21 noviembre 2009

Culo roto IV

En capítulos anteriores...
Salvada por la grasa.

El médico me dijo que no tenía el coxis roto, pero que me había hecho mucha pupita y que si me volvía a caer seguro que se rompía del todo, así que me prohibió patinar en una temporada.
Yo le dije que sí, que bueno, que vale, porque lo que yo hago no creo que pueda considerarse patinar, lo mires por donde lo mires, sino qué más bien podría definirse como "arrastrarse", "jugar con la muerte" o "tantear el destino".
Durante un par de semanas no me puse los patines, el culo dejó de dolerme y pensé que me había recuperado del todo.
Un fin de semana decidí volver a encaramarme sobre ruedas y me fui a patinar al Retiro.
Era bastante temprano y hacía un frío horroroso, así que había poca gente y me pude dedicar a ir poco a poco: ahora voy hacia delante... ahora freno... ahora hago un limón...
A medida que fui ganando confianza me atreví a dejar el Paseo de Coches, llegué hasta el Ángel Caído y luego seguí hasta el Lago. Empezaba a pensar que la cosa iba muy bien, pero no conté con las hojas: en otoño las hojas se caen al suelo, y si hay algún agujero en el pavimento no lo ves, pero la rueda sí que lo nota.
Me llevé un par de sustos, hasta que al final la rueda se enganchó en una grieta, y de ahí no pasó. En cambio, mi cuerpo sí que pasó rápidamente de la posición vertical a la horizontal.
Tengo que decir en mi defensa que gracias a las enseñanzas jedi del monitor y al intenso entrenamiento conseguí no caerme de culo, pero la leche fue monumental.
Intenté ponerme de pie, pero lo único que conseguí fue quedarme a cuatro patas en mitad del camino. Pensé que iba a tener que volver a casa gateando, pero entonces noté que alguien se acercaba, un viej...anciano.
Va a ayudarme, me dije.
-¿Te has caído? -me preguntó.
-Sí -dije, preparándome para darle las gracias por su amable ayuda.
-Es que los jóvenes de hoy en día ya no saben que inventar. ¡Patines! ¿A quien se le ocurre?
-¿No me va a ayudar?
-¡Y luego dicen que hay crisis! ¿Cómo no va a haber crisis con esta juventud? ¡Menos trabajar lo que sea! ¡Deja de hacer el tonto y ponte hacer algo productivo!
Jo, si estoy haciendo algo productivo...
¡Genero empleo para traumatólogos!

13 comentarios:

Marina dijo...

Primer!!
Siento tu rosario de trompazos, si es que lo de la velocidad es lo que tiene

Irene dijo...

Mi teoría es que hay ciertas personas a las cuales la gravedad nos afecta más que a otras. ¡Bienvenida al club! Y estos viej... digo, ancianos, es que no saben hacer nada más productivo que quejarse, habráse visto!!

marisa desaztre dijo...

Es que el viej...,anciano lleva razón, además de un pedaso envidia por no podé patiná que no vea. Espero con impaciencia el culo roto V, a ver cómo saliste de ésta. Bezozzzzzz.

sprungli dijo...

Pues casi mejor rompérselo, porque si se disloca a base de hostiones, la unica forma de volver a ponerlo al sitio es con una manipulación en la que se mete el dedo por el Ohio del afectado para colocar el coxis nuevamente en su lugar.

En nombre del gremio de quiromasajistas te agradezco tu pasión por el patinaje XDD

ca_in dijo...

¿Los airbags laterales no funcionaron?

Necio Hutopo dijo...

Vale... Estos anci...personas mayores que siempre tienen un consejo para ayudarnos en el duro camino de la vida...

O tenía que decir alguna barbaridad?

Sil dijo...

Si extrapolas tu cabezonería por aprender a patinar... al carnet de conducir... en un mes ya vas al volante de un coche :P

Pal dijo...

¿Qué majete el señor no?? Yo le habría mangado el andador y habría huido en mis superpatines!!!! Si viviese en un cómic, claro.

MJ Cádiz dijo...

Lorz, no te fies de los viej...ancianos, que ahora están muy modernos y tiene clases de interné. Este viej...anciano seguro que está casado con una ex-clienta del super y ha aprovechado para vengarse de ti cuando estabas en lo más bajo que una puede caer, el suelo. Besitos y espero que estés mejor de tu pupita

MJ

Reyes dijo...

A mi me paso algo parecido, tras un ostion en el que me raje el labio el primer viej... anciano que paso al lado mio de la mano de su señora lo primero que hizo fue apartarse y decirle a la mujer:
-Agarra bien el bolso que seguro que es una enganchá, mirala ahi to tirada en el suelo...que pena de juventud!!
Jo!! en mi defensa he de decir que atravesaba mi epoca grounge del instituto y toda mi ropa era como 3 tallas por encima de la mia y con pinta de ser vieja, vieja...

B.B. dijo...

Zarajota es un santo varon!!!!!

Martha dijo...

Jooooo...lo del coxis duele cosa mala! A mi me pasó una vez...el mio si se rompió del todo. Fuuuu...tardó meses en soldarse solito (eso no te lo pueden escayolar, claro...) y menudo dolor cuando quería hacer cualquier cosa que no fuera estar de pie sin moverme...Fu!

Hans dijo...

Pobre Lorz. Qué grave la afección de su autoestima. Y qué cabrón el Viej... anciano.
Hale, besos desde Vladivostok.