01 julio 2011

La voz de mi conciencia

El viernes pasado ZaraJota™ se fue de viaje al extranjero.
Al principio me dio mucha pena que se fuera, porque tener un marido es muy práctico: mata bichos, abre botes de mayonesa y alcanza los estantes altos.
Pero mientras volvía a casa en metro me di cuenta de que era mi primer fin de semana sola en casa en cuatro años, y dejó de darme pena de pronto.
-¡Voy a pasarme todo el fin de semana leyendo novelas de highlanders y comiendo helado! -exclamé.
-Lo que usted quiera, señorita, pero si vuelve a gritar llamo a seguridad -dijo uno de los pasajeros. Jo, la gente es superborde.
Esa misma noche empecé mi novela de highlanders, me enganché, me dieron las tres de la mañana leyendo, y cuando me quise ir a dormir toda la casa estaba oscura y silenciosa.
Me metí en la cama, y los minutos pasaron... y no me podía dormir. Al final tuve que levantarme e irme a la habitación de Arale-chan.
-Rata-chan, creo que hay un monstruo debajo de mi cama.
-No te preocupes, si te conoce en lo más mínimo no se atreverá a salir.
-Creo que quiere matarme.
-Si no me dejas dormir yo también querré.
-¿No se supone que eres un animal nocturno?
-¿No se supone que eres un animal inteligente?
Cabizbaja, volví a la cama y me tapé la cabeza con las sábanas, porque todo el mundo sabe que los monstruos salvajes y asesinos con las patas llenas de garras y la boca llena de dientes no son capaces de atravesar una sábana de algodón.
A la mañana siguiente me levanté sin ganar de leer novelas de highlanders.
En cambio, mientras desayunaba llegué a la conclusión de que era totalmente necesario e indispensable que cambiara los muebles de salón de sitio, tarea que calculaba que me llevaría aproximadamente media hora.
Doce horas más tarde seguía colocando dvds, libros y figuritas de Picolo, me dolía la espalda, me picaban los ojos, y estaba tan cansada que no me quedaban ganas ni de comer helado.
En estas, recibí varios mensajes de "oh, pobrecita, estarás sóla en casa triste y aburrida, podíamos quedar".
Agradecida y emocionada por el interés de mis amigos, les envié una respuesta que expresaba mis sentimientos:
"mi no hablo su idiomo, tú equivocar persona"
Esa noche estaba tan cansada que no podía dormir, y para hacer un poco de sueño abrí un rato mi novela de highlanders.
A la mañana siguiente, después de desincrustarme el e-book de la espalda, me levanté, fui al baño a empolvarme la nariz, y una vez allí me di cuenta de que tenía plancha pendiente.
Estuve toda la mañana planchando, luego estudié un rato, y cuando llegó la tarde me di cuenta de que me había pasado todo el fin de semana trabajando en casa en lugar de leyendo helado y comiendo novelas de highlanders, o lo que fuera que hubiera planeado al principio.
-Se acabó. Voy a hacerme palomitas, ponerme algo fresquito de beber, y tirarme en el sofá a leer mi novela.
-No lo hagas. ZaraJota™ se enfadará -dijo la voz de mi conciencia, o sea, la rata.
-ZaraJota™ no tiene por qué enterarse.
-Acuérdate de lo que pasó la última vez -insistió la muy petarda.
-¡Por una vez que quemé un microondas me pusieron matamicroondas!
-Han sido tres veces.
-Que te la pique un pollo.
-A ti otro, y el perrito piloto.
Metí las palomitas en el microondas, lo programé siguiendo cuidadosamente las instrucciones y me fui a leer mi novela de highlanders.
Al rato me empezó a llegar un tufillo a quemado.
-Mierdaaaaaa...
-Te lo dije.
Abrí el microondas, saqué las palomitas churrascadas y humeantes, y las metí en una bolsa para impedir que saliera más humo y se atufara todo.
La bolsa de plástico se derritió.
Intenté meterla en otra, que sufrió el mismo destino, y de paso me quemé un didet.
Toda la cocina olía a palomitas quemadas, a plástico quemado y a carne quemada.
Abrí todas las ventanas para que ventilara, con el resultado de la lógica expansión del humo y el tufo al resto de las habitaciones y de paso, al patio de vecinos.
-¿No huele como a quemado? -oí decir a un vecino.
-Yo no huelo nada -le contestó la mujer-, pero me están entrando unas ganas de comer palomitas...
Todo olía a palomitas quemadas: los muebles, la ropa recién planchada la comida, mi pelo, el pelo de la rata...
-Espero que hayas aprendido la lección -dijo Arale-chan.
-Sí: las novelas de highlanders son malas

15 comentarios:

bequipequi dijo...

di que eso no fue culpa tuya sino del timer de tu microondas, por otra parte... la próxima vez cómprate gusanitos

Gárgamel dijo...

es un justo castigo kármico por llamar "novelas de highlanders" al pseudoporno romanticoide de diana gabaldón... :P

Lironcillo dijo...

¿Pero tú qué tienes con los pobres microondas? xD

Chache dijo...

¿Highlanders? ¿Los de "solo puede quedar uno"? :3

:( dijo...

Nada, que el culpable es ZaraJota™.

¿Cómo se le ocurre dejarte todo un fin de semana a solas con un microondas?

JuanRa Diablo dijo...

Lorz, ni con el Club de la Comedia me rio tanto!!

Kurai dijo...

+1 a JuanRa xDD

Será por este tipo de cosas que mi madre no quiere comprar microondas >.<

Necio Hutopo dijo...

Yo tengo la duda de qué demonios son las novelas de Higlander... Aunque casi me da miedo preguntar...

abysalfire dijo...

Las novelas de Higlander son lo mas mejor del mundo. Pero no se pueden mezclar con palomitas, porque tanto viaje en el tiempo y tanto druida hacen escapes de magia que hacen que los microondas desaten un instinto asesino matapalomitas.
Con los highlander hay que comer gusanitos y/o donuts de chocolate. Lo sabe todo el mundo!

Condesadedia dijo...

Necio Hutopo, las "novelas de highlanders son historias de "chico y chica se enrollan", pero en las que las faldas las lleva él XD.

Lorz: ¿Y no has sospechado que igual todo fue una venganza de Zarajota por no dejarle twittear a gusto?

Necio Hutopo dijo...

Pues creo que me gustaba más la versión del "sólo quedará uno", Condesadia... Pero, bueno, hay gente para todos los gustos...

Javier dijo...

Yo el jueves me quedo de Rodriguez y ahora estoy como tú, con algo penilla pero con ganas de estar solito.

Interloper dijo...

Que sepas que, gracias a ti, yo el sábado no hice un destrozo en la cocina!

Estaba haciendo pasta con calabacín, había sacado la pasta del paquetetito donde venía, y estaba terminando de freir los trozos de calabacín. Al ir a apartarlos del fuego pensé "Tengo que echarlos en un plato para apartarlos... Oh, un momento, tengo el envase de la pasta!" y en el momento en que iba a echar los calabacines (recién sacados de la sartén) en el envase (obviamente, de plástico), tuve la imagen mental de tu bolsa con palomitas derritiéndose... Y decidí recurrir al plato, mucho más fiable xD

Así que tus penurias nos ayudan a los demás a no cometer los mismos errores!! ;)

Mae Wom dijo...

Seguro que ZaraJota para la próxima se queda...pero de incógnito para ver la odisea sin ser visto. Se lo va a pasar fenomenal!

Yo cuando me he quedado sola doy gracias a que mis gatos no me hablan, si no empezaría a pasarlo realmente mal. ;)

Condesadedia dijo...

Mirad, un ejemplo de "novela de highlanders": http://literaturatorcida.blogia.com/2009/081601-amar-a-morgan.php

Y, Gargamel, comparadas con estas cosas, las novelas de la Gabaldón son obras maestras (aunque a partir de la cuarta se volvieron más pesadas que una vaca en brazos).