29 julio 2012

El momento Memento, parte I

He tenido un fin de semana muy intenso, y todavía me queda la tarde del domingo.

El viernes por la tarde ZaraJota™ y yo íbamos camino a la clase de preparación al parto cuando empecé a encontrarme mal. Mareada. Dolorida.
Y de pronto, ¡pluf!, una contracción.
Antes de que entremos en pánico, no era una contracción de verdad, de las de ponerse de parto, sino unas falsas contracciones que llaman de Braxton Hicks, aunque me he estado informando y el tal Braxton Hicks no tuvo ni una en toda su vida.
Ya que:
a) Yo sí las he tenido.
b) He descubierto que el tal Braxton Hicks era un fraude.
c) Además de guapa, simpática e inteligente soy muy modesta.
Creo que deberían cambiarles el nombre y ponerle Contracciones de Lorzagirl, pero esa es otra cuestión.
Las contracciones de Braxton Hicks pueden producirse casi durante todo el embarazo y se parecen a las del parto, pero son indoloras, irregulares y menos frecuentes.
¿Qué se siente? Es como si de pronto tu cuerpo decidiera hacer una abdominal por su cuenta. Notas que tu tripa se pone dura, la piel tensa como la de un tambor, sientes que tira de ti y antes de que te des cuenta te estás doblando. En cualquier libro sobre el tema podrás leer que no duelen.
Claro que no, hacer abdominales de manera involuntaria cuando estás de siete meses y vas andando por la calle es de lo más agradable que te puede pasar, hombreyá.
Las contracciones de Braxton Higgs sirven para preparar el cuerpo para el parto y para estimular al feto. “Estimular” debe ser el término médico para “tocarle las narices”, porque el pobre feto está flotando feliz como una perdiz y de pronto el útero decide estrujarlo como a un limón. Para mí que gracia, lo que se dice gracia, no le debe hacer, pero claaaaaro, como yo no soy Braxton Hicks nadie me hace caso.
Estas contracciones me vienen dando desde hace un par de meses, al principio tenía una por semana o algo así, y luego empecé a tenerlas en tardas de tres en aproximadamente media hora, por eso esta vez tampoco me alarmé demasiado.
Durante la clase tuve un par más, y entre contracción y contracción Bebé-chan demostraba lo estimulada que se sentía dando patadas a mis órganos internos. Hacia el final de la clase yo estaba pensando en buscar el tal Braxton Hicks y estimularle las pelotas con un palo de los que tienen un clavo oxidado al final.
Después de clase habíamos quedado para cenar, y nos fuimos a la parada de autobús más cercana, que es la que hay en la Castellana, justo delante de la sede de Intereconomía. Esa parada me gusta mucho porque tiene una pantalla para mirar cuánto le falta al autobús.

Línea: 5
Destino: Chamartín
Tiempo estimado: 9 minutos


-Nueve minutos para el próximo -me dijo ZaraJota™ -. Te da tiempo a sentarte un poco.
Me senté. Y de inmediato me levanté.
-Con...tracción.
-¿Otra?
-Uf...
-Enseguida viene el autobús, con el aire acondicionado te sentirás mejor.
-¿Cuánto falta?
ZaraJota™ miró de nuevo la pantalla.

Línea: 5
Destino: Chamartín
Tiempo estimado: 8 minutos

-Ocho minutos.
-Que lento... uf... pasa el tiempo...
La contracción pasó, pero mi tripa estaba tan tensa que no podía sentarme.
Esperé de pie, medio inclinada hacia delante, apoyada en los soportes de la parada, como esperando a que me empotrara un dothraki.
-¿Quieres que te abanique? -me preguntaba ZaraJota™  .
-Un poco...
-¿Estás mejor?
-Sí... uf... no... mierda... otra...
-No te preocupes, ya sólo quedan...

Línea: 5
Destino: Chamartín
Tiempo estimado: 9 minutos

-¿Nueve minutos? ¿Otra vez? ¿Nos están vacilando o qué?
Más o menos por entonces empezó a darnos la risa floja.
-Jijiji... hemos viajado en el tiempo, mis contracciones nunca ocurrieron... jijiji...
-Ya sabes que el transporte público de Madrid tiene sus propias reglas espacio-temporales.
-Jijiji... vamos a morir aquí...
-Siempre podemos llamar a Belén. Todavía debe estar trabajando.
-¿Y qué le decimos? ¿Que busque toallas y ponga agua a hervir?
-No sé, que nos deje entrar en recepción para que te sientes un rato al fresco, igual así se te pasan. Y si no se te pasan, mejor parir allí que en la parada del autobús.
-Jijiji... igual lo graban y salimos en directo.
-Podrían hacer un reality.
-Sí, “Baby ¡BUM!”.
-¿Te imaginas llegar al hospital en la unidad móvil de Intereconomía?
 -Jijijijiji... uf... otra... ¿Cuánto... uf... falta?

 Línea: 5
Destino: Chamartín
Tiempo estimado: 7 minutos

-Siete minutos.
-Ya no queda nada... Intereconomía va a perder su oportunidad de apadrinar a nuestra hija.
-No creo que les gustáramos. No estamos casados por la iglesia...
-¡Claro que sí! ¡Por la iglesia jedi de Australia!
-Eso mejor que no se lo digamos.
-Pues que no nos apadrinen, pero que nos paguen la universi... uf...
-¿Otra? ¿Cuántas llevas?
-Jijiji... creo que cuatro.
-¿En cuanto tiempo?
-No lo he mirado. ¿Cuándo falta para el autobús?

Línea: 5
Destino: Chamartín
Tiempo estimado: 9 minutos


-¡Anda ya! ¿Otra vez? ¡Esto parece Memento!
-Jijiji... ¡No ha pasado el tiempo desde que llegamos! Jijijiji...¡He tenido cuatro contracciones en un segundo! ¡Seguro que he batido un récord y me dan un premio!
-Quizá deberíamos coger un taxi e ir al hospital.
-No, no. Sólo estoy de siete meses. Y cuatro contracciones son poco, ¿no? Ni siquiera sabemos cuánto tiempo ha pasado entre una y otra. Tengo la impresión de que llevamos horas aquí... A ver -miré el reloj-. Las nueve y media.
-Y hemos salido de clase a las nueve. Eso son cuatro contracciones en media hora, ¿no?
-Uf... cinco... jijijiji...
-¿Te duele?
-Jijijiji... empieza a ser un poco molesto, jijiji... Espera, creo que noto algo húmedo en las piernas.
-¡...!
-Creo que es sudor. No lo sé. ¿Cómo se distingue el sudor del líquido amniótico?
-Ni idea. ¿Lo lamo?
-No, seguro que es sudor. Hace mucho calor... Y no creo que Intereconomía quiera apadrinarnos si te ven lamiéndome las piernas en la parada del autobús. ¿Falta mucho?

Línea: 5
Destino: Chamartín
Tiempo estimado: 3 minutos

-Tres minutos.
-Bien...
-¿Seguro que no quieres coger un taxi?
-No, jijiji, esto no es nada. Y el autobús casi está aquí, ¿no?

Línea: 5
Destino: Chamartín
Tiempo estimado: 9 minutos


-Eh...
Con este desbarajuste temporal la niña acabará naciendo el año pasado.

Continuará...

23 comentarios:

Troyana dijo...

Ahora estoy en tensión por si ha nacido ya Bebé-chan. O__o

Sr.Pérez dijo...

Cielos. Me río como un verdadero idiota leyendo esto. Y eso que no tengo la menor duda de que no os hizo ni pizca de gracia.
Lo siento.
"Lo lamo?"... madre mía.

Covi dijo...

ya nació? esto es peor que esperar al siguiente capítulo de "Flequillos al límite"...

Rocío García Valgañón dijo...

jajaja, no se si la risa te aliviaría el dolor de las contracciones, pero a mi me estás haciendo más llevadera la resaca

pseudosocióloga dijo...

Juas, juas, juas, juas,
Jamás tuve una contracción , juas, juas, juas.
Memento....ainssssssss, me parto.

Tita dijo...

¿fin de semana intenso y aún queda la tarde del domingo?

Eso suena terroríficamente a una recién parida sin dormir...o casi recién parida ¿sí?

¿no?

¡¡¡Queeeeeeeeeeeeeeeee!!!!

En ascuas nos dejas!!!

Tita dijo...

.

Cris y Cía dijo...

No nos dejes a medias!! Espero un capitulo diario, por favor, por favor, por favor!! Un dothraki?? Que bueno, mientras no te parezcas a Daenerys y tu niña sea una dragona... Aunque solo voy por el tercero, parte primera!

anseal (ex anselmo) dijo...

Pobre lorzagirl. Y pobre Zarajota, que la procesión le iría por dentro mientras externamente mantenía la calma. Un abrazo desde mis vacaciones en Tenerife

Patch dijo...

Supongo que ya te lo habrán dicho, pero si rompes aguas no te quedan dudas. Es como que te viertan una botella de agua en las piernas sin parar durante horas y horas, cada vez más agua (de hecho aconsejan que cuando vayas al hospital, si vas en tu coche, que te sientes en una toalla).

Ánimo con las contracciones locas, ya te queda menos :)

Anónimo dijo...

No me mates, pero a mí me encantaban esas contracciones. Era como cuando haces estiramientos después del footing y notas los gemelos todos tensos, qué gustito, pero en la barriga. Qué recuerdos, me encantaban. Aaaaaaaaaaaaaaagh.

Ahora bien, las tenía como tú, desde muy pronto y muchas.

Se me adelantó el parto un mes entero.

El líquido amniótico huele IGUAL que el liquidito de las ampollas. La típica ampolla que te hace un zapato nuevo y que te pinchas con un alfiler desinfectado con algodón... Pues a eso huele.

Condesadedia dijo...

¡Bebe-Chan es una niña reanual! (el que quiera saber qué es eso, que lea a Pratchett :P)

Peque dijo...

Recuerdo perfectamente esas contracciones, la tripas dura como una piedra y como una estatua, sin moverme hasta que pasase porque era lo mejor en mi caso. En mi primer parto llegue exactamente a las 40 semanas, pero lo que me he reído con el viaje en el tiempo ha sido genial, y créeme, me hace falta reír. Gracias.

Belén García Francoy dijo...

Os quiero infinito a los tres, ¡ni se os ocurra volver a tener contracciones de Lorzagirl cerca de mi ofi y no dejarme ofreceros aire acondicionado y agua fresquita!

Necio Hutopo dijo...

Pues a mi hermana en el pasado le dieron esas, tan tas y tan seguido que la medicaron y la obligaron a permanecer los últimos dos meces en cama... reposo absoluto... Y bien hecho, porque si se paraba así fuera sólo para ir al baño (y lo hacía bastante seguido), le daban de nuevo...
En el actual también las tiene, pero son menos y se le controlan sólo con medicación... Eso sí, como se pase quince minutos de la hora de tomar lapastillita, toma; contracción... Y recién vamos para el 6° mes...

lorzagirl dijo...

Troyana, no, estoy sólo de 33 semanas!

Sr. Pérez, no te preocupes, sí que nos hizo muchísima gracia, serían los nervios porque la verdad es que no la tenía.

Covi, no nació todavía. La esperamos para el 21 de septiembre.

Rocío, la risa ayuda muchísimo a casi todo. Mientras podamos reirnos es que podemos superarlo.

Pseudosocióloga, los viajes en el tiempo son complicados XD

Tita, sin parir todavía. De verdad.

Cris y Cía, un capítulo diario no sé, blogger me está dando problemas. ¿Tres esta semana te vale?

Anseal, ¿VACACIONES EN TENERIFE? ¡¡¡NO TIENES VERGÜENZA!!!

Patch, voy a empezar a llevar una toalla siempre en el bolso.

Anónimo, a mí me hacen reir, pero cuando llevo muchas seguidas duele un poco, y según donde te pillen es incómodo y la gente te mira.

condesa, ese libro me lo he debido perder, ¿qué es reanual?

Peque, bien, la risa es bueeeeena!

Belén, no queríamos avisarte para que no fuera nada, y tampoco avisarte y que fuera algo, menudo marrón!

Hutopo, que rollo, ¿no? Al menos espero que el bebé esté bien, aunque venga con prisas.

Carlos dijo...

sigue, continua. jajaja me encanta.

Patch dijo...

Pasa de la toalla y diviértete ensuciando taxis :)

Covi dijo...

uffff, no nació, vale, 21 de septiembre, todavía te quedan un par de mesecillos, ánimo guapa

Luke HRwalker dijo...

Qué risas guapa, gracias!! No sé si me quedo con el ofrecimiento de Zarajota de identificar el líquido o la imagen de la posición para que te empotre un dothraki.

Belén García Francoy dijo...

Si llega a ser algo y no me avisáis, os mato.

Anónimo dijo...

Vuelvo a ser Anónimo. Bueno, Anónima. Yo creo que se te va a adelantar. No te asustes, pero sí.

Y cuéntanos una cosa. ¿Eres de la onda crianza natural?

Condesadedia dijo...

Lorz: "reanual" es la variedad de uvas que cultivaba el padre de Mort (el prota del cuarto libro). Son uvas que se cosechan el año antes de plantarse, y el vino que producen te da resaca el día antes de emborracharte. Por eso se llevaban tanto viaje temporal los pobres autobuses. XDD