19 junio 2011

El pólipo que nunca fue

Primero empecé a orinar sangre.
Después ya no hizo falta que orinara para que saliera sangre y empecé a preocuparme un poco.
Una semana más tarde, 100% segura de que no se trataba de una menstruación, pedí cita con el ginecólogo.
Ahí vamos.
Casi todo el mundo le tiene miedo al dentista. Yo no. Supongo que porque durante años he tenido un dentista argentino que te haaaaaabla y te haaaaaaaaabla y te sume en una especie de trance en el que no te enteras de nada y vuelves a casa medio flotando. Bien pensado, es posible que no tenga nada que ver con que hable sino con que es generoso con la anestesia.
En cambio odio, odio, odio ir al ginecólogo.
Casi todas las chicas le tienen manía al ginecólogo por una cuestión de pudor: tienes que quitarte la ropa, abrirte de piernas y dejar que un extraño te meta mano. A mí por lo general no me importa.
Espera… creo que ha sonado un poco mal.
Lo que quiero decir es que no tengo pudor.
No, eso también suena mal.
No considero al ginecólogo como a una persona.
Eh…
Para mí el ginecólogo no es una persona, sino un médico, y no tengo ningún problema es desnudarme. Lo que me preocupa es el Instrumental Grande y Frío.
Cuando entré en la consulta estaba acojonada.
-¿Qué te pasa? –preguntó el ginecólogo.
-Que estoy acojonada.
-Me refiero a por qué has venido.
-Ah, sí, tengo una pequeña hemorragia.
-¿Cómo de pequeña?
-Pueeeeeeeees… ¿sabes el chiste de la dinosauria que inventa los tampones poniéndose una oveja?
-Ya veo. ¿Tomas anticonceptivos?
Solo que yo no oí eso. Lo que yo oí fue:
-¿Tomas anticongestivos?
-No, no, tengo un poco de alergia pero no lo bastante como para tomar nada.
-¿Qué?
- No tomo anticongestivos.
-¿Anticongestivos?
-¿No es eso lo que ha preguntado?
-No, he preguntado por los anticonceptivos.
-Ah… no le había oído bien.
-Mujer, qué tendrá que ver la nariz con los genitales.
Bueno, ambos son orificios, ambos tienen mucosa, y en ambos se pueden meter otras partes del cuerpo, pensé, pero no dije nada para que no pensara que soy rara.
Una vez aclarada la cuestión de los anticonceptivos, el diagnóstico fue claro.
-Lo que te pasa es por la píldora, deja de tomarla unos días y volverás a estar bien.
-Imposible: hace unos años me pasó lo mismo, y era por un pólipo, sea lo que sea eso.
-¿Y no se te ha ocurrido pensar que podía ser por la píldora, y casualmente se encontraron un pólipo que no tenía nada que ver?
-Jo, pues pobre pólipo, que no había hecho nada malo y se ha estado llevando las culpas todo este tiempo.
-De todas formas, para que te quedes tranquila, te voy a hacer una exploración.
-¡FUE POR LA PÍLDORA! ¡NO HAY NINGUNA DUDA! ¡EL PÓLIPO FUE UN CHIVO EXPIATORIO!
-Anda, súbete a la camilla.
Ja. “Camilla”, dice. “Silla del horror” lo llamo yo.
Con las rodillas temblando me subí a la silla del horror, abrí las patitas y puse un pie en cada estribo.
-Eh… Lorz, quizá deberías quitarte las braguitas antes de subirte a la camilla.
Mierda, se ha dado cuenta.

18 comentarios:

Necio Hutopo dijo...

Y qué parte es la que no nos iba a gustar a los varones?...

Anónimo dijo...

Búscate UNA ginecóloga. Da menos corte y entienden todo lo que te pasa muchíiiiiiiisimo mejor. Si tus molestias no son signos de alguna patología, LOS ginécologos no creen que haga falta prestarles atención (porque muchas veces no saben ni qué decir, ni qué hacer)
Un besito Lorz, me alegras muchos días.
D
Una donostiarra

Cordelia Naismith dijo...

A mi me pasa como a ti, no es un tema de pudor sino de incomodidad. He tenido gines hombres y mujeres y francamente no aprecio diferencia, la última, que es mujer, me tiene esperando en la camilla espatarrá horas mientras charla con la enfermera, o directamente se pegan la charla allí mismo, mientras maneja instrumentos frios y ya que están se viene la enfermera de la consulta de al lado a charletear también. Vamos, sólo les falta aproyarse un café en mi rodilla o algo.
Visitas al gine = el horror

Espero que el diagnóstico sea positivo reina!

anselmo dijo...

Más que chivo expiatorio, fué chivo exploratorio XDD

Crematia dijo...

NOOO no te busques una coñologa!!! tuve que pasar por treS... tres!!! coñologas mas brutas que follar en un harao con un condon de esparto antes de dar con un coñologo masculino. Y no vuelvo a cambiar ni loca!. Segun ellas "ellas tb son mujeres y no es pa tanto ehh". ¬¬

Eowyn Zirbêth dijo...

Pues yo odio ir al ginecólogo por todo: porque significa que me pasa algo, porque me da una vergüenza horrible (sobre todo si es mujer, con un hombre como que me parece más natural) y porque no sé como se las apañan pero siempre hacen pupa. Y estoy con Crematia, las que me han tocado mujeres eran mucho más brutas.
Qué no sea nada, y te evites la vuelta.

pseudosocióloga dijo...

No, una mujer ginecóloga nooooo, los hombres son tan sensibles con sus partes que te tratan con mucho más cuidadito.

Anónimo dijo...

Las comadronas terribles, las gines burras, los hombres de echarse a temblar, yo ahora tengo un homosexual que te cuenta su vida "mientrastanto", también me duele pero es más divertido.
caracola

_Xisca_ dijo...

No sé si habrá otra parte, pero espero que se resuelva bien, besos!!

lapatachunga dijo...

Yo durante el embarazo iba a tres al mismo tiempo. Con el rollo de las pérdidas quería una ecografía cada mes para saber que el corazoncito le seguía latiendo. Así que hacía que las citas se intercalaran para tener una cada mes. Yo estaba encantada, mi marido jartico de tanta visita, pero apechugó como buen futuro-padre que iba a ser.
A lo que iba, me tocaron (sentido literal) durante 7 meses tres gines, repartido entre dos hombres y una mujer. Ganan los hombres de lejos. Por desgracia esto no es una ciencia exacta y lo que al final cuenta es la sensibilidad del que está ahí, al final, con la cabeza entre tus piernas.
Te recomiendo ir probando diferentes opciones hasta que tengas la suerte de dar con uno que no te torture.

Crematia dijo...

Esta claro que no todos seran buenos y todas unas vacaburras. Pero yo que se, los hombres tratan los bajos con mas mimo creo yo XD.

O SuSo dijo...

Chica me has hecho reir, hasta con un momento desagradable como este, cómo lo haces?

Supongo, por el título, porque no concluyes, que el ginecólogo tenía razón y era los anticongestivos.

Un abrazo, y si el ginecólogo te parece chunguis espera a que en otra vida te toque ir al urólogo, toda una experiencia!!

JuanRa Diablo dijo...

Es que eso de que se metan en la intimidad de uno... nunca ha estado bien.
Se me ocurre que debería haber presión mujeril para que se les llame giñe-cólogos. No sé, y que al menos regalen flores, para que sea menos fría su labor.

MJ Cádiz dijo...

Ayss, pobre, yo también paso bastante mal rato, te comprendo. Y desde mi experiencia puedo decir que mi ginecólogo actual es mucho más delicado que la que tenía antes, por lo que coincido con la mayoría.
Besitos y que se te recuperen pronto los bajos

MJ

Mamba Negra dijo...

Yo no lo odio pero no me gusta ir al médico en general he he he y eso que soy enfermera. En casa de herrero...cuchillo de palo.
bso

Aloe dijo...

Tienes el don de hacer reir hasta cuando cuentas cosas "difíciles".
Espero que no sea nada grave!
Describes bien la sensación de ir al gine, uf, eso junto con pasar por la mamografía es de las peores cosas que hay!

Endless dijo...

Vengo del blog de Lironcillo y he de reconcer que leyendo tus entradas me he reído mucho, muy buenas xD

A nadie le gusta ir al ginecólogo, está más que claro! Yo tengo una ginecóloga que hace diagnósticos a ciegas, es decir, yo me noto "x" cosa rara y me diagnostica siempre lo mismo: hongos. Pero sin mirarme ni nada, para qué, ¡todo son hongos! Suerte que soy enfermera y sé que no lo son y no me pongo todas las pomadas para hongos que me manda, que sino...lo llevo claro.

¡Un saludo!

Rake... dijo...

jajajajajajajajajajajajajjaja... yo también lo he pensado alguna vez... pero no parece que sirva eso de hacerse la despistada...jajajajaja Eres genial..!!

y en cuanto al debate...mucho mejor un hombre... y situar mientras "trabaja", tu mano cerca de sus genitales... vereís como es muchooooooo mas suave...