13 julio 2012

Prueba de vida 3

Previously in Lorz...
Nada tranquiliza tanto como tu médico de confianza.

Si hay algo que les guste a todos los médicos por igual es sacarte sangre, así, sin mediar provocación ni nada.
-Vamos a hacerte unos análisis para ver cómo estás.

Una semana más tarde...
-Parece que tienes anemia. Vamos a repetirte los análisis para ver si ha sido un error.

Una semana más tarde...
-Confirmado, tienes anemia. Vamos a repetirte los análisis de nuevo para ver cómo evolucionas.

Una semana más tarde...
-Anda, sigues teniendo anemia.

Pues claro que tengo anemia: ya no me queda sangre por sacar.

Un día, el obstetra me dijo que me iban a hacer la prueba del azúcar.
-¡Que bien! ¿Tengo que traerla yo o me van a poner un menú degustación?
-Eh... no exactamente, Lorz.

La prueba del azúcar tiene tres fases:
1.-En ayunas y sin haber bebido agua te hacen una primera extracción de sangre.
Porque si no te sacan sangre no están contentos, claro.
2.-Te dan a beber un potingue que llaman "jarabe de glucosa", una especie de zumito con sabor a naranja o limón.
3.-Esperas una hora más en ayunas y sin beber agua y te vuelven a sacar sangre.
La idea es comparar los niveles de azúcar antes y después, y ver cómo reacciona tu cuerpo si sufre una sobredosis de azúcar.

Así dicho no parece tan terrible, pero si todas las exembarazadas la recuerdan con horror es por algo.
En mi caso lo recuerdo con mucho horror.

Para empezar, tuvimos que ir a la clínica un sábado, y abrían una hora más tarde.
Después mis papelitos fueron a parar donde no debían, la enfermera se olvidó de mí, y para cuando empecé la prueba ya eran las 10 de la mañana.
Cuando me dieron el zumito lo acogí con entusiasmo, porque tenía hambre y sed y estaba frío.
-Pues no está tan malo -le dije a ZaraJota™.
Llevaba más o menos la mitad del bote cuando cambié de opinión.
-No puedo más... como empalaga esto.
-Sólo un poquito más.
-Bebételo tú.
-No.
-La hija es de los dos: lo justo es que tú te bebas la otra mitad.
-No.
-Vale, tú distraes a la enfermera y yo lo tiro en la maceta.
-No.
Mientras tanto la enfermera no nos perdía ojo.
-Venga, un poco más de ritmo, te lo tienes que beber en cinco minutos.
-Será broma...
-Pero tampoco muy rápido, ¿eh? No lo vayas a devolver, que tendremos que empezar desde el principio.
Eso, encima animando.
Al final lo conseguí: me lo bebí todo. Sólo quedaba esperar. Pero tenía sed. Y hacía calor. Y la espantosa silla de madera se me clavava en los cardenales que todavía me quedaban de la caída. Y cuando el azúcar llegó a Bebé-chan empezó a centrifugar como una loca. Y me mareé.
Pero no me caí, ¿eh? Que os veo venir.
Al final la hora pasó, aunque muy lentamente, me volvieron a sacar sangre y me mandaron a desayunar.
Vaya, que así dicho no parece para tanto, ¿no?
Pues lo es, a menos para mí: la mañana de la prueba ha sido la única vez que me he planteado que quedarme embarazada no había sido buena idea. No es sólo por la extracción, ni por el potingue repugnante, es el hambre, la sed, el calor, y esperar en una silla incomódisima con una tripa de seis meses.
Señores médicos: estoy segura de que la misma prueba se puede hacer sin necesidad de torturar al paciente. Al menos pongan un sillón decente. O enciendan el aire acondicionado. O ambas.
No es tan difícil hacer feliz a una embarazada, ¿saben?

Bien, una semana más tarde fuimos al médico a recoger los resultados.
-Lorz, te ha salido el azúcar alta.
Se considera que la prueba ha ido bien si después de meterte la sobredosis de glucosa tienes el azúcar por debajo de 140. Yo la tenía a 155.
-¿Y eso tiene premio?
-Vamos a tener que repetir la prueba, por si ha sido un falso positivo.
-¿Es realmente necesario? No me apetece volver a pasar por lo mismo otra vez.
-No te preocupes, no es lo mismo: esta vez la concentración de glucosa es el doble.
Traducción: el potingue es el doble de repugnante. Y en vez de una hora y dos extracciones son tres horas y cuatro extracciones.
-A ver si lo he entendido bien: como con 50 ml. me ha subido el azúcar, me van a dar 100 ml. a ver que pasa.
-Eso es.
En serio... ¿y qué creían que iba a pasar? Porque yo tenía la ligera sospecha de que iba a pasar exactamente lo mismo. Y repetir la prueba, "para ver que pasa" me parecía un poco absurdo.
-Tengo una idea mejor -le dije al médico-. ¿Y si hacemos la prueba de las Bolas Negras?
-Nunca he oído hablar de ella, ¿qué es?
-Verá, consiste en que le doy 126 patadas en las pelotas, a ver si se le ponen negras. Si se le ponen, repetimos la prueba con 252 patadas, por si ha sido un falso positivo. ¿Qué le parece?
Por algún motivo, al médico no le pareció bien.

Continuará...


16 comentarios:

XEIA2410 dijo...

Ostrasss, la famosa "curva"!!!! A dos amigas se la hiceron, también "para asegurar" la diabetes gestacional. Y salió que si...en ambos casos. Y sí, lo recuerdan con horror (un catéter en el brazo, andar bebiendo el potingue y venga extracciones).
Yo aplicaba YA lo de las bolas negras...sin dudarlo. Poddios, que jartá de reir!!! si creo que me han oído los del despacho de al lado!!!
Un abrazo y p'alante!!!!! Que Bebé-chan lo merece!!!!!!!

Necio Hutopo dijo...

Y bueno, supongo que algún sentido tendrá todo esto en la lógica de los médicos...

Camaleona dijo...

En los tres embarazos he tenido que hacerme las dos pruebas de azúcar, así que me he reído un montón, pero esta vez no ha sido de las desgracias ajenas, ha sido de las desgracias propias... Jolín, si llego a saber lo de la prueba de bolas negras otro gallo habría cantado.

Burbuja dijo...

Jajajajajajajaja he tenido que dejar de leer un momento por que la carcajada iba a ser EPIC!!!
Me apunto la prueba de las bolas negras, para cuando sea que me toque xDDDDDD

Alele dijo...

yo acabo de venir de la prueba también, no sé, a mi no me ha parecido para tanto (gracias a deu estaba frío frío), eso sí , me he mareado un poco al de media hora he cerrado los ojos y me he quedado frita, me ha despertado el médico, no te digo mas.

Bolboreta dijo...

Lorz eres mi ídolo! acabas de hacerme reir tantísimo que me duele la barriga. Y eso sí, gracias a ti recordé lo asqueroso del embarazo, creo que adoptaré al segundo...

m dijo...

Me he reído un montón, yo tengo dos pitufos y me hicieron la larga en los dos por lo mismo que a ti. Yo di negativo, no tenía azúcar, simplemente mi organismo lo metaboliza más lentamente, de ahí la segunda prueba más larga y con más "coca-cola". En el segundo intenté librarme de la larga explicando lo que me había pasado en el primero, pero no me salió la jugada.
Muy bueno.

Anónimo dijo...

A mí me la hicieron el año pasado y compuse una canción:

O'Sullivan,
O'Sullivan,
qué ascazo de potingue.

Con la música de "Abeto fiel", por si no queda claro.

lorzagirl dijo...

Xeia, eso me digo, que es por Bebé-chan, y que más adelante se lo podré echar en cara MUA-JA-JA!

Hutopo, tanto sentido como cuando en el siglo XIX usaban sanguijuelas para purificar los humores, más o menos.

Camaleona, si vas a por el cuarto recuerda la prueba de las bolas negras.

Burbuja, lo mismo te digo, la prueba de las bolas negras puede evitarte muchos problemas.

Alele, la sabiduría popular dice que si no lo has pasado mal es que el resultado va a ser bueno y no tendrás que repetirla, ¡enhorabuena!

Bolboreta, te entiendo: yo quería tener al menos dos hasta que llegué a esta prueba.

M, es que son muy pesados, tanto repetir las pruebas. ¡La del primero debería convalidarse para el segundo!

Anónimo, si hubiera conocido la canción antes la prueba habría sido mucho más agradable, dónde va a parar!

Hans dijo...

Para el comentarista del 'abeto fiel'. Para mí esa canción es 'O Tannenbaum', no la conocía en español. Gran experiencia la de ponerme a buscar en youtube y luego oir villancicos en Julio, ciertamente...

Tita dijo...

¡Bravo, bravo! Tenía que habérseme ocurrido lo de las bolas negras a mí también!!!!

Pero me llevé el rosario mientras me hacía la primera prueba (la corta) para no tener que hacer la larga ¡horror!

Tita dijo...

.

Anónimo dijo...

Yo también pasé por las 2...y prácticamente atada a una silla porque la enfermera no me dejaba moverme para no alterar la prueba...me tuvieron que despertar.
Por cierto me dió positivo , a regimen estrictíiiisimo los 3 últimos meses,al gine cada semana, embarazo de alto riesgo dijeron...perdí 4 kilos.

Al final todo bien.
caracola

COILET dijo...

Pues yo sólo tuve que hacer la curva larga con la segunda, y luego me salió que no tenía azúcar, así que ánimo...
Lo bueno es que le eché cuento (te lo digo para que apuntes...) y le dije a la enfermera que la otra vez me mareé (mentira) y me dijo: Pasa, hija, pasa a esta otra consulta que no hay nadie hoy y te tumbas en la camilla, cuando pase una hora para volver a pincharte yo te aviso, corazón". Y hala, ahí que me tiré tumbadita y hasta me eché una cabezadita, jejejee, claro que pillé igual a la enfermera enrollada del turno...

Mae Wom dijo...

Ais, yo tuve que hacerme una vez la prueba dichosa -era la única no embarazada de la clínica- y es totalmente repugnante.
Cuando me fui a desayunar después casi me tomé el café sin azúcar del asco que me dio. Te compadezco. ;)

Anónimo dijo...

Yo tuve que hacer también la larga. Julio, calor horrible, en ayunas de sólidos y líquidos desde el día anterior,... En la sala donde nos la hacían estábamos un montón de gorditas, sentadas en butacones de hospital. Teníamos una tele para estar entretenidas. Las enfermeras, muy majas ellas, nos pusieron el programa de Arguinano. Recordare toda mi vida la paella que estaba cocinando!!!mMalassssss