01 octubre 2012

Poner a parir II

Previously in Lorz...
Tenía que haber comprado el azul. Era más bonito. 


En este post hay al menos una imagen que puede herir la sensibilidad de los lectores. 
Avisados quedáis, que luego vienen las quejas. 





De todo el embarazo lo peor, lo peor, lo peor, han sido las clases de preparación al parto. 
P*t* c*ñ*z*.

La mejor anécdota de las clases la protagonizó mi suegra, una tarde que nos llamó por teléfono.
-Hoy hemos empezado con las clases de preparación al parto -le dijo ZaraJota™.
-Que bien, ¿ya está Lorz haciendo ejercicio en pelotas?
-Mamá, que cosas tienes, ¿cómo va a hacer ejercicio en pelotas? Que son un montón de chicas, que no se conocen, y con todos los maridos mirando... 
-Hijo, no te pongas así... que lo he visto en la tele y es muy normal. 
-¡Que va a ser normal! ¡Además es un edificio moderno, con las paredes de cristal! ¡Las detendrían por escándalo público!
-Anda ya, si están muy graciosas, todas tan gorditas, con sus pantalones de deporte, sentadas en esas pelotas de colores tan grandes. 
Ahí se demostró que ZaraJota™ tiene la mente sucia.

Volviendo a las clases, la primera fue muy bien. 
Nos presentamos, y luego la monitora empezó a preguntarnos por las molestias o dificultades que nos estábamos encontrando. 
-Yo me mareo cuando plancho -decía una. 
-Intenta planchar poniendo el pie contrario a la mano con la que sujetas la plancha sobre un cajón o un libro gordo -recomendaba la fisioterapeuta..
Y oye, funciona. 
-A mí se me hincha el tobillo derecho -decía otra. 
-Intenta dormir del lado izquierdo. Si así te molesta la ciática, ponte una almohada entre las rodillas. 
Y oye, también funciona. 
-Estoy estreñida. 
-Siéntate en la taza, abre las piernas y sube las rodillas por encima del nivel del culete. Apoya los pies en un libro gordo o en un cajón si es necesario. 
Y oye, también funciona, o eso dicen: yo esta en concreto no la he probado, porque a mí con tomar el suplemento de hierro se me acababa el estreñimiento a toda velocidad. 
Luego hicimos un ratito de pilates y a casa, felices como perdices por todo lo que habíamos aprendido. 
A la siguiente clase fui entusiasmada. Error. 
La monitora era otra, y la clase consistió en una hora y media de presentación de powerpoint. 

Lorzconsejo: como profesora doy fe de que los powerpoint son muy útiles. Somos la generación de lo audiovisual y cuando nos explican algo necesitamos ver para entender. Sin embargo, los powerpoint deben ser siempre un apoyo: un esquema con los puntos más importantes, gráficas o imágenes que ilustren, amplíen o ejemplifiquen la explicación. Si vas a poner un powerpoint lleno de texto de arriba a abajo y la clase va a consistir en leer el texto palabra por palabra, mira, bonita, ya lo leo yo, y nos ahorramos tu puesto de trabajo, ¿me explico?

Para empeorarlo, el contenido de las diapositivas era, como poco, especial. 
O eran cosas tan generales que todo el mundo sabe (recuerdo con horror la de "alimentos que contienen vitamina B") o tan específicas que no aportaban nada (no necesito saberme el nombre de todos los músculos que hay en mis bajos, con saber que el bebé sale por ahí ya me vale). 
La peor fue la dedicada a las molestias "mecánicas" del embarazo, que son los dolores musculares o de huesos. En esa clase se alternaba la molestia y la solución. Por ejemplo:

Molestia: Dolor lumbar. 
Solución: El dolor lumbar puede aliviarse con ejercicios adecuados de pilates, dirigidos por una profesional especializada en el tema. Consulte en recepción los horarios y precios de nuestros grupos especiales". 

Y así durante una hora y media. 
Embarazada de siete meses.
En una silla de madera.
En pleno julio y sin aire acondicionado. 
Eso, señores, no es preparación al parto. Es el entrenamiento que hacían los marines antes de ir a Vietnam para prepararlos por si les capturaban y torturaban los charlies. 

Después de varias sesiones igual de fascinantes acabamos con la monitora y vino una matrona a hablarnos de lo realmente importante: el parto. 
Creo que ya lo he dicho antes: el parto no me preocupaba demasiado. Es decir, una vez que asumes que va a ser largo, difícil y doloroso no queda mucho margen para la preocupación. Aunque eso fue antes de ver un programa en la tele que... bueno, de eso mejor hablo otro día. 
La matrona lo primero que hizo fue preguntarnos qué hospital habíamos elegido. Cuando yo dije el nombre del mío, torció el gesto. 
-¿Qué pasa? ¿Van a robarme a mí bebé? -desde que me enteré de que era un hospital de monjas empecé a temer que me robaran el bebé, no sé de dónde habré sacado la idea...
-No, es que en ese hospital tienen la costumbre de poner un espejo. 
-¿En el baño?
-No, entre tus piernas. Un espejo de cuerpo entero, para que veas bien como nace tu bebé. 
-Ah, no, ah, no, ni hablar...
-Dicen que es muy bonito...

Vamos a aclarar las cosas:  
Bonito es sentir a tu bebé moverse en tu tripa cuando le cantas. 
Bonito es abrazar a tu bebé y olerle la cabecita. 
Bonito es que tu bebé cierre sus deditos alrededor de tu pulgar. 
Bonito es ver la cara de felicidad que pone cuando le das el pecho.

Ver un bulto sanguinolento salir con dificultad por una vagina sobredimensionada y palpitante...
Eso no es bonito.
Eso se llama gore, y está muy bien para verlo en la tele, con los ojos tapados y ZaraJota™ avisándote de cuando puedes mirar.

-En ese hospital también tienen otra costumbre, con el padre.
ZaraJota™ puso cara de terror.
-¿Me van a obligar a comerme la placenta? -preguntó. A esas alturas ya nos esperábamos cualquier cosa.
-No... seguramente te van a preguntar si quieres cortar el cordón umbilical.
-¡ARG!
Y se fue a potar.
La monitora torció el gesto otra vez, no sé por qué.
 -Es que sois tontos -nos explicó Sark más tarde-. La respuesta correcta era "no queremos cortarlo, preferimos dejarlo largo".
Jo, para haberlo sabido.
Bueno, pues la clase continuó con una explicación sobre el proceso interno del parto.
-Os voy a poner unas imágenes ilustrativas -dijo la matrona.
-Por favor, un vídeo del parto no, un vídeo del parto no.
A ver, si ya he dicho que no quiero ver mi vagina durante mi parto, ¿qué te hace pensar que querré ver la vagina de otra mujer durante el suyo?
Por suerte, no era un vídeo sino, ¿adivináis qué? ¡Un powerpoint!
Y qué powerpoint...
Me hubiera gustado hacerle fotos, porque ahora nadie me va a creer.
La explicación del parto era más o menos así:

Diapositiva 1: la dilatación. 

Diapositiva 2: el parto. 


Diapositiva 3: el nacimiento. 



-¿Y a esto lo llaman ilustrativo? -rezongué por lo bajo.
-Calla -me dijo ZaraJota™-. Mejor esto que un vídeo del parto. 
-Y una vez el bebé haya nacido -continuó la matrona- sale la placenta.
Pulsó el mando y en la pantalla apareció la siguiente imagen...

(y que conste que he tenido suerte y he encontrado en google exactamente la misma foto):

Diapositiva 4: la placenta.

Ves, esto sí que se puede definir como ilustrativo.

Continuará...



Gracias ZaraJota™ por los dibujos!

22 comentarios:

Bettie dijo...

madre mía, qué glamur la placenta :S Y así, sin avisar, a bocajarro, después de dibujos de partos ideales con hadas y flores... uf-uf! XD

Tita dijo...

Estoooooooooo ¿y en el parto no te ofrecieron llevártela en un tupper? Oye, qué manía....en nuestros dos partos se empeñaron en el paritorio en que la mirara, ¡mira, mira, completita! ¡dejamé en paz con mi niña!!!!!

Es como cuando te enseñaban informática...enseñándote programación, o enseñarte a conducir con mecánica del motor ¿pa qué?

Besos!!

Urui dijo...

Qué desilusión me llevé cuando leí que lo de comer la placenta va de triturar un trozo, mezclarlo con cosas y beberlo como si fuera un batido de proteinas.

Yo esperaba algo más al estilo Khaleesi.

Babunita dijo...

Umhhh! Pues yo sí me comí mi placenta, muuuy nutritiva, si señora! Ah, y también corté los cordones de los cinco con los dientes!

http://blogdebabunita.blogspot.com.es/2011/12/mis-cachorros.html

Anónimo dijo...

Eh... estoy de 7 meses y aún no he empezado con mis clases. Mi ginecólogo me mira y me dice que muy bien. Y como es mi primer hijo y no tengo idea de nada (además de q muy bien, el gine me dice q no mire internet), tus posts me son muy prácticos... aish...

Necio Hutopo dijo...

Vale, pues mira, azada al carbón, en un buen taco y acompañada de MUCHA salsa picante y ABUNDANTE limón, me da que mala pinta no tendría...

Beatriz dijo...

Creo que me he perdido... En qué momento hemos pasado del nacimiento de Tarta de Fresa al primer plato de El silencio de los corderos??

XEIA2410 dijo...

Respecto a las diapositivas del parto...acabo de tener una revelación: CREO en el espíritu santo!!!!!
Y lo de la placenta....buen anticonceptivo, no??? Aunque para la próxima, que ahora ya ibais tarde......

Sauron Bloom dijo...

Bonita foto de un pastel de gelatina de fresa...

La gata dijo...

Me encanta, me encanta esa nada sutil transición de unas diapositivas absolutamente naïfs (sólo faltaba que hubieran sacado a una cigüeña sobrevolando París), a esa imagen gore de placenta ensangrentada y asquerosa, que parece Alien.
Qué fuerte! Me parto con tus clases de preparación al ídem... xD

Patch dijo...

Uf, menos mal que lo mío fue cesárea y no tuve que ver la placenta :D

Suso dijo...

A mí no me dejaron estar en el quirófano justo cuando nació el niño, eso sí, pude entrar cinco minutos más tarde (placenta a la vista incluida) con varias sábanas y todo el suelo salpicados de sangre cual escena gore. Incomprensible.
Por cierto, dato curioso, leí ayer que somos la única especie de mamíferos que no se come la placenta. ¡Menos mal!

Burbuja dijo...

Y yo que pensaba que habías puesto la foto de una tarta de fresa que te habían hecho por tu heroicidad de traer a Bebe-Chan al mundo...

Efe Morningstar dijo...

Ohh, la placenta es como una tarta de queso con cobertura de frambuesa, ¡y con forma de corazón! ¡Mola!

Saravasti dijo...

Joder, Lorz, que estaba cenando.
Esta imagen no "hiere la sensibilidad". La sensibilidad la hiere un gatito herido o los pelos que le puso el peluquero a Hermione en la primera película de Harry Potter. Esta imagen lo que hace es obligarte a vomitar todo lo que has comido desde que tenías la edad que tiene ahora tu bebé; y créeme, preferiría ahorrarme el numerito porque llevará su tiempo.

pilarrubio dijo...

Es cierto que las clases de preparación al parto son un coñazo. Lo que yo eché en falta fue unas clases de preparación a la maternidad, porque se da mucha importancia a lo de parir y no a lo que viene después, que puede ser también muy angustioso si no se está preparada. Cosas que luego nos parecen sencillas de tanto hacerlas, al principio son un mundo por nuestro desconocimiento: cómo saber cuándo cambiar los pañales (y no sólo cuando estén defecados), cómo poner al bebé al pecho las primeras veces (a veces no es fácil que se "enganche"), etc.
Lo que veo es que a tí no te ha dado depresión postparto como me pasó a mí. No sabes cuánto me alegro, porque entre eso y los puntos se puede pasar realmente mal.
Me ha encantado las imágenes angelicales del parto para terminar con otra imagen de contraste, totalmente salvaje. Me haces reír mucho. Un abrazo.

_Xisca_ dijo...


Bueno, a mí la placenta me recuerda las pequeñas versiones de ello que puedes ver cada mes. Sería interesante romper el estilo Coixet de anuncios de compresas con imágenes de este tipo...

Aurora dijo...

Uffff, Lorz, me acabas de quitar las ganas con es imagen, el problema es que ya voy tarde, que tengo un encargo para mayo, joder... yo quiero que me droguen tanto que no me entere...

pseudosocióloga dijo...

Juas, juas, juas, juas.

Camaleona dijo...

Menos mal que ya no pienso tener más.

JuanRa Diablo dijo...

De ahora en adelante miraré a la mermelada de frambuesa con otros ojos :S

(Lo del ejercicio en pelotas... best of epic bests)

Misaoshi dijo...

.......... la placenta.

ME PARTO XD