12 junio 2011

Pasea por Ikea

Hoy hemos ido a Ikea con el firme propósito de comprar un mueble de cocina que al final no hemos comprado, porque no había.
En cambio hemos vuelto a casa con un millón de chorradas que no pensábamos comprar, pero que eran bonitas y brillantes y no nos ha quedado más remedio que comprarlas. Entre ellas, otra concubina para Arale-Chan. Esta es gris, que es un color más sufridito.
En nuestra misión nos han acompañado Sheena, Towsend y el bebé de ambos (presuntamente), cuyo objetivo era comprar un sofá, y que se han vuelto sin sofá, pero con una millón de chorradas que no pensaban comprar.
Después de deambular durante horas entre muebles de diseño sueco con nombre de flema conseguimos salir.
-Necesito. Cafeína. Ahora -le dije a ZaraJota™.
-Vamos a la cafetería-le dijo ZaraJota™ a Towsend.
-Pues quédate con la niña, que nosotros vamos a entrar a la tienda de alimentación.
-Vale.
Y así fue como me hice con los mandos del carro.
-Holaaaa bebeeeeeee... Soy Looooooorz... Voy a ser tu nueva mamá porque Sheena ya no te quiere.
De primeras, a la cría le hizo mucha gracia la broma y empezó a reírse y a hacer ruiditos.
Cuando me puse en marcha, se puso seria.
"Muy graciosa, ja,ja, ya nos hemos reído todos, ahora devuélveme con mi mamá", parecía decir.
Cuando sus padres se convirtieron en dos bultos pequeñitos en la lejanía, arrugó el entrecejo.
"En serio, esto ya no tiene gracia, llévame con mi mamá".
Y cuando nos paramos, lejos lejos lejos de su mamá, empezó a berrear como una loca.
Es curioso, cuando llevas un bebé que llora, notas como TODO el mundo te mira. Y no solo te mira: TE JUZGA. "Mira esa madre. A saber qué le habrá hecho a la niña. ¿Es que no la va a coger? Lo que pasa es que tiene hambre. ¿No vez que tiene frío? Desde luego, hay madres que son de lo que no hay".
Miré a la niña, que berreaba, miré alrededor, y supe lo que todos estaban pensando:
ERES UNA MALA MADRE.
Jo. Que presión.
Intenté calmar a la niña como pude. Le hice cucamonas, intenté cantarle una canción, le di una patata frita*...
Pero nada.
La gente seguía mirando, y al final no pude más.
-¡No soy una mala madre! -le grité al aire-. ¡La niña ni siquiera es mía, me la he llevado mientras su mamá estaba comprando!
No sé por qué, pero la gente me empezó a mirar peor.








*No le di una patata frita. No soy idiota. Sé que los bebés no comen patatas fritas si no llevan ketchup.

15 comentarios:

3.1416 dijo...

Si es que a los bebés no hay quien les entienda, como te comprendo. Y encima mirarte mal a tí, habrase visto, si es que.

anselmo dijo...

¿tus padres y suegros no te están presionando con la típica preguntita de ....y vosotros para cuando? XD

anselmo dijo...

De todas formas tú tranquila. Los niños es que no son demasiado buena compañía: huelen raro, dicen cosas que no entiendo, no son muy buena compañía en una pelea de bar y si les das una ginebra, caen al suelo redondos.

Tita dijo...

¡Enhorabuena! si aguantaste la presión de las miradas sin tener que respirar en una bolsa de papel ¡estás preparada para ser madre!

Besos

Guillermo García-Saúco (W. Elderberry) dijo...

Hay que ver cómo es la gente. Juzgan a cualquiera por cualquier cosa.
Espero que acabase (al menos) bien el episodio de la niña berreante.
Un saludo.

Bruja Naranja dijo...

Tranquila, cuando el bebé sea tuyo podrás dejárselo a dos incautos con la excusa de que vas a la tienda de alimentación. Y te resarcirás del mal rato que has pasado hoy.

Necio Hutopo dijo...

Anda... Al final va a ser que mi sobrino es, efectivamente, un bebe excepcionalmente bien portado

apple dijo...

Si es que tienes el instinto maternal en las venas...

Lala dijo...

Piensa que podría haber sido peor; durante unos días estuve llevando a la hija de tres años de una amiga hasta la guardería y todo el mundo me iba mirando con cara de "Pobrecita, tan joven y con una niña tan grandecita ya...". Me entraban ganas de ir gritando "¡¡¡No es mía, es de una amiga. Y no, aunque lo parezca no tengo 17 años, tengo 24!!!".

mona dijo...

Piensa que ser madre es así,24 horas al día,todo el mundo te juzga,pueden pasar dos cosas:que te importe,como a mi,con el primero y caigas en una espiral de culpa/ansiedad,o que te la"repampimfle",como a mi,con la segunda y por fin disfrutes de tu maternidad,aunque todos a tu alrededor te miren"malamente".Besos

Mae Wom dijo...

No entiendo por qué dicen que las mujeres somos complicadas. Los bebés los son mucho más! :)

Manzana de caramelo dijo...

Jajajaja me encanta tu blog, he aparecido aqui por casualidad, pero me quedo sin duda!!

Besitos de caramelo!

Sand dijo...

jajajaaaa... Hagas lo que hagas, en esta situación, te miran mal... lo mejor es hacer como que no te das cuenta de que te miran y pasar olímpicamente de todos...

Aunque, claro, la justificiación es muy divertida (sobre todo para los que te están mirando,jajaja)

JuanRa Diablo dijo...

A los de Ikea les falta la sección Bebés suecos de poco berreo.
Ahí harían negocio.

lapatachunga dijo...

Bueno, cuando el Berreante sea tuyo la presión es menor.


(cuela?)