26 octubre 2013

Esto es jalogüin! Esto es jalogüin! Jalogüin! Jalogüin! JA-LO-GÜIN!

Se acerca Halloween, y todos sabemos lo que eso significa: un montón de gente quejándose de que eso es una americanada.
Todos los años lo mismo.
Y no entiendo por qué: la patata, el tomate, el maíz, el chocolate y los pantalones vaqueros también son americanadas, y oigo a nadie quejarse hasta que se le quedan pequeños y tiene que dar saltitos para que entren y poder abrocharse el botón.
Que no lo digo por mí, lo digo por una amiga que le ha pasado...
Halloween.
Esta año la cosa está muy chunga, pero para disfrazarse y hacer el tonto no hace falta mucho dinero: con aproximadamente tres euros vamos que zumbamos.
Y como os conozco y a la primera de cambio me salís con excusitas, esta vez ni siquiera hay que coser.
Estoy que me salgo.

Necesitamos:

Una víctima propiciatoria hija dispuesta a disfrazarse con lo que le vayas a hacer. La hija tiene que ser los bastante mayor como para tenerse en pie, pero no lo bastante como para darse cuenta de que le estás tangando con un disfraz casero cuando ella lo que quiere es uno de princesa de los que se compran.

Tul. El tul es esa tela que parece rejillita.

El tul tiene dos ventajas: es barato (1,55 € el metro me costó a mí) y no hay que coger dobladillos. La cantidad depende del tamaño de la víctima hija, yo solo he necesitado un metro. 

Cinta elástica; no me acuerdo de cuanto me ha costado pero en los todoacién hay. La cantidad depende de la cintura de la víctima hija.

Tijeras

Dos alfileres.

Lo primero es saber el largo de la falda; para eso lo más fácil es medir el largo de otra falda.
Ese largo, al que llamaremos Pepito, lo multiplicamos por dos y le sumamos cinco: al resultado lo llamaremos Manolito.
Está clarísimo.
¿no?
Da igual.
No tiene que ser exacto.
Ahora tenemos que doblar la tela sobre sí misma hasta dejarla en unos cinco centímetros de ancho y Manolito de largo, y la sujetamos con unos alfileres.

Si sois de esas personas que no tienen costurero en casa, os compadezco podéis usar una pinza de las de tender la ropa.
Si tampoco tenéis pinzas para tender la ropa, por favor, enviadme el nombre y el teléfono de vuestra madre a lorzagirl@gmail.com, que le tengo que decir un par de cosas sobre la educación que os ha dado.
Lo siguiente es meter la tijera por todos lados como si no hubiera un mañana.

No hace falta que quede perfecto: al contrario, cuanto más imperfecto más rizadito queda luego.

Tampoco os paséis, ¿eh? Que estamos haciendo una falda, no un nido para un hámster.
Ha llegado el momento de coger a nuestra víctima hija, o, en este caso, anónimo voluntario y rodear su esbelta figura con la cinta elástica.

Si la víctima hija se deja se le puede dar un beso en el ombligo. Aprovechad para dar besos en el ombligo mientras podáis, que el tiempo pasa volando y antes de que os deis cuenta os está gritando

"¡¡¡J*D*R MAMÁ QUÉ HACES QUE ESTOY EN UNA ENTREVISTA DE TRABAJO Y NO ES MOMENTO!!!". 

Hijas... ¿Quién las entiende?
Marcamos y cortamos.
Como os prometí que no hacía falta coser, hacemos un nudo.

(Aunque queda más mono si cosemos...)

Esto no es obligatorio, pero os será mucho más cómodo seguir si estiráis la cinta elástica... esto es una de esas cosas de uso misterioso que vienen en la caja cuando compras un microondas.

Cogemos una de nuestras tiritas de tela, la doblamos por la mitad, y la atamos sobre la cinta elástica así:



No se ve una m**rd*, ¿no?
Bueno, atadla como buenamente podáis, que os lo tengo que explicar todo.
Apretamos.

Repetimos.
Repetimos.

Repetimos...
Unos cien "repetimos" más tarde, el resultado es este:
Esta faldita, dependiendo del largo, el color y los complementos, sirve para disfrazarse de todo: princesa, hada, bruja, sol, animalito o bichito de cualquier tipo... os pongo un ejemplo con el único fin de humillar a nuestro voluntario.

Antes de que alguien me diga "esto lo has sacado de...": hay un millón de tutoriales con variantes de este disfraz: intentar encontrar el origen es como buscar al creador de la tarta de galletas. Yo en concreto saqué la idea de este vestido; y más concretamente de su precio.
 -¿40 eurazos? -me dije-. ¡Si esto lo hago yo en dos patás!
Y así supe que mi transformación en madre había sido completa.

13 comentarios:

Álvaro Loriente dijo...

Mola. Mola mucho. Te copiaría la idea, però no quiero que mi hijo me odie cuando sea mayor xD

Genín dijo...

jajajaja Yo que tu no le haría esa putada a tu hija, cuando sea grande y vea las fotos te quitará el titulo de madre, y con razón... :))
Besos y salud

Tita dijo...

Ya, ya, muy bonito, aquí...repasandonoslo a las madres analfabetas de creaciones de moda...pero ¿qué tal te salen a ti las cocletas eh, eh?

Lo voy a intentar, que no se diga. Me apoyaré en mi niña grande, que es más lista que yo para estas cosas...

B. dijo...

Y si no quieres coser, en los chinos por menos de 5€ lo tienes.

dibujosdenube... dijo...

Apuntadisimoooo!!! Y me pongo a ello...

^^

Bettie Jander dijo...

Enhorabuena por completar tu evolución en madre completamente XD

Oye, pues yo lo veo resultón ^^

Martes dijo...

En nivel manualidades, eres la ídola.

Me tomo la libertad de preguntarte: ¿y por qué de princesita rosa? ¿No te gustaría darle a tu nena una educación que ni estuviese basada en estereotipos de género? Algunos disfraces pueden ser muy empoderantes: http://www.buzzfeed.com/erinlarosa/badass-halloween-costumes-to-empower-little-girls

Por favor, que nadie me odie por este comentario, va con muy buena intención y sin ánimo de descalificar :)

Mi Álter Ego dijo...

Jajajaja. Yo soy anti-manualidades pero me he reído un montón con la explicación. Besotes!!!

Cris y Cía dijo...

Muy buena explicación y muy buena idea, pero...

No nos despistas!!

Sabemos que "Jalogüin" significa nuevo capitulo de la vieja y malvada bruja, a la que dejamos con la bola estropeada... O eso parecia...

Y yo ya tengo las palomitas listas...

Un beso!

Necio Hutopo dijo...

¿Y así es que continúa el post hallowinero del año pasado?

ZoeRavenclaw dijo...

Muy bonito, pero no se nos olvida lo de la historia de las brujas. Que ya no me quedan uñas que morderme.

athenilla dijo...

yo tengo el mismo peluche de stitch!! es super blandito!! :D

Proyecto PEG dijo...

yo también me uní al club de "eso lo hago yo con unas grapas y dos cartulinas", hasta que descubrí los disfraces Lidl a 6 euros. (Sí, ya se que es el doble de tu presupuesto, pero piensa en la de tiempo que tienes de más para seguir dando besos en el ombligo ahora que todavía se deja)