24 septiembre 2012

A mi preciosa, no tan diminuta niña

Una vez alguien nos dijo a tu papá y a mí que nos queremos tanto, que en nuestro cuento no queda sitio para un dragón.
Pues no, no nos cabe.
Además, ¿qué hacemos nosotros con un dragón?
Son grandes, escupen fuego, comen carne humana... ¡y deben hacer unas cacas enormes! 
Que no, que no, que son muy poco prácticos.
Además, lo que papá y yo queríamos no era un dragón, sino un bebé.
Es lo que pasa cuando te sale el amor a borbotones, ¿sabes?
Nuestra pequeña familia se nos quedaba aún más pequeña por falta de gente a la que querer.

Entonces mamá tuvo un accidente. Ya hablaremos de eso cuando seas mayor. Ahora lo único que importa es que el médico le dijo a mamá que iba a tener muchas dificultades para tener hijos.
Eso dolió más que el accidente, mucho, mucho más.

Después hubo otro accidente. Sí, también hablaremos de eso cuando seas mayor. Esta vez el médico dijo que mamá iba a tener muchas dificultades para tener hijos, y que de todas maneras quizá era lo mejor para todos.
Ni que decir que no estaba de acuerdo, no lo estaba en absoluto.

Hizo falta otro médico diferente, mucho tiempo después.
-Tienes un útero precioso -dijo.
-¿Y eso que significa?
-Que eres tan fértil que te puedes quedar embarazada bebiendo del mismo vaso que tu marido.
El médico exageraba, no es así como se tienen los bebés... ya te lo explicaré cuando seas mayor. Muy mayor. Unos cincuenta o sesenta o así.

Papá y mamá empezaron a beber del mismo vaso en noviembre del 2011, pero no te fabricaron hasta la navidad de ese mismo año, una de las más tristes que hemos tenido.
A la tita del Puerto le acababan de detectar un cáncer de pecho, y no se podía mover de su casa porque iban llamar para que se operara en cualquier momento. Los abuelos se fueron al Puerto con ella, para que no pasaran la navidad sola. A cambio dejaron a sus hijos solos en Madrid. Que es verdad que ya éramos mayorcitos, pero, ¿te imaginas una cena de navidad sin los abuelos?
Sin los gorritos absurdos de la abuela, sin el abuelo de los nervios porque alguien llega cinco minutos tarde, sin las toneladas de comida, sin el cabreo porque ha salido una botella de cocacola en la foto, sin las velitas y el “mira que mono me ha quedado el árbol”.
No es lo mismo, ¿verdad?

Al final a la tita del Puerto la operaron el mismo día que supimos que venías de camino.
Papá y mamá acordaron no decirle nada a nadie, ¡eras tan pequeñita, tan frágil! Pensábamos que con sólo nombrarte el viento se te llevaría.

Aunque ocultarlo era difícil. Mamá estaba hecha una pupa. Devolvía, se mareaba, le dolía todo, a veces se quedaba dormida de pie... lo que pasa cuando tienes un bichillo inquieto creciendo dentro de ti.
A pesar de todo, ese segundo fin de semana de enero nos fuimos al Puerto a ver a la tita. Nada más verme, me cogió del brazo y me llevó aparte; la tita era la única que sabía que te andábamos buscando.
-¿Que tal?
-¡Creo que estoy embarazada!
A la tita se le cambió la cara.
-¿Seguro?
-El palito dice que no, pero yo lo sé, estoy tan malita...
Y mamá, tan malita como estaba, sonreía.
-¿Se lo vas a decir a tu madre?
-No, no se lo digas, es muy pronto...
Papá y mamá pasaron el fin de semana en el Puerto haciendo equilibrios para que nadie notara nada. La tita, recién operada como estaba, se dedicó a cubrirnos. Creo que en el fondo se lo estaba pasando hasta bien. Y entre unas cosas y otras, nadie notó las escapadas para devolver, o que mamá esquivaba ciertas comidas y luego comía frutos secos y manzanas todo el día, o que apenas tocaba a los gatitos.

Volver a Madrid sólo fue un alivio en parte.
Porque verás, mi niña, cuando estás embarazada (y prométeme que tú tardarás mucho, mucho en estarlo) necesitas mucho a tu mamá. No sé si es el instinto, o que necesitas mimitos, o qué, el caso es que así es. 
Y justo, justo cuando mamá necesitaba a su mamá, la abuela estaba en el Puerto. Un mes entero, y que largo que fue.
Todos los días hablábamos por teléfono, y cuando colgaba me sentía más frustrada que antes, porque no se lo podía decir; la abuela ya lo estaba pasando bastante mal: 
Estaba preocupada por la tita, porque un cáncer no es cosa de broma.
Estaba preocupada por su trabajo, porque para cuidar de la tita había tenido que pedir una excedencia; una suspensión de empleo y sueldo durante un mes, y no sabía si a la vuelta seguiría teniendo trabajo, tal y como estaban las cosas.
Estaba preocupada por el dinero, claro, porque un mes sin sueldo no es algo que una familia pueda asumir así como así.
Estaba preocupada por sus hijos, porque estaban solos en Madrid. Por aquel entonces el más pequeño tenía 26 años y vivía con su pareja, pero los hijos son siempre niños.
Estaba preocupada por el abuelo, porque ya sabes que los abuelos se pasan el día rezongándose, y luego no pueden estar el uno sin el otro.
Y además, “¡a saber cómo me está dejando la casa! Porque ya sabes cómo son los hombres, que limpian, pero no afinan. Le temo, le temo a lo que me voy a encontrar cuando vuelva”. Las cosas de la abuela.

Al final, la tita me convenció para que se lo contara.
Me dijo que la abuela estaba muy triste. Me dijo que eso la animaría. Me dijo que le haría sonreír. Y sobre todo, me dijo que o se lo contaba yo, o se lo contaba ella, que no podía guardarse un secreto tan gordo ni un día más.
Ya sabes cómo son los abuelos. Si se lo hubiera dicho antes a la abuela, el abuelo se habría enfurruñado, “nadie me quiere”, “nadie me cuenta nada”, “no pinto nada en esta casa” y todo lo demás. Si se lo hubiera dicho antes al abuelo, la abuela no me habría vuelto a hablar en la vida. Que ahora que lo pienso, así a largo plazo, igual era una ventaja.
La solución fue mandar un mensaje al móvil, a los dos a la vez, y si uno lo leía antes que el otro era su problema, ¿no?
Ellos no lo vieron así. Sobre todo la abuela. “Mira que decirme una cosa así por mensaje”, decía. El cabreo le duró poco: iba a ser abuela, y estaba muy ocupada anunciándolo a gritos por la calle.

Por aquel entonces eras tan pequeña que papá y yo te llamábamos Cigotito: medías 9 milímetros. Nos parecía mentira que aquella manchita diminuta fuera a convertirse en un bebé, y aún así, empezamos a prepararnos para tu llegada.
Conseguimos una hipoteca, todavía no sabemos muy bien cómo, y nos compramos un piso con una habitación grande y ventilada para ti.
Peleamos con pintores, albañiles, técnicos y papeleos de diverso tipo.
Y luego nos mudamos.

Hija, si puedes, no te mudes nunca, o mejor, múdate mil veces, pero ve ligera de equipaje. Una mudanza es como el infierno, con cajas y pelusas en vez de llamas y diablillos.
La mudanza fue especialmente traumática para Arale-Chan, durante un tiempo pensamos que no lo superaría. 

No te preocupes,  lo superó.


Cuando acabamos las reformas, la mudanza y nos asentamos, ¡pluf! Reventó una tubería que nos inundó la casa. Por suerte el fontanero, no te lo creerás, estaba en el edificio, y actuó rápido. Bueno, actuamos: el fontanero, papá, tú en la tripa y yo, recogiendo agua, apartando muebles, construyendo pequeños diques con toallas... En medio del desbarajuste, mamá se hizo daño en la rodilla, y por eso se pasó los siguientes meses cayéndose de todas partes: de las escaleras, del autobús, andando en llano por la calle... Cada caída era un susto, porque te podías haber hecho daño tú también.


Apenas nos habíamos recuperado de la emoción de tener un parque acuático en casa cuando la tía Noli nos llevó a Eurodisney. Tú ya eras un bichillo de tamaño considerable, empezabas a dar patadas y con ellas jugábamos a imaginar lo que te gustaba y lo que no.

Por entonces, cuando parecía que todo estaba perfecto y listo para la llegada de nuestra pequeña, mamá se quedó sin trabajo. Económicamente no suponía ningún problema, mamá llevaba muchos años trabajando, y tenía derecho a su prestación. El problema era, precisamente, que mamá llevaba muchos años trabajando, y no sabe estar parada. Y por mucho que buscó trabajo, con cinco millones de parados como había, a ver quién contrataba a una embarazada.
Al final mamá se resignó y se dedicó a estudiar. La de horas que habremos pasado, tú y yo, recitando lecciones de inglés, de historia, de arte. La de exámenes que hemos hecho juntas, escritos y orales, y lo que nos hemos reído cuando los examinadores veían a esa opositora de tripa enorme acercándose a la tarima...

Nada más acabar los exámenes, cuando ya me saboreaba un mes de paz, tranquilidad y piscina, la tita del Puerto tuvo un accidente de coche. El coche quedó como un acordeón. Por suerte la tita llevaba el cinturón puesto, así que en vez de quedar hecha mermelada y que la tuvieran que recoger del asfalto con una palita, sólo se hizo un magullón en el pecho que durante unos días le impidió moverse con normalidad. Para que veas lo importante que es el cinturón, hija, hay que ponérselo siempre. Y si alguna ves no te apetece, piensa si prefieres moratón o mermelada, porque de eso se trata.
Lo peor para la tita fue el bajón, porque acabar un tratamiento de cáncer y justo tener un accidente es como para deprimir a cualquiera. Por eso le dije que me iba con ella unos días.
Eso me costó una bronca con tu padre. Ya sabes que tu padre y yo no discutimos, y no es por que yo no lo intente, que va, es culpa suya, que lo único que hace es levantar una ceja y así no hay manera de discutir con nadie, que poca consideración.
Esta vez, en cambio, tu padre no tuvo bastante con levantar una ceja.
-Es que no entiendo que tengas que ir tú.
-Porque mi madre no puede pedirse más días en el trabajo.
-¿Y no hay nadie más?
-Sí, pero...
-Que no es porque vayas, que ya sabes que no... Es que estás de siete meses, tienes una rodilla inútil, anemia, nauseas casi todas las mañanas y contracciones casi todas las tardes... Que no estás para ayudar a nadie, estás para que te ayuden.
-Bueno, no sé, al menos le haré compañía, ¿no?
Tu padre accedió al fin a regañadientes.
Luego, cuando llegué al Puerto y la tita me vio puso cara de espanto.
-¡Yo no sabía que estabas así!
Que tampoco era para tanto, es que ya sabes lo exageradas que son.


Después de pasar cuatro días con la tita, contracción va, contracción viene, la tenía tan asustada que me acompañó a Madrid porque tenía miedo de lo que me pudiera pasar si me venía sola.
Ya ves, como si no hubiera ido yo sola, para empezar.
Porque había una cosa que tuve clara desde el principio: estar embaraza no es estar enferma.
Bueno, a veces lo es. No en mi caso, no en nuestro caso.
Es verdad que tenía días en los que se encontraba muy mal, y tenía que quedarme en la cama abrazándome la tripita y repitiendo “es por mi bebé, es por mi bebé” como forma de consuelo.
En cambio, la mayoría de los días, hemos hecho de todo juntas, tú y yo.
Hemos hecho exámenes, hemos ido en avión, nos hemos montado en atracciones de Eurodisney. Hemos estado en la playa, y en el cine, y en una obra de teatro en la que mamá se rió tanto que papá dijo que al final nos ibas a salir centrifugada.
Hemos ido a la piscina y nadado largos a un lado y al otro como si nos fuera la vida en ello. Hemos hecho pilates, y ejercicios para embarazadas, y otro tipo de ejercicios de los que te hablaré cuando seas mayor. 
Hemos hecho vida normal, la limpieza de los viernes, la intensiva premudanza y la general de otoño (un poco adelantada), ido a la compra, cargado con el carrito hasta los topes, cocinado cosas ricas para papá, incluso cuando a veces mamá no era capaz de comer nada después.
Hasta el último día, hemos ido a todas partes en autobús y en metro, salvo cuando el abuelo nos hacía de taxista. Una vez hicimos la croqueta en el suelo de un interurbano. Otra, el abuelo nos prestó el coche, se nos rompió en un túnel de la M30 y nos tuvo que sacar la grúa. Hemos viajado en ave, y en un ascensor con sorpresa.
Hemos subido y bajado miles de escaleras, a veces a pie, y a veces dando saltitos sobre el culo de mamá. Ya pasados los ocho meses de embarazo, subimos tres pisos a pie para secuestrar un gato.

Hemos reído hasta llorar, y hemos llorado hasta que papá nos ha hecho reír contándonos chistes de pollos.
Hemos puesto el hombro para que lloraran otras personas, y no quiero señalar a nadie.

Hemos oído miles de horas de música clásica, cantado, escuchado los cuentos que leía papá para que te acostumbraras al sonido de su voz.
Todas las noches le hemos dado el beso de buenas noches a papá, y todas las mañanas hemos recibido los suyos de buenos días, uno para mí y otro en el ombligo para ti.

Y todo eso, mi pequeña, cuando no eras más que un bultito dentro de la tripa de mamá.
Estoy deseando ver todo lo que somos capaces de hacer los tres juntos ahora que estás fuera.








Pd: Un post moñas al año no hace daño, ¿no?


Pd2: Ya está cambiada la errata, quejicas. Así, tecleando con el índice de la mano derecha y sujetando a Bebé-chan con la izquierda.
Gracias a todos por vuestros comentarios (los de este post y los del anterior). Me gustaría responderlos uno a uno, aunque creo que no voy a tener tiempo para hacerlo hasta dentro de unos 18 años o así.

68 comentarios:

Vesper dijo...

Jo, ¡qué emocionante!
Me alegro infinito de que todo haya ido bien. Disfrutadlo mucho.
Abrazos

Anónimo dijo...

ains joer que se me ha escapado la lagrimita,coñoya..
toda la felicidad del mundo para vosotros,arale-chan incluída..ahora a buscar todos los sitios donde os dan muestras gratis para bebñes,canastillas etc...jijiji..q las muestras gratis molan mucho
besos desde invernalia
leti

Anónimo dijo...

soy la misma pesada de antes..ya paro..es sólo un ejemplo de canastilla gratis jijiji
http://www.caprabo.com/bienvenido-bebe/home/

beso,leti

XEIA2410 dijo...

Precioooosoooooo!!!!!
Ya ves, las cosas que valen la pena hacen que plantes cara a todo.
Y no, no es moñas pero.....espera que cojo el clínex, que no veo el teclado!!!!
Me ha encantado, es que sois una monada de.....tachánnnn....FAMILIA!!!!
Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

¡Qué bonito! Bebé-chan es muy afortunada. Por cierto, ¿cómo se llama?

Muchos besos

Sephora2000 dijo...

Eres capaz de hacerme llorar de risa y de alegría... ¡enhorabuena!

Anónimo, Bebe-chan se llama Bebe-chan XD (es broma, se llama Paula Zarajota-Lorzagirl, así, en apellido compuesto, como los famosos)

m dijo...

Un post ñoño-precioso. Enhorabuena otra vez.

Sweety dijo...

Qué bonitoooo!!!
Bienvenida Bebe-Chan y Enhorabuena a los Bebe-Chan-Papás.
Muy ñoño pero no lo suficiente.
Eres genial.
Disfrutad de la peque y la oxitocina por las nubes!!
Besicos.

usuku dijo...

"Papá y mamá empezaron a beber del mismo vaso en noviembre del 2012, pero no te fabricaron hasta la navidad de ese mismo año"

Si no me equivoco, esto es de aqui a un mes y pico ¿no? :)

Misaoshi dijo...

Felicidades. A disfrutar!

Urui dijo...

:_)

Sabes cómo hacer sentirse a alguien inutil con un simple "post ñoño" (perra).

:P

A ver si la próxima vez que me acerque a Madrid se alinean los planetas y os puedo ver.

Javier dijo...

Que post más bonito, a mí también se me ha saltado una lagrimita.
Pero o la fecha está mal o tu embarazo ha sido un flash-forward

Bolboreta dijo...

Un post precioso. Es genial leer lo que escribes, yo lo he hecho en un cuaderno durante el embarazo y ahora que está creciendo también le cuento cosas... Les va a gustar tanto leerlas :D

Ana María dijo...

Jop, con varias amigas en espera de bebés, esto me dispara las ganas de arrullarlos :')

So loca, déjate de actualizar, y duerme mucho, que seguro que lo necesitas :D

Un bezo :*

Yyrkoon dijo...


Eres como las hemorroides, te sufro en silencio, pero hoy tenía que poner algo. A mí también me has hecho caer la lagrimita y no es fácil.

Y no, un post moña al año no hace daño, pero este es el único post no moña que he leido aquí y han sido muchos xDDD

¡Muchas facilidades!

PD: Las cacas de dragón deben ser muy grandes, pero las de Arale-Chan no deben moco de pavo tampoco.

Griselda dijo...

Sois una familia adorable de las que dan mucha envidia ^_^

Manjo ExLibris dijo...

Creo que es el premenstrual, pero me has hecho llorar mucho, mucho.
Seguro que a bebé-chan le encantará leerlo cuando sepa hacerlo.
Felicidades de nuevo a los tres ^^

Cojinesdecerveza dijo...

Es genial, ¡qué bonito!. Enhorabuena.

Robotopico dijo...

Son ya varios años leyéndote y disfrutando con tus historias. Gracias, gracias por las sonrisas y las carcajadas, gracias por ser así de genial, y sobre todo gracias por dejarnos vivir un poquito de tu vida, hasta el punto de sentir como propia la alegría por la llegada de bebechan.

Felicidades, espero que la pequeña os traiga cientos de hogazas de horno de leña bajo el brazo (eso y que sea un poquito trasto, lo suficiente como para regalarnos muchos años más de tus maravillosas historias)

Bettie dijo...

Un post moñas al año no hace daño, y unas lágrimas de alegría y emoción de vez en cuando vienen la mar de bien, como las que me has hecho derramar.

Ha sido un embarazo...¿entretenido? Espero que los tres viváis cosas muy buenas a partir de ahora :)

Anónimo dijo...

Dios, qué poder tienen las hormonas.

ana dijo...

Enhorabuena!!! Yo tampoco comento nunca nada, pero después de conectarme todos los días al twitter (aún sin tener cuenta)para ver si bebe-chan se decidía a salir, creo que lo mínimo que os mereceis los tres es una felicitación enorme. Ser muy felices y seguir contándonoslo así de bien. Bicos

Angie dijo...

¡Qué bonito!Ahora con el bebé te hartarás de hacer fiestas de cumples, santos y Navidades!

fle dijo...

Ains, qué dulce. Felicidades a los papas por tener una criaturita que os hace tan felices y felicidaes a bebe-chan por tener unos papas taaan especiales.

Disfrutaros mucho! :)

besicos

Burbuja dijo...

Jooooo qué bonito, qué emocionante y qué de todo ainsss!!!

Me alegro muchísimo por vosotros, family, ahora a disfrutar mil de #bebechan

Un besote!

Otoño dijo...

Muchas felicidades familia! :D
Seguro que le hará ilu leerlo cuando sea un poco mayor y si no se lo lees tú porque es super bonito!
Un beso!

Ternin dijo...

El mejor post de una serie de post magistrales. Al final, Lorz, después de años leyéndote, leer cosas como esta me alegra, de verdad.
Felicidades, de todo corazón.
P.D: Un comentario moña al año no hace daño.

Anónimo dijo...

Lo mismo digo, despues de años leyéndote es como si te conociera, me alegro mucho por los tres, papi, mami y bicho.

Dentro de un par de años te dirás a ti misma: con lo bien que vivía yo cuando llevaba al bicho este en la tripa...

Vicent.

pseudosocióloga dijo...

Ainssssss.
¿Habrás impreso todo ésto para que quede en un libro y regalárselo a tu bebé al cumplir 18,no?.
Que los discos, duros o blandos, no son de fiar.

layka Silvia Millan dijo...

Jo¡¡ Que bonito¡¡ Me ha hecho emocionarme y todo, y no, un post moñas, o los que tu quieras poner, no hacen daño. Y menos si son tan bonitos como este.

Vanessa dijo...

¡¡Qué precioso!! Me has emocionado. Voy a pedirle a mi Consorte que me deje beber de su vaso ahora mismo.

Condesadedia dijo...

¡Lo sabía! ¡Bebe-Chan es una niña reanual! XDD

Esperamos impacientes sus primeras aventuras en vuestra casa, incluida la reacción de Arale-Chan (a ver si le da el síndrome del príncipe destronado, pobre rata).

Por cierto, he dejado un regalito en mi blog para la nueva familia.

Martes dijo...

Lorz, me ha encantado esto :_)
Felicidades.

Martes dijo...

Por cierto, despedir a una embarazada es ilegal, incluso aunque la empresa no sepa que está embarazada. Seguro que tus amigos abogados te lo han dicho.

Anónimo dijo...

Que tierno ,os deseo lo mejor del mundo a los tres ,

elsillóndepapá dijo...

Enhorabuena por vuestro bebe

Clarita dijo...

Me has hecho llorar, coñe!

Estoy de 7 meses y tengo los sentimientos maternales locos!!!

COILET dijo...

Enhorabuena!!! Ya verás, ahora tendrás que sacar tiempo de debajo de las piedras... porque esa cosita que es vuestra acaparará toda vuestra atención y cuando empiece a sonreir no te digo nada...

Camaleona dijo...

Jolín qué bonitos escribes los post moñas... eso no se hace que yo también estoy en lactancia y las hormonas están de aquí para allá... que me da la plorera...

Felicidades!!! Me alegro un montón de que estéis bien y de que queráis tanto al bichito... vais a estar la mar de bien, ya lo verás, tú disfruta hasta de la preocupación...

Patricia Tablado dijo...

Me uno al comentario de Camaleona, mis hormonas de lactancia también me han hecho llorar. Muchos besos a toda la familia, te vas a divertir!

Sdk0 dijo...

Un post tán, tan dulce... que emociona hasta sonreir ^^ porque no deja lugar a llorar, tan bello que es.

Anónimo dijo...

Precioso, es muy tierno como has resumido estos meses
Espero que seáis muy felices y disfruteis con la nena y sus monerias.

Elennim dijo...

Qué gonitooooooo ^^ ¡Me alegro un montón de que estéis los tres bien!

Clara Moon dijo...

El post más bonito del mundo mundial. Años leyéndote, me sumo a los comentarios por dar a conocer tus graciosas y bonitas historias. En mi vida había esperado tanto el epilogo de un embarazo. Felicitaciones a ambos (y a rata-chan) por tener una familia tan bonita y por la preciosa nena!

Chache dijo...

Iba a comentarte algo, pero se me ha metido algo en el ojo.

Luego ya, si eso.

Snif...

Inés dijo...

Me has hecho emocionarme, gamberra! Precioso. En serio.

No paro de decirlo, pero Bebechan tiene mucha suerte en teneros como padres. Ains.

Cactus dijo...

Precioso.
Enhorabuena a los dos, a disfrutar de la peque y nosotros que lo leamos (enhorabuena también a Arale-Chan, que no se sienta destronado el pobretico)

Necio Hutopo dijo...

La experiencia con hermanas menores y sobrino, me dicta decirte que los primeros meses no es que hagan mucho más que dormir, comer y cagar... Después empieza lo realmente divertido.

Ecnil dijo...

Ains que bonito!!

Felicidades!!!

Ginovartinho dijo...

Emocionante y divertido a partes iguales...eres unica!! Muchas felicidades familia!!

JuanRa Diablo dijo...

Anda, Lorz, que he leído todo con una sonrisa de tonto que no veas. ¡Has escrito la prebiogragia completa de Bebe-chan!
Espero que no olvides esas explicaciones que le debes en un futuro muy muy lejano.

Felicidades de corazón a los tres.

Ulex Ryu dijo...

Muchas muchas felicidades a ambos. Bueno... ¡a los tres!

Cordelia Naismith dijo...

Lorz, que grande eres! El post es precioso. Enhorabuena familia!

Anónimo dijo...

Enhorabuena gorda!! Mejor dicho, gorda enhorabuena!!!
Has tenido un embarazo muy bien aprovechado. Vomitos, accidentes, mudanza, crisis mundial ... Se supone que lo del embarazo es una ventaja frente al clásico huevo pero yo no lo tengo nada claro. Llevar al huevo en el bolso (hoy en día son muy grandes( o mejor, en el carrito de la compra me parece bastante mas práctico que llevarlo incorporado.
Mucho ánimo para la continuación!!! Una vida de aventura os espera!!
Disfrutadlo!!!
Besotes gordos tambien.

Cris y Cía dijo...

Ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooohhhhhhhhhhhhhhh!!
Que tierno!! La oxitocina, a tope, veo!! Enhorabuena, Lorzamami!!
Disfrutad de Paula Zarajota-Lorzagirl, igual que del sugus de piña, jejeje!
Un besazo enorme a toda la familia!

Nik neuk dijo...

Muchas felicidades por la nueva integrante!

Amaranta Wind dijo...

Preciosa entrada y muy gráfica. Felicidades por el bebé :-)

el nom de la rosa dijo...

Muchísimas felicidades!!! A la mamá, al papá, y a bebéchan que todavía no sabe la suerte que ha tenido...

Se va a llamar Paula? Me parece un nombre precioso, es el que mi madre hubiera querido para mí.

cnd dijo...

Disfrutadla!!! Enhorabuena a los 2



Cnd.

Suspi dijo...

Ayy que bonito. Aunque nunca te he comentado desde el año pasado leo tu blog y estoy tan contenta de bebechán. Un abrazo

Reyes dijo...

enhorabuena papás! feliz puerperio y feliz lactancia! disfrútala! estoy deseando leer tus nuevas historias cómo mamá primeriza.
un besazo
ps:ya te vale, con tal de no escribir el famoso libro seguro que te has puesto a amenazar a la pobre bebé chan para que saliera...jejeje

perdida en la red dijo...

Me ha gustado mucho el post ..... me ha emocionado... mil gracias !!!!

os deseo mucha saludy mucha paciencia para criarla, que adorarla ya lo haceis ... ah... y que la cría duerma toda la noche desde los 2 meses !!!!

besicos

perdida en la red

pilarrubio dijo...

Disfruta de este momento familiar, los hijos son un regalo inesperado, incluso aunque los hayas esperado durante largo tiempo. Un abrazo.
Pilar

Tita dijo...

Querida Lorzagirl,

He llorado (bueno, casi) todo el rato que te he leido esta carta maravillosa a Bebe-chan, con un poco de sentimiento de voyeur. Se te nota el amor por todas partes, así que tendrás que aguantarte e intentar con más fuerza que no se te note muaja-já!! Que luego una acaba poniendo el blog rosa, y vomitando cursiladas sin querer!!!

Querida bebé-chan...ya desde hace mil comentarios de tu madre, se veía venir las ganas que te tenía!!!

B.B. dijo...

Precioso, tu hija es una niña afortunada.

Ana, princesa del guisante dijo...

Gracias, Lorz.

Mae Wom dijo...

Enhorabuena!!! Le encantará leer esta entrada cuando vuestra niña pueda hacerlo...bueno y todo el blog!! ;)

Abisal dijo...

¡Miles de felicidades! Te dejo un enlace por si te interesa, habla del embarazo y la toxoplasmosis y de las mentiras sobre su contagio. Ya sé que ahora ya no estás embarazada, claro, pero te puede aclarar cosas por si piensas que tu nene puede contagiarse o algo. Un saludo.

http://4gatoslibres.blogspot.com.es/2011/02/toxoplasmosis-o-los-ginecologos-y-su.html