja de ti a toda velocidad.



Pasarse definitivamente al colecho solo para que Bebé-chan decida que prefiere dormir en su cama.
Acostar a la nena en su cama todas las noches y recogerla del suelo todas las mañanas.

Que a pesar de tener un título en Educación Infantil (que me capacita para trabajar en guarderías)  mi opinión sobre crianza siempre valga menos que la de cualquier madre que haya leído UN libro (y ya sabéis a cuál me refiero).

Levantarse media hora antes de lo habitual y hacer el mínimo ruido posible porque como la nena se despierte no te duchas.

Hacer tus necesidades con Bebé-chan intentando meter la cabeza entre tus piernas para ver qué haces.Que, después de estudiar el proceso cuidadosamente, cada vez que haga sus necesidades en el pañal la nena vaya al baño y arranque un trozo de papel higiénico, para después desmigajarlo y esparcirlo por toda la casa.

Que la nena haga sus necesidades en el inodoro cuando está en la guardería, y que en casa pase mogollón incluso de hacerlas en el orinal.

Pasar una media hora al día sentada en el suelo esperando a que Bebé-chan haga pis en el orinal, sabiendo perfectamente que solo te lo ha pedido porque le encanta estar en pelota picá y corretear por toda la casa.

Desayunar a escondidas porque si Bebé-chan ve tu colacao le tienes que dar tus grumitos.

Negociar durante una hora porque la nena no quiere ponerse el zapato izquierdo hoy. Intentar ponerle el zapato a la fuerza y perder la batalla. Llevar a la niña a la guardería sin zapato y que la seño te diga "oye, ¿te has dado cuenta de que le falta un zapato?".

Reinterpretar las instrucciones de los potingues para que el cuidado facial diario se convierta en el cuidado facial semanal, el semanal en el mensual y el mensual en yanorecordabaquelotenía.

Maquillarse esporádicamente y en el metro, de forma que el lado izquierdo de tu cara parece ir con un segundo de retraso con respecto al derecho.

Intentar reforzar la autoestima de tu hija diciéndole "guapa, guapa" mientras la peinas. Que, con el tiempo, la niña empieza a llamar al peine "elguapa". Que, después de que tú te hayas peinado medio correctamente, la niña se empeñe en peinarte de nuevo usando el guapa y deje tu pelo como el niño de un hámster. Que te diga "guapa, guapa", seas incapaz de arreglarlo para no romperle el corazoncito y te vayas a trabajar así.

Que le digas a la nena que hay que limpiar esos mocos y que, muy obedientemente, se abrace a tu pierna y se los limpie en tu pantalón.

Ir a trabajar con un peluche en la mano.

Llevar el bolso lleno de galletitas, bollos y zumos, no siempre dentro de su envase y no siempre con su integridad intacta. Dedicar media hora al día a sacar migas de los diferentes orificios del Ipad.

Que la nena vaya a todas partes con una muñeca y que la gente asuma que le estás dando una educación machista. Renunciar a explicarles que tanto en la guardería como en casa los hombres cuidan de los bebés igual que las mujeres, y que es imposible saber si la niña imita al seño o a la seño, a papá o a mamá... y que en cualquier caso los machistas con ellos por asumir que cuidar un bebé es cosa de mujeres.

Que a la nena le encante coger la escoba y barrer, y que la gente asuma que le estás dando una educación machista. Renunciar a explicarles que todos los días, después de la cena, Bebé-chan ve barrer a su papá, mientras que nunca ve barrer a su mamá (que se asegura de que la nena no esté por medio cuando lo hace). Callarse prudentemente que, dado el estilo que tiene la nena barriendo, sin duda ha aprendido viendo a su papá...  y que en cualquier caso los machistas con ellos por asumir que limpiar en casa es cosa de mujeres.

Que a la nena le encante tocar los botones de la lavadora para ver cómo funciona y la gente asuma que le estás dando una educación machista, como si la lavadora no hubiera sido diseñada por un ingeniero y las mujeres no podamos serlo.

Que los perros te den una asco que te mueres, y empezar a acariciar los que se te acercan por la calle para que Bebé-chan no herede la manía.Ampliar el repertorio hasta acabar acariciando una cabra.




Preparar una cena curradísima para Bebé-chan y cualquier cosa para ti. Que Bebé-chan prefiera la cualquier cosa. Que el día que te pasas una hora cocinando Bebé-chan decida no cenar. Que el día que no tienes en la nevera más que pelusillas Bebé-chan pida primero, segundo y postre.

Descubrir las rabietas. Que las rabietas te descubran a ti y no tener dónde esconderte.

Entrar un día al salón y encontrarte a la nena subida en una escalera y no morirte de un infarto porque es capaz de caerse mientras agonizas.


Ver como crece el vocabulario desde una primera palabra, "más", luego dos: "papá" y "mamá", y luego otra vez una, "patata", que repite a todas horas y a voces.

Decidir que, ya que la nena se ha atascado con la patata, lo mejor es aprender lenguaje de signos, y dedicar horas a practicar con ella. Que, cuando tenéis dominados una cantidad considerable de signos (incluida la canción Twinkle, twinkle), la niña demuestre que sabe hablar si es para decir lo que le interesa:
Daddy Pig, Mummy Pig, Peppa Pig (ella dice Papapi-isss)
caca (pis, caca, pañal, orinal... todo lo que pase de cintura para abajo)
el guapa (el peine)
gua (agua)
guagua (perro)
gatum (gato; los niños de ahora es que ya nacen sabiendo latín)
loca (mamá)
mano (mano)
pesss (pez)
piesss (pies)
sapasss (los zapatos)
ta-í (está ahí, mira eso, quiero eso)
u, tesss (uno, dos y tres; el dos, aparentemente, no es necesario decirlo)

Que su nuevo vocabulario se complemente con una variedad de gestos que demuestran que la niña entiende perfectamente todo lo que dices y que tus días de hablar libremente se han acabado.

Leerle todos sus cuentos, todas las noches, varias veces. Comprar cuentos nuevos porque si tienes que leer una vez más "Sofía se está haciendo mayor, y crece un poquito cada día" te cortarás las venas.

Odiar a muerte cómo está escrito El pollo Pepe, cambiar el texto, y temer el día en que Bebé-chan aprenda a leer y descubra que la has estado engañando.

Tener libros de colorear, ceras y fragmentos de ceras por todas partes.

Ponerte a planchar un día, darte cuenta de que la ropa de Bebé-chan ya no es tan pequeña como solía ser, y que te de como penita.

Intentar pintar en la pared marcas con la altura de Bebé-chan. Que Bebé-chan se ofenda muchísimo porque has ensuciado la pared y explique a todas las visitas que no ha sido ella, ha sido mamá.

Poner pegatinas en la habitación de Bebé-chan, y que Bebé-chan las quite y las pegue en tu butaca, dejando claro el mensaje "toma, mamá, aquí tienes tus mierdas".

Que una frase tan inofensiva como "vamos a jugar con la pintura de dedos" acabe invariablemente con un "vamos a lavar la funda del sofá". Y todo lo que le rodea.



Decidir que vas a tirar la guitarra que lleva siglos acumulando polvo en el altillo, solo para la que nena la vea, la coja y empiece a tocar y cantar como si llevara toda la vida haciéndolo. Darle una segunda oportunidad a la guitarra.


Que nada esté a salvo, y las figuritas de acción, menos.


Acumular millones de diademas, lazos, cintas, pinzas y gomas para el pelo. Esperar dieciocho meses, DIECIOCHO, a que le salga el pelo. Rendirte y darle todo el equipamiento de estilismo para que juegue. Que la muy pérfida disfrute poniéndoselo todo a ZaraJota™.(Iba a poner una foto pero mi integridad ha sido amenazada).

Hacer cosas que juraste que jamás harías como:
- Limpiar un churrete con salivilla (solo ha ocurrido una vez y me perseguirá para siempre).
- Usar la palabra "churrete".

Que de pronto un día la nena entre en tu habitación, sonría de oreja a oreja, te señale y diga:
-¡TA-Í MAMAAAAA!
y morirte de amor.




Ninguna Yotsuba ha sufrido daños durante la grabación de este post. 
Todos ocurrieron antes. 







Editado en el último minuto:
En el día de la madre ayuda a una madre trabajadora: dile a Metro de Madrid lo que opinas:

¡Pon un ascensor, salva una espalda!

32 comentarios:

Monstrua dijo...

Ains, qué genial.

María dijo...

¡Felicidades!

Necio Hutopo dijo...

Pues no, que no te felicito todavía, que sé que es hasta el Domingo... Y acá hasta el 10m además...

Mi Álter Ego dijo...

Feliz día de la madre adelantado!!! Besotes.

Fantasma de la Opera dijo...

Feliz día de la Madre... Cada una se lo monta como puede ;D

Vanedis dijo...

Qué bonito !!! Has enumerado 101 cosas que convencerían a cualquier proyecto de futura mamá a cambiar de opinión y sin embargo, estoy segura de que al final de tu entrada, todo el mundo te envidia.
Un beso !

Vanedis dijo...

Qué bonito !!! Has enumerado 101 cosas que convencerían a cualquier proyecto de futura mamá a cambiar de opinión y sin embargo, estoy segura de que al final de tu entrada, todo el mundo te envidia.
Un beso !

HugoC dijo...

Por estos lados, el día de la madre cae recién el 15; así que me reservo mi felicitación hasta entonces :-)

Enebea dijo...

Qué bonito te ha quedado.

Como mamá veterana, puedo añadir:

Ver cómo se hacen mayores, acaban la carrera, te traen novios a casa y tú las ves como en esa foto en la que tienen dos totos con lacito en la cabeza.

Y como hija veterana:
mamá, cuánto me mosqueaban algunas cosas y como me he acordado de ti cuando YO se las hacía a mis hijas.


Besotes.



Bettie Jander dijo...

Me encanta el vocabulario de los peques. Pero es que con lo del "gatum" y la loca = mamá me has dejao... jajajajaja

Felicidades :)

Abisal dijo...

Ay, ¡qué ojazos tiene la jodía!

Creo que yo también coleccionaré un montón de cosas que no podré ponerle hasta meses y meses más tarde.

Anónimo dijo...

Muy bonito!
Yo similar, el mío tiene 3 años y ya veo que hace mucho que se me fue mi bebé. Sigo en cohecho y hace lo que quiere. Yo he quedado como una madre incompetente, nada de duérmete niño. No me funcionó y los vecinos nos abollaron el capó del coche.... Todos me miran, como " pobrecita, no sabe educar, con lo competente que es para otras cosas...." O " mírala, coge una trabajo peor del que tenía, está loca, si pueden tener niñera..." Pero yo lo que quiero es cuidar a mi niño y que me diga te quiero como sólo el sabe hacerlo. Me compensa mil veces el sueldo que antes tenía, el nivel profesional y hasta el suelo pélvico caído!!!
Te leo siempre,
Besos.
Blanca

Anónimo dijo...

Con esos ojazos os va a tener en un sinvivir dentro de doce años.

Genín dijo...

¡Felicitaciones supermamá!
Que merito tenéis las madres de verdad.
Sois unos padrazos, ya ves que le incluyo a el, presentimientos que tiene uno :)
Bebe-han me está haciendo anciano :(
Besos y salud

Genín dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Genín dijo...

Mucho sorry, yo no lo he publicado varias veces :(

Gordipé dijo...

Vuestra nena es un amor. Y no me extraña, con vosotros como patatas.

Felicidades, Lorz.

Lorzapadre dijo...

A mi querida hija se le ha olvidado:

alolo=abuelo

Anónimo dijo...

JAJAJAJAJAJA ¡Dios! ¡Hacía mucho tiempo que no me reía TANTO con una entrada tuya! Gatum, dice... JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

Un besito desde el anonimato, Lorz :)

PD: Los ojitos de Bebé-Chan son lo más bonito que he visto en mi vida.

Estrellas en la Tierra dijo...

Ay, que bueno. Se me saltaban las lágrimas con tu entrada.
Feliz Día, madre de Bebé-Chan.

Chache dijo...

¡Queremos esa foto de Zarajota™! :D

Hans dijo...

Yo estoy muy a favor de Lorzapadre, se te ha olvidado lo fundamental. Y coincido con todos los que lo han dicho: qué ojazos más preciosos tiene esa niña.

Necio Hutopo dijo...

Bueno, mira, ya es domingo aquí y en España, así que ahora sí te felicito...

B. dijo...

Lo que me he reído contigo y las ocurrencias de tu nena. Por cierto, ¿qué pasó con patata?
Besos!

Anónimo dijo...

No soy madre y no vivo en Madrid, pero te sigo en twitter y sé las penurias que pasas... Así que he rellenado la encuesta -aunque no relleno ni las que me pasan algunos de mis amigos para sus tesis- por todos los ratos buenos que paso en tu blog. Tienes la niña más bonica del mundo y me encanta la educación que le estáis dando ^-^. ¡Feliz día de la madre!

Wendeling dijo...

Mi hija acaba de cumplir 18 años. He sentido una nostalgia insuperable al leerte ¡¡¡quiero a mi bebé!!!

Feliz día de la madre.

Besos de una maia.

M dijo...

Sublime lorz. Instinto maternal aumentando....o no ;-)

Raquel. dijo...

Jo.. yo no sé de qué libro hablas..
Me hace mucha gracia lo de "patata".. en mi familia hay un chiste con patatas y velas que mi hermano borda (y que yo, más bien, "malcoso" cuando lo cuento) que mi hija ha decidido que es el sumún del humor, así que cuando quiere que nos ríamos, o está de cachondeo sin más dice "patata" con tono de chascarrillo, o "quié velas?.. que si quié velas pataaataas", y se parte ella sola.. dos añitos y ocho meses tiene la criatura, y yo todavía estoy esperando todos esos malos momentos que los pájaros de mal agüero se empeñan en profetizar cada vez que nos ven disfrutando juntas..

¡Feliz día Lorza-patata!..

pseudosocióloga dijo...

Di que sí, todo eso...y mucho más.

Rose Sepúlveda dijo...

Que ojazos tiene bebe chan! Es preciosa!!
Me ha encantado tu post… creo que se me ha derretido un poco el corazón y me dio un poco de envidia :P

tortuguita dijo...

Gran descubrimiento tu blog!!!!

Con tu permiso, vengo para quedarme.

Pilar Rubio Castro dijo...

Eres una madre feliz, y tu hija una niña afortunada...