17 marzo 2014

The camera never lies

La semana pasada estuve en la presentación de un libro cuyo nombre no voy a decir para preservar su anonimato. Dos veces. Dos veces estuve en la presentación, no dos veces no voy a decir su nombre para preservar su anonimato.
Mierda, lo acabo de hacer.
Da igual.
Si estuve en la presentación no fue por gusto. Bueno, sí, pero poco, porque ni había croquetas ni nada. Si fui a la presentación, con ZaraJota™ como fiel escudero (léase "adulto responsable") fue con el único objetivo de grabarla en vídeo.
Por las risas y tal.
La grabación fue un desastre. En parte porque la cámara que usamos no es profesional, sino la típica cámara de oferta que te compras cuando acabas de fabricar tus propias marionetas y estás pensando en hacer unos veinte vídeos musicales con ellas (vaya, lo normal), en parte porque la luz no era muy buena, en parte porque en vez de sostener la cámara la dejamos en precario equilibrio sobre una pila de libros y en parte, sobre todo, porque hacia mitad de la charla pasó por la calle una manifestación y se oían más los gritos de la calle que lo que se hablaba dentro.
Y así todo.
Cuando acabó la charla y aplaudimos y tal empezamos a levantarnos, con tan mala suerte que se me cayó el bolso, me agaché a cogerlo y entonces noté una brisilla por los bajos y me quedé paralizada.
-Ay... -dije.
-¿Qué te pasa? ¿Te has vuelto a enganchar el labio en la cremallera del pantalón?
-No...
-¿Entonces?
-Creo que estoy enseñando la hucha.
La hucha, por si alguien no lo sabe, es como se llama finamente a la rajalculo cuando asoma por encima de la cintura del pantalón. Así que cuando dije "estoy enseñando la hucha" lo que quería decir es "estoy enseñando tolculo".
-Sí, ahora que lo dices sí -encima ZaraJota™ animando.
-Jo...
-Venga, levanta.
-Nooooo... me esconderé debajo de la silla y no volveré a salir nunca. Tendré que alimentarme de pelusillas y mis propias uñas, pero es mejor eso que afrontar la vergüenza.
-Deja de decir tonterías: si no te ha visto nadie.
-¿No?
-No. Ahora sí: en cámara has debido quedar estupenda.
Lo que yo decía: encima ZaraJota™ animando.
En cuanto llegamos a casa le pedí que me enseñara el vídeo enterito, plaaaaaaaano a plaaaaaaaano.
-No se ve nada -dije, al final, con bastante alivio.
-¿Lo ves?
-Y además el vídeo ha quedado bastante bien.
-Aparte de la falta de luz, que la imagen no para de temblar y que se oye más la manifestación que al señor que presenta el libro.
-Bueno, sí. Lo que es una pena es la gorda esa que no para de cruzarse.
-¿La gorda?
-Sí, esa gorda imbécil que no para de cruzarse. ¿Es que no se da cuenta de que hay una cámara grabando o qué?
-Lorz, eres tú.
-Sí, Lorz soy yo, y tú eres tú, me lo has explicado muchas veces, pero ahora estamos hablando de la gorda.
-La gorda, Lorz, esa gorda que ves en la pantalla, Lorz, ERES TÚ.
-...
-Exacto.
-¿Y por qué me veo tan gorda?
-No me obligues a responder, por favor.
-Bueno, es que la cámara engorda, ¿no? Eso dicen.
-Pues yo también salgo y a mí no me engorda.
Es que ZaraJota™ cuando se pone a animar no tiene freno. 

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Pole.

Genín dijo...

jajajaja Estoy llorando de risa!
No será pa tanto lo de gorda, de lo contrario hubiera salido la hucha en el vídeo, digo yo, por volumen :)
Besos y salud

Viñu dijo...

Tú ni caso, que engordar engorda y eso lo sabe todo el mundo... y el adulto responsable-fiel escudero se merece dormir solo en el balcón una buena temporada.

Necio Hutopo dijo...

Bueno, no es que cuando lo de los votos se prometieron ser sinceros... Pues eso, ahora dos tazas.

pseudosocióloga dijo...

Jooooo...¿y no vamos a verlo?

Mi Álter Ego dijo...

Jajajaja. Lo que no te pase a ti... Desde luego, Zarajota es único animando, sí. Besotes!!!

Jatz Me dijo...

Sé de uno que no tiene la cena puesta hoy.... XDDDDDD (quien dice cena dice pan para el sandwich, agua caliente para la ducha... )
Besos

pilarrubio dijo...

A mí me pasa lo mismo, que la imagen que me devuelve el espejo no es la misma que la de las fotos o los videos. La realidad se ve distorsionada con las tecnologías ¿a que sí...?

Vanedis dijo...

Pensad lo que queráis, pero es cierto: la cámara engorda. Y los bombones, y un bocadillo de lomo con queso, también. Pero quien se resiste ?

Tita dijo...

Tienes que retirarle la comida y el sexo. Para que aprenda.

Enol dijo...

Eso eso, retírale la comida, y triple ración de sexo. Para que aprenda.

ISA LÚ dijo...

Me hace mucha gracia tu forma de escribir, me rio con tus cosas y eso es de agradecer. Ojalá pudiera yo escribir como tu lo haces.

Vicky dijo...

Me encanta tu blog, un auténtico descubrimiento, enhorabuena!

Laurina dijo...

Dile a ZaraJota que investigue si tiene sangre germana. Tanta sinceridad...